sábado, 12 de marzo de 2016

DE LA ADOLESCENCIA A LA MADUREZ



Todos sabemos que el instituto es como un mundo aparte, sales de la EGB para iniciar una nueva trayectoria, nuevos compañeros y diferentes retos que abordar. En esta etapa de la vida en que se es adolescente ya es sufrible el hecho de que seas tímida, tengas pocas amigas ( o ninguna ) que además seas de otra raza, como es mi caso.

Sí, era tímida, pero la que me conocía sabía que no paraba de hablar y hacer el payaso cuando tenía confianza. Estar más bien delgada puede hacer creer que ya por eso no tendría que sufrir ninguna burla por los compañeros pero no. Las constantes burlas o más bien comentarios a oídos del otro compañero eran constantes por no hablar de si eras buena en clase también existían comentarios pero lo cierto es que me lo tenía que currar el doble que los demás, con todo.



No tenía amigas. Eso no es del todo cierto. Al principio del primer año en el instituto si las tenía pero yo no era como eran las demás chicas. Vestía como me salía de ahí en los ovarios y eso también hacia que hubieran los distintos comentarios, y así eso le sumas que llevaba el pelo de colores con trenzas… pues peor aún. Fue un constante acoso hacia toda mi persona. Hubo insultos racistas de los que nunca podré olvidar que al decir verdad, nunca supe que responder pero ahora que ya soy adulta, me doy cuenta que me faltaba ese afán por defender lo que yo pensaba y tengo que reconocer que ya en la madurez, (aunque creo que no fue la mejor manera) reconozco que me sirvió para que hoy por hoy, no me calle lo que siento respecto a una opinión sobre algo y al ataque hacia mi persona.
Si que me hubiera gustado que las chicas hubieran sido más comprensivas conmigo porque lo que tuve que aguantar yo, fue muy duro pero también pienso que me ha servido para darme cuenta que no tenía que decir nada a esas personas que el tiempo pondría a cada uno en su lugar.
Hoy soy una mujer recién casada con mucho camino recorrido, duro, sí, pero es una fase más y la timidez con el tiempo uno aprende a desprenderse de ella.

CONSEJO:
SI HAS PASADO POR ESTO, NO DEBES SENTIR RENCOR, PUES YA NO ERES LA MISMA PERSONA, ERES MEJOR. Y SI ESTAS PASANDO POR ESTO CUÉNTASELO A UN ADULTO, QUE A VECES EL MIEDO A TENER QUE CONTÁRSELO A ALGUIEN NOS PUEDE PERO PUEDE SERNOS DE GRAN AYUDA.

Keren. T.B.



2 comentarios:

  1. La vida es dura, y mas en la adolescencia, cuando uno apenas aprender a vivir (con ello a defenderse o en su defecto a atacar). Con los años aprendes tantas cosas que en mi caso, como me hubiera gustado saber para defenderme en su momento o haber defendido a alguien mas, sin embargo también entra el otro punto de vista, que sin esos malos momentos no seria quien soy ahora, porque al menos a mi, me sirvieron para seguir creciendo y ser leña que alimentara mis ganas de hacerles tragar sus palabras. Los años pasan y en algunos casos sé como reaccionar, en la mayoría no tan agresiva como en mi mente XD

    ResponderEliminar
  2. Hola Helena!
    Como bien dices , la adolescencia es una época un tanto dificil. Uno no sabe muy bien como actuar, comportarse, defenderse o defender. A mi me hubiera gustado más implicacion de de los profesores y del personal en el centro escolar por hacer que ciertas personas estuvieran más integradas. Se de alumnos en mi clase que tuvieron que cambiarse de colegio e instituto por culpa de unos cuantos. Me pregunto si la labor de los profesores, debería haberse inclinado hacia el alumno como yo , en aquel caso o más bien hacer su jornada y volver a casa con la almohada y otro dia vendrá. Y de aquellos que me hicieron pasar un infierno prefiero no saber nada. Ahora bien , somos quien somos por los acontecimientos que nos ocurren dia a dia , etapa tras etapa.

    Gracias por tu paso por mi blog.
    Saludos!!

    ResponderEliminar