miércoles, 16 de enero de 2019

Poema: En los Eneros...

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

 "...Dime que no me olvidaras en el ahogo de un día bien aprovechado... 
Por eso, olvida que hoy amanecimos separados, 
Distantes por culpa del olvido de un sol que irradió todo el día, 
y en su culminación...
Dijo: Adiós..."


Almería, invierno 2019



En los Eneros, 
De los que la cuesta es más costosa, 
dónde los inviernos han calado.
Dime que aun estás en mis sentidos, en mi piel...

Se nos vino el día en las cuantiosas habilidades
Enfrascados en el hoy, 
Te pienso en cada esbozo 
Y en la mañana, 
Desprendes un rocío de sonrisa fresca 

En los Eneros, 
De losque la cuesta nos enfría en el invierno pretencioso
Dónde los árboles se mecen al compás del aire 
Dime que en la lejanía de tus calidas palabras, aun me recuerdas

 Dime que no me olvidaras en el ahogo de un día bien aprovechado... 

Por eso, olvida que hoy amanecimos separados, 
Distantes por culpa del olvido de un sol que irradió todo el día, 
y en su culminación, 
Dijo adiós...
 Adiós ...



En el enclave del "Hasta luego"
Una despedida momentánea
Un beso prolongado 
Labio a labio 
Néctar indispensable a la vida 
Se me antojará una caricia 
Para soportar el frío invernal 
El vendabal entre costuras 
De este corazón que anhela tus huellas 
aquí en mi alma   
Frío... 

En los Eneros, 
Dónde un Adiós volcó sentimientos vespertinos 
y en las madrugadas
El pensamientos huía en tu busca

Dime que no es un Adiós, 
Dime que es un "Hasta siempre"
Y que se oiga hasta en los confines 
Confeti y trompeteo 
Melodía suave y meliflua 
Dónde el encuentro es ...

Inefable...



By: ©️El Rincón de Keren

miércoles, 9 de enero de 2019

Relato: El Otoño biológico


¡Hola, mis seguidores lectores habituales y nuevos lectores!

En este aire, a veces gélido otras seco, 
me robaste un beso en vísperas del desazón climático que nos acontece, 
no querría irme sin decir, sin dejar constancia del pasaje que has dejado en mi vida, 
de una vida que
ahora veo de puertas adentro 
donde el lo que nos demostramos es más fuerte que el <<cómo>> 
que se nos impone donde el << para cuando>> y el << Te arrepentirás>> 
conformarán el hogar que no es. 


Las veladas en el hogar, hoy, son el fruto de muchos de los primeros desacuerdos que con el tiempo hemos sabido sobre llevar. De los enfados que antes, acababan entre sollozos y una riña el uno para el otro. Diríamos que el amor es solo besos, fregoteo y suavidad y colmadas palabras de cariño entre sabanas o peli' y manta: 

El amor , como la convivencia, conformaban la estampa del inicio de la mañana y el café. Los asiduos esfuerzos con permanecer en el orden del hogar y sus quehacéres, los besos al llegar del trabajo y los de cuando uno se marcha, la diversión poco a poco es con los amigos, esos que solo se ven cuando todo va bien. Pronto ese rol es cambiado por el cariño del que no busca un gremio por diversión en la que todos ganan algo. 

Si el amor estaba inerte cada vez que alrededor un amigo husmeaba y calificaba qué era lo mejor para unos y otros, yo me alejaba, pero tu insistías e insistirás en que hay que quedarse. El desavarío a este acto de: nada de elocuencia cuando el que quiere o, supuestamente quiere, solo quiere lo mejor para si. ese nada, es realmente lo que deberían querer, no quedar en superiores percepciones. 

Mal logrados agrados, malas ideas y difíciles acuerdos desempeñan las amistades no válidas. 

El amor se cultiva al esparcir ese desinterés por conseguir un aplauso. Amor, es no saber si lo estás haciendo bien al principio, para poder fijar un futuro del que nos sintamos orgullosos. Déjame decirte que nunca quise que aquel otoño brotaran lágrimas. El primero de otros tantos. 
Déjame que te diga que no fui la única herida en esta batalla de amigos de sangre y de los que no. Fue un todo por todo, y la casa ardía en locuras que solo una pareja conoce. 

Es uno de lo primeros otoños en los que la calma se instala pegajosa y sin incomodidad para darnos rienda suelta al ver con claridad al otro y me he sorprendido en una enajenación hacia la persona que siempre me ha visto entre palideceres en tragos amargos y los dulces de los que hemos disfrutado un fin de semana; El caos loco y desenfrenado, lleno de incomprensión... 
Déjame decirte que las gracias son pocas, 
Déjame decirte que sospeché que no fui la única 

Las hojas han caído once inviernos, los ahíncos en que podía superarlo, las tonterías que nos relacionan, y nos desprende en risas que despliegan mi felicidad, me han llevado a otro modo de despertar. Aunque hay quien no entiende, quien no atiende a lo que nos entendemos entre bambalinas, se que nos apoyamos y nos tenemos empatía. Entre las charlas de café o las banalidades entre anuncios. 

Sé que soy las hojas secas que encuentras a tu paso cuando no soy capaz de entrar en razón. Yo prefiero pensar que soy ese "Crack" al saltar encima de ellas, ese sonido que me devuelve a la niñez. Así soy, esa niña inquieta que salta y se preocupa de cosas que los demás toman por "demasiado a pecho"o "Demasiado pensante", demasiado incomprendida.... Una amiga anónima que no ha sido descubierta y una esposa que va aprendiendo a amar y dejarse amar poco a poco. 

He visto las hojas del clima venidero en tus ojos, con la ensoñación que rezumaba tu mirar . Claro que somos inicios sin finales. Los que vengan, llegarán pero no veremos ese final hasta que el mes acabe, pero no son finales sino parones en los que cogemos aire, y volvemos a la carga mientras el reloj biológico del alrededor, se nos acusa... "Te arrepentirás"...





©️El Rincón de Keren

viernes, 4 de enero de 2019

Relato: 'El Niño'

¡Hola, mis seguidores, lecotores habituales y nuevos lectores!




Tras la reciente llegada de la participación ya pasada de 'El niño', los noticiarios ya han dado a los ganadores y Fernando, angustiado mira los noticiarios con cara de pena mientras Rocío le sirve una ración de frutos salados y se sienta a su lado y el almuerzo hace chup-chup. La cara de Fernando estupefacto, es todo un poema al comprobar los números de la lotería y esta que ni corta ni perezosa le espeta: 
 

pixabay.es

 

 
-       - ¡Pero bueno, no te quedes callado! ¿Nos ha tocado, aunque sea algo? - pero Fernando va cambiando el semblante y su rostro se convierte en decepción al oír las palabras de su mujer.


-          -¡Vaya! Otro año será. Por lo menos, hemos soñado bonito con lo que nos gustaría- En ese momento, entra una noticia y son los vecinos del quinto, que les ha tocado una parte del premio ganador y Fernando enciende su cigarrillo y resopla echando el humo por la nariz y acto seguido, se frota la frente con la otra mano. 


-          ¡Caramba! A la Laura del quinto le ha tocado un buen pellizco. ¡Qué jodía! Que callado lo tenía. Con razón no la he visto por el barrio estos días, ni en el mercado y barriendo el portal…- Rocío entorna los ojos al ver el semblante de Fernando y se escabulle a la cocina. 


-          Algunos tienen más suerte de lo que parece. Y no dicen nada… - explica Fernando de un soplido- Con lo unidos que estaban nuestros hijos de pequeños y este, el Alberto y la Laura se lo callan como si fuéramos chusma… - cabizbajo le da unos toques al cigarrillo para desprender la ceniza que cae en el cenicero. 


-          Yo te voy a seguir queriendo igual cariño. Así estemos bajo un puente. ¿A caso no hemos tenido todo lo que hemos querido? Que la Chiquilla está en Alemania y el chiquillo en Barcelona estudiando. Agradece que nuestros hijos se están abriendo hueco en el terreno laboral. 


-          ¿Y nosotros?

-          ¿Nosotros? Ahora nos toca vivir lo mejor que podamos.

-          Así no Rocío. Que la vida está muy dura. ¡Que no hombre!

-          A ti lo que te pasa es que estás celoso y te ha dolido que tu amigo Alberto no te haya dicho nada. ¿Verdad?

-          No digas tonterías mujer.

-          ¿Nos apostamos algo?


Fernando se cuela en la cocina y extrae el mantel del cajón. Lo coloca y Rocío dispone los platos y los cubiertos para comer juntos en una mañana amarga para su marido.
Una vez recogido la mesa, Fernando coge su caña y se marcha mientras su mujer acaba de recoger la casa y se echa a dormir antes de irse a trabajar. 

Fernando anduvo por las calles de la ciudad, como alma en pena a las cuatro de la tarde donde se encontró con los lugareños de toda la vida que estaban expectantes por el trofeo de Rafa. Ni más ni menos que una lubina de tres kilos. Todos le felicitaban y le daban palmadas en los hombros. Fernando se acercó para admirar de primera mano el trofeo. Quedó impactado de además de la lubina anoche fueran a pescar calamar y se llevaran otro buen trozo. Y Fernando, que no estaba para tanto ajetreo se alejó y se perdió en las arenas de la playa, hincó le extremo de la caña y desplegó la silla para sentarse justo al lado. 

A los pocos minutos, unos niños de no más de seis años miraban asombrados la caña y le hacían preguntas sobre cómo funcionaba el artilugio, con tan buena suerte que pescó un gran pez y estos todo animados por el suceso, gritaban, saltaban y hasta reían entre contentos y un poco asustados al ver la presa. El más pequeño, se puso a llorar y Fernando le preguntó:

-          ¿Por qué lloras?

-          Está sufriendo el pez… ¿Verdad?

Fernando impactado por las palabras del niño, actuó rápido y le dijo:

-          No te preocupes. Mira, lo soltaremos y volverá al mar.


Imagen propia ©️ElRincóndeKeren
 


Tal cómo dijo, le quitó el anzuelo y lo devolvió al agua mientras los niños asombrados miraban el aletear y el coletazo que ha salpicado al hombre. Es entonces cuando los niños estallan de alegría y gritan: 


-          ¡Eres libre! ¡Eres libre! 


Uno de los niños le coge de la mano a Fernando y le dice:


-          ¿Verdad que es más importante estar vivo y con tu familia?


La cara de póker de por las sabias palabras del niño desconocido hacen que se le olvide el enfado con su vecino por no haber ganado la lotería y este, le abraza y le dice cogido de la mano mientras el arrebol inunda el cielo:


-          Me has enseñado, una valiosa lección- El niño no entiende nada pero Fernando lo abraza. 


©️El Rincón de Keren
 

lunes, 31 de diciembre de 2018

¡ Feliz año 2019 ! : Especial El Rincón de Keren

¡Bienvenidos a los nuevos y a los ya habituales a esta entrada especial!

Llevaba tiempo queriendo hacer este tipo de entrada. De hecho, 
llevaba desde hace más de un mes y aquí me tenéis:

A modo de seguir con los relatos, 
en este caso, les comparto toda una selección de Microcuentos que 
he compartido en mi cuenta de instagram para aquellos que no han podido verlas. 


Imagen propia (@kturmo)






Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@kturmo)






Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@kturmo)

Imagen propia (@turmo)



Para rematar la entrada, les comparto las últimas entradas de este blog, El Rincón de Keren:

-Relato 1 : Rutina 
-Relato 2: Algo Bueno 
-Relato 3: 'No es oro todo lo que reluce'
-Relato (en prosa) 4:'Tú dame cosas buenas'
-Relato (en prosa) 5:Pintando la mirada del cielo
-Microrrelato 6: Estrategia
-Microrrelato 7: Recuerdos
-Microrrelato 8: El amor no se esconde


...Pero esto no es todo, todos sabéis que escribo poesía y no quería dejar pasar la ocasión de compartirles unos cuantos poemas: 

 -Poema 1 : Nos hallamos
- Poema 2: Infámia al prójimo (verso libre) 
-Poema 3: Respira
-Poema 4: Una emoción
-Prosa 5: ¿Es amor?
-Prosa 6: Somos
-Prosa 7:LUNA LLENA


Este ha sido el año que más relatos he escrito y ha sido el año que más los he disfrutado. 
Sé que todos deseamos unas felices fiestas, el dinero, el trabajo pero desde el fondo de mi corazón, 
he deseado desde hace ya algunos años, 
Estar cerca de mis seres queridos que por falta de algunas circunstancias
no los he podido ver así que, 

Os deseo que estéis rodeados de aquellos que os valoran por lo que sois 
no por lo que tenéis, 
de aquellos que quieren y os lo recuerdan cada día sin necesidad de pedirlo
Y aunque suene un poco narcisista, 
Estad también con vosotros mismos, 
pues es el año en que más he estado conmigo misma y he descubierto que, 
No pasa absolutamente nada,
sobre todo si eso a lo que le dedicáis tiempo os llena tanto como a mi. 

Para mi, 
a modo de Novedad es para mi presentaros, 
La alegría de mi año 2018, 
Mi libro que está entre los más vendidos de poesía Africana.
 Para mi, ya es mucho, y por ello, 
Tan solo, os hago constancia de que entrando desde el ordenador, 
podéis ver, a la derecha que ya está disponible en físico: 

Imagen Propia Keren T. Biebeda

 -Puedes adquirirlo aquí: Pasajes de una vida - Keren T. Biebeda



Mis mejores deseos a todos y todas los que dejáis vuestra huella en este humilde blog. 
Mucha dicha, felicidad, salud y prosperidad. 

¡Feliz 2019! 

De parte de  
©️El Rincón de Keren 

jueves, 20 de diciembre de 2018

Relato: Rutina



 ¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!




Era media noche, cuando Carlos había terminado su larga jornada. Escoge la llave que abrirá el coche, del llavero. Arranca el motor y deja la carpeta en la guantera. Recorre la ciudad, los semáforos y las serpenteantes calles en la hojalata que no ha terminado de pagar, para una noche más en la barra del local donde ahogará sus penas con el whisky ron miel, que le llevaba al consuelo de Isabela. La camarera que la atiende, le escucha y atiende todos sus problemas. Hasta le dedica una sonrisa alegre y de un respingo, cuando ve que está a punto de acabársele la copa, le sirve un buen chupitazo:

-… Y esa mujer solo sabe contenerse y no pedir dinero por no gastar, los niños solo saben pedir dinero y mi jefe, me aprieta la corbata para que consiga subir las ventas de esta empresa en la que tantos años he estado trabajando. A estas alturas, yo podría haber sido el jefe … ¿Entiendes? No tendría que depender de ese apestoso coche de hojalata y su cachivaches, mi mujer podría gastar sin restricciones y mis hijos irían a un buen colegio… Mi mujer luciría bella otra vez … como cuando nos conocimos… ¿Entiendes?

La atenta Isabella le dedica una mirada tierna ante la situación del hombre, pero que en realidad es un arte al que se ha acostumbrado en los años que trabaja en ese local, le sirve un último trago advirtiéndole que tiene que conducir y volver a casa con su mujer. En el fondo, ella sabía que no era cómo los hombres que iban a aquel local. Aquel hombre, era bueno. 

Isabella intenta animar al pobre y destrozado hombre: 

-         - Hombre Carlos, si su mujer le viera en ese estado de embriaguez ,y derrotista pensamiento, ¿cree que se alegraría? Quiero decir , hay cosas más importantes que el dinero. Por ejemplo, llegar sano y salvo a casa, disfrutar de la compañía familiar, ir de vacaciones … ya sabe, esas pequeñas cosas que no tienen precio.

-         - …Quizá tengas razón … mi mujer estaría más feliz si fueramos de viaje…

-          - Claro, ahorre un poco y verá como cambian las cosas Don Carlos…

-         - ¡Te he dicho mil veces que no me llames de Don!

-          -Es lo que se me exige, perdone. 

-          - Bueno, ponme la cuenta. Me voy.

Carlos paga la cuenta y conduce en su ya habitual salida del bar para regresar con su mujer mientras le da vueltas a lo que la camarera le ha dicho y por un momento, piensa que, debería alejarse de los ambientes de bar, noche y alcohol para ahorrar y darle una sorpresa a su mujer y los niños.

En las siguientes semanas, Carlos echa horas extra, vende todo lo que no es útil y pone en venta todo lo que ya no usa. Fueron seis largos meses echó más horas que un reloj en el trabajo, pero creía que por fin iba a lograr lo que el ansiaba: un viaje con su mujer . “Y que diantres, los niños que se queden con los abuelos.” Se decía a sí mismo. Pero había notado que todas las noches, cada vez que llegaba tarde a casa, su mujer llegaba por la mañana, cuando el se tomaba el café. Fue un hecho que no le dio demasiada importancia, debido al ensimismamiento y la ilusión por conseguir su objetivo.

Había trazado el objetivo de ese mismo fin de semana enseñarle esos mismos pasajes que había comprado aquel mediodía en el centro, con desayuno, comida, alojamiento y guías turísticos a su disposición: Se iban a ir ni mas ni menos que al Caribe. Nada ni nadie se interpondría entre su objetivo y su mujer.

Al llegar a casa temprano, no encontró a su mujer. Preparó la cena a los niños para cuando los padres de ella los hubieron traído y una vez acostados, preparó un guiso, unas velas bien colocadas en la mesa del comedor y una botella de cava, que bien conmemoraba el inicio de una nueva etapa. Entre tanto ,ya eran las doce de la noche y su mujer, Marga, no había llegado. Fue cuando el miedo comenzó a invadirle: 

-          -¿Y si me ha dejado por otro? ¿Y si se ha cansado de mi? Es cierto, he estado tan ocupado estos meses que la pobre debe de haberse rendido al amor de un hombre mejor que yo, que la cuide, la respete y la cuide más que yo….

Se oye el cerrojo. En la vitrina, al entrar, un ramo de rosas cubre la entrada y ella ve a su marido, al recorrer el pasillo, sentado cabizbajo a la luz de las velas, éstas a punto de de apagarse:

-        -*  ¡Pero bueno! ¡¿Qué es todo esto?!

-        -  Dime que no me has dejado por otro por favor…

-        -  jajjajajaj

-          -¿Te ríes?

-         - Escúchame Carlos. Tengo que contarte algo: estos días he estado echando más horas en la oficina, tuve la suerte de echar unas cuantas más para otro proyecto que me salió, y bien … creo que …

-          -¡Por dios dime!

-          -Pues que quería ahorrar un poco para darnos un caprichito… ¿Me perdonas? Se que estabas preocupado…

-        -  ¿Es eso?

-          -Sí.

-          -Entonces esto te va a gustar.

Carlos extiende el sobre y ella lo abre con curiosidad. Ella abre los ojos como platos y se besan bajo la luz de las velas, el calor de la estufa y allí entre sollozos de alegría, Carlos y Marga inician una nueva etapa que nunca olvidarán.

©️El Rincón de Keren