martes, 15 de marzo de 2016

ser sincero , positivo y lo que viene después


Vamos a ver,

No me considero la persona más sincera del mundo pero trato de estar en paz con lo que siento, hago y digo. Si eso implica querer ayudar a alguien, aun estando yo rota por dentro, pero con las cartas sobre la mesa, lo haré. Porque ya no es solo ayudar, es ayudar a esa persona a que localice ese problema. Para ello hay que ser claro y honesto con uno mismo.

Es frustrarte ver que aunque tu intentas explicar de alguna manera lo que crees que es más acertado para esa persona (puedo estar equivocada pero intentare hacerte ver la mejor parte de todo) esa persona cree que lo haces con maldad.
No les culpo, hay cada uno suelto por ahí… podría pasar. En esta vida no te puedes fiar ni de tu sombra pero vamos, si estás viendo que esa persona te lo dice con buenas palabras y se nota que quiere ayudarte… ¿por qué no creerla? Y es que ser sincero tiene sus defectos, ese es uno de ellos. Tampoco el hecho de ir fardando de ello te hará bien pues puedes parecer un poco presuntuoso.
 ¿Está la sociedad preparada para la sinceridad? Yo creo que no, que nos hemos sumergido en una atmósfera en que parecerlo es mejor que serlo.
No hay más que ver cómo la gente se empeña en ser quien no son por internet (allá cada uno con lo que haga). Hay personas que son positivas o que por lo menos hacen el esfuerzo por querer serlo. Yo apoyo totalmente al movimiento positivepower  y eso que yo no soy de las más positivas aunque hay que hacer por querer estar bien porque bajones los tenemos todos precisamente por eso deberíamos de entender que no siempre se puede estar happy, por lo tanto hay gente que es más positiva que otra y eso no es ni bueno, ni malo.
El problema es que si te ven muy positivo te atacan con que no puedes serlo y si eres más bien de bajos ánimos eres un pesimista. 

Hello?! En qué quedamos ¿?




Hay que aceptar que las personas son como son, que no podemos pretender ser todos iguales porque hay negros, blancos, altos, bajos, pelirrojos, morenos, rubios, con pecas, sin ellas y la belleza está en la diversidad.


Si no, ¿dónde estaría la gracia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada