jueves, 26 de mayo de 2016

Vi a un hombre que ...

A veces las cosas no son  tanto como uno lo ve, como uno lo cree.

Había estado tan preocupada por lo que me pasaba, que olvidé que ahora, éramos dos, éramos, él y yo.
Pude ver a un hombre orgulloso, que se le llenaba la boca de innumerables halagos, que apostaban por un futuro junto con la diferencia de que para él, los días malos, también formaban parte de todo lo que yo representaba para él. Vi a un hombre que a pesar de que hemos pasado tantas penurias, jamás le he visto rendirse con facilidad, era duro, y tierno a su manera, veía a un hombre que confiaba en mí tanto o más de lo que yo podría creer en toda mi vida. Un hombre que aunque ha recibido lo peor de mí, también ha sabido sumergirse en las entrañas de lo que realmente me ocurría para indagar en mi interior, haciendo que sus palabras me dejaran muda al decirle: no sé lo que me está pasando.
Vi a un hombre, que a pesar de lo mucho que ha sufrido conmigo y yo con él… me amaba.
Ese hombre…
Mi hombre…

MI MARIDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario