domingo, 9 de octubre de 2016

Remolino de sensaciones.

¡Hola Lectores y seguidores!



Amar con el corazón es dejarse llevar por los torrentes de los sentimientos ignorando la razón, dejando todo al azar, dejando abierto hasta el alma para ser correspondido de igual manera o de igual forma.

Imagen de Everton Vila, (Brazil)


Cuando éramos novios nada se dejaba a parte, si había que salir porque hacíamos 6 meses juntos. Se salía y con una hoja rasgada de una simple libreta, en la que expresábamos nuestros sentimientos y estábamos más que satisfechos, nos dejábamos llevar como la corriente se lleva una hoja de los árboles que fluyen en armonía como si eso fuera lo que tenía que suceder entre nosotros.

Con los meses, los años y la relación se iban afianzando, pero una idea se clava cada vez que vas viendo el transcurso de vuestra relación. Si nos amamos, pero ya vivimos juntos y quizás con el tiempo… ¿y si nos casamos? No es que hayamos de hacerlo. Sabes que no te entregarías a nadie más como lo has hecho en cuerpo y alma, como lo hiciste en su día. No hay sentimiento que no se asemeje al suyo cada vez que se te aparece en tu mente, en tus pensamientos y en tu día a día. Poco a poco, te das cuenta que todos los enfados, los cariños, las carantoñas, los juegos, las lágrimas, las riñas, las alegrías, la plenitud no sería posible sin él o ella. Nada cobraría ese sentido. Decidís casaros.

Una vez unidos en santo matrimonio, no podéis sentiros más afortunados y aunque ya no os escribís cartas, os sentáis a observar las fotos de cuando novabais y al observarlas, los recuerdos cobran vida y en noches de una convivencia en paz yacéis en vuestro nido de amor, haciendo culminar los días de esa semana. Ya no os acostáis a menudo, pero ya no os andáis con rodeos a la hora de consumar. Que tranquilidad no tener que explicar a cada momento lo que te apetece, os conocéis hasta tal punto que sabéis hasta cuando hay que parar.

La encrucijada llega cuando en un momento de plenitud, se os hace el querer ser padres y fantaseáis con serlo. Hasta tenéis algunos nombres que ya os gustan pero la vida es muy larga y aunque estáis ansiosos decidís, esperar un poco.
¿Seremos padres?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada