jueves, 5 de enero de 2017

¿Qué hay para comer?


¡HOLA mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



No importaba cuanto tardara en hacerlo, el momento cumbre solo llegaba cuando quedaba perfecto. Las tareas comenzaban cuando todos se iban hacer sus cosas. Cada cual con lo suyo.

Imagen propia

Ella tenía que hacer la casa, lo que viene siendo limpiar, barrer, sacar el polvo, hacer la colada, y entre tanto tenía que buscar un hueco para hacer lo que ella quisiera, pero la casa podía exigirle demasiado, o por el contrario, ella se esmeraba en que no se viera ni una mota de polvo, las fundas del sofá estuvieran bien colocadas, sin ninguna arruga, la mesa limpia con el mantel perfectamente alineado, pasar el limpia muebles para limpiar las mesitas, barrer detrás de los sofás y todo el comedor y la casa. A continuación fregar. Bajar a fregar la vajilla que han dejado el día anterior sucia, hacer las camas, pero hay que cambiar las sabanas y poner unas nuevas así que saca del armario otras limpias y las deja perfectamente extendidas y acomodadas, para que cuando llegue su marido, se sienta a gusto mientras duerme, pero no sin antes limpiar, barrer y fregar el habitáculo. seguidamente ,recoger toda la ropa que ha ido dejando el hombre por ahí sucia o no, <<da igual, está en el suelo.>>. Seguidamente inicia la lavadora para hacer la primera de las tandas y ponerse a limpiar el baño. Arrodillarse a limpiar con unos guantes el inodoro, la bañera, el bidé y el lavamanos. Coloca de manera impecable las toallas, ahora limpias, en su correspondiente lugar, una para cada uno. Mientras la lavadora está en funcionamiento, recoge la ropa para doblar que hay siempre en el cesto. Doblar camisetas, jerséis, pantalones, chándales, toallas, ropa de trabajo, sabanas, mantas, manteles…etc. pero queda lo más tedioso, la ropa interior. Cuando acaba de todo aquello prepara la comida para que cuando su marido llegue, solo tenga que servirse la comida. Ya es mediodía, y aún no ha sacado al perro, por lo que le da su pertinente paseo y después de una hora vuelve y le sirve un plato de agua al pobre animalito. Ya van a dar las dos y su marido acaba de abrir la puerta de la calle mientras dice:” hola cariño, ya estoy en casa” sube las escaleras, se quita el abrigo, mancha el suelo de arena, se sienta en el sofá con la ropa sucia del trabajo, encoge los pies y los estira sobre la mesa al mismo tiempo que enciende la televisión y dice: “¿Qué hay para comer?”
  
(A veces, no nos damos cuenta , pero nuestros seres queridos hacen mucho más de lo que nosotros creemos por y para nosotros.)



8 comentarios:

  1. Hola Keren, pues me parece muy bien que hagas este homenaje a todas las amas de casa que trabajan, luchan y se sacrifican por su marido o hijos si es el caso.
    Es muy de valorar el trabajo que hacen todas estas mujeres.
    Muy buena redacción!!
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel ,
      A veces no se valoran las pequeñas cosas que una mujer puede llegar hacer. Es cierto que también hay hombres que se ocupan de las labores domésticas, en todo caso, es poco conocedor.
      Muchas gracias por comentar.
      Saludos para ti también y felices Reyes!!

      Eliminar
  2. Hola Keren,
    El problema viene cuando uno de los dos miembros de la pareja no es consciente de que el cuidado y el esmero en las cosas de uno afectan o influyen al otro, inevitablemente. Por la ley de la reciprocidad. Si bien en este caso la señora puede no esperar recibir nada a cambio, es decir, hace sus tareas sin condicionantes para beneficio de su marido, éste debería darse cuenta de que compartir une más y luego no devienen contradicciones. Me ha gustado la historia porque descriptivamente queda claramente reflejado cómo es ella pero el final lo aclara todo.
    Un abrazo y feliz día de Reyes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa,
      En efecto , si no hay reciprocidad, las parejas no se van a entender. Como ya dije a Miguel , en este caso ha sido mujer , habría que ver también que ocupación tiene el marido y en qué ayuda o no, pero quería recalcar el esmero y cuidado que algunas mujeres tenemos e incluso hacemos sin recibir en un primer momento , nada a cambio. Es cierto que a veces es siempre la mujer la que se encarga de todo , pero quiero dejar claro que también hay hombres que lo hacen. Sin ánimo de ofender a nadie.
      Al final veo que te has dado cuenta de como encaja todo esto , y me alegra.
      Gracias por comentar , y sigamos con la ilusión de los Reyes Magos.
      Saludos y abrazos!!

      Eliminar
  3. Que verdad tan grande, Keren!! Gracias por compartirlo!! Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mirta!
    Gracias por pasarte y animarte a dejar un comentario.
    Un saludo y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Desde luego,toda la razón del mundo y por ello deberíamos todos y cada uno de nosotros valorar lo que los demás hacen por nosotros al igual que nos gusta que valoren lo que hacemos por los demás :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Exactamente es eso lo que todos deberíamos de hacer pero por el camino, se va perdiendo todo eso. Quizás por comodidad, por falta de empatía ... etc
      En todo caso recordarlo está bien de vez en cuando.
      Un saludo ! y gracias por comentar.

      Eliminar