jueves, 9 de marzo de 2017

Historia Inventada: No todo es glamour y caviar.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Aquella que aparecía por la calle entre los humos que las calles ofrecía en Nueva york , como si de una película se tratase, ella , que siempre se adecuaba su vestuario a su forma de maquillarse, parecía que su alma estuviera en cada prenda que se ponía en los gestos que hacía que tal y como se la veía parecían curiosamente naturales. Todo en ella denotaba naturalidad y glamour. Siempre a la última, con ese bolso bien pequeño, lleno de borlas la hacían aún más a la moda. Nada que ver con la chica que estaba en la cafetería observando la escena, y la multitud de hombres que se la quedaban mirando a la otra chica y volvían el cuello como si se les fuera a partir. Aquella chica, la de la cafetería era tímida, con camisetas amplias con gafas, un poco destartalada, el cabello algo desordenado, se le notaba a leguas que deseaba desaparecer de aquel lugar en cuanto vio aparecer a la chica glamurosa.

De entre todas las personas que estábamos en la cafetería, diría con certeza que todos nos giramos a ver el espectáculo de silbidos que se formó allí en un santiamén. Yo, al igual que todas las que estábamos allí incluido la chica destartalada,   mirábamos atónitos y porque no, con un poco de envidia, todo aquello que sucedía ante nuestros ojos y que tan surrealista parecía todo eso.

Acabe mi café, pagué y me fui con la música a otra parte. No es que me guste demasiado todo lo que les ocurre a un número reducido de mujeres en el mundo y que si no eres un pivón parece que el mundo se olvida de ti , pero no me consideraba una mujer fea, ni tan si quiera diferente a otras, simplemente creía que no sabían valorar lo preciosa que era yo, y no me refiero a físicamente, sino interiormente, pero creo que si no eres entera por dentro, ¿Cómo diantres vas a estarlo por fuera?

Me encontré por el camino con que había rebajas, y decidí ir a darme una vuelta por la gran ciudad, ignorando todo lo sucedido en la cafetería. Pateé todas las tiendas de la zona, buscando algo que mereciera la pena pero nada me llamaba la atención así que decidí irme dirección a mi apartamento a terminar mis trabajos y ponerme al día antes de que acabara el fin de semana. Caminé varias manzanas hasta llegar al metro y ya oscurecía mientras escuchaba música en mi mp3. Baje las escaleras con prisa para poder sacar un billete lo antes posible , deseaba sentarme como nunca , cuando tope con una chica que iba cargada de bolsas y para mi sorpresa se le cayó un libro muy conocido de autoayuda al suelo. Pero al disculparme con ella, descubrí, que era la chica a la que hacia unas horas largas habían estado silbando:

-                                            - Perdona mi torpeza. Estaba mirando mi mp3 y no me di cuenta de quien tenía delante. – quise expresarme sin esperanza de que me diera una respuesta así que iba a seguir mi darle su libro y seguir mi camino.

-                                             - No te preocupes, yo iba mirando el móvil. Ja ja ja ja! Qué vergüenza se me cayó al suelo el libro de autoayuda. Deberás de estar pensando que esta chica tiene problemas emocionales a montones… - dijo intentando excusarse.

-                                            -Al contrario. Yo lo que creo es que nuestro cuerpo y mente, tan solo lo podemos sanar y cultivar nosotros mismos y si uno tiene curiosidad por como sentirse mejor consigo mismo ¿que mejor manera que leer? – dije intentando animarla- de hecho, es el inicio para cambiar algo en nosotros.

-                                       - Ja ja ja ja! No lo había visto de esa manera pero es un buen modo de verlo. – dijo mientras miraba el reloj- oye, pareces una buena tía, ¿crees que tienes tiempo para una copa o una coca cola light? – dijo con ánimo

Me quedé sorprendida de que una chica como ella quisiera saber algo de mí, o tan si quiera me dirigiera la palabra pero sentía curiosidad sobre su vida, y no parecía la típica chica altiva con la cual no puedes mantener una conversación. Me decidí a ir con ella a sabiendas que mis cortas piernas, no aguantarían un paso más, después de tan largo día caminando, mirando tiendas y tomando café. Quise animarme con que por lo menos habría aprovechado la noche del sábado, en lugar de quedarme en casa, con veinte mil hojas, un portátil, un té y mi gato luka.

Cruzamos varias calles, atravesamos varias manzanas, y me tuve que parar porque aquella chica, debería de estar acostumbradísima a caminar mientras que yo, me asfixiaba con cada manzana que cruzábamos. Entonces ella me aseguró que estábamos llegando, eso sí, apaciguamos el ritmo y ya me estuvo contando que iba al gimnasio, que lo sentía y que debería de ir al gimnasio, por lo menos 3 veces por semana.  Yo no quería un gimnasio, necesitaba mi sofá, una manta y espachurrarme ahí sin mover ni un musculo, ni un milímetro…

Por fin llegamos al bar-restaurante, que por cierto, parecía carillo. Me hizo recordar que mi sueldo mínimo como empleada a tiempo parcial y otras a tiempo completo, a veces no me permitía ni una cerveza. Esta chica tendría que trabajar en alguna alta empresa, a lo mejor era una modelo, o algo por el estilo.
Nos sentamos en la mesa y me deje caer en la silla como me salió del alma, estirando las piernas y llevándome las manos al corazón. Como no había mucha gente en el bar, mi gesto  pasó desapercibido:

-                                           - ¿Eres de Nueva york?- me preguntó ella con entusiasmada, como si no tuviera muchas `personas con las que hablar, lo cual me parecía ni tan normal, ni tan poco probable.

-                                          -Pues soy de española, pero me vine hará cosa de 3 años a conocer nueva york y con la suerte de que me salió un trabajo como secretaria a tiempo parcial en una gestoría. – dije sin animo
-          Tu acento, me sonaba raro pero el inglés lo hablas muy bien. Estuve de niña en España con el instituto, de viaje de fin de curso. Fuimos a Madrid. Vimos la puerta del sol y otros lugares. Es precioso. Me hubiera gustado ir a Andalucía. – dijo con decepción

-                                     -¿Ah si? Da la casualidad de que vivía en Andalucía y lo deje todo en busca de mi sueño. – dije intentando también sacar algo de alegría de mi interior pero desde que llevaba todo aquel tiempo en la gran ciudad , nada salía a derechas así que me limité a decir cosas buenas, hablar de ello, me desanimaba aún mucho más.

-          -                        ¡Qué alegría de que seas de Andalucía! Cuéntame cosas sobre Sevilla, ¿es verdad que hay toros, que los andaluces escuchan y bailan flamenco? ¡Me encanta la paella!- dijo con mucho énfasis

La verdad es que todos los estadounidenses, fueran del lugar fueran, tenían metido la paella entre ceja y ceja. Como si solo hubiera un único plato en nuestra dieta. Así que en aquel momento, le expliqué con buenas palabras que habían muchos más platos, amablemente, y le aclaré que Sevilla no es la única ciudad andaluza que se puede visitar así como no a todos los andaluces, les gusta el flamenco. Aunque, yo, que era catalana algo de errada también quedé, cuando llegue a Andalucía con los grandes topicazos. Así que riendo y tomando unas coca colas light para acompañarla a ella (y porque después de verla a ella tan en forma no quería que pensara que no me cuidaba ni lo mas mínimo) estuvimos en aquel bar hasta pasadas las doce la noche con una chica que resultó no ser lo que se esperaba de ella. 

Rachel,No era la típica niña mona obsesionada con la moda pero le gustaba vestir bien. Gozaba de un buen sueldo pero a base de sudor y su lema era “para que te vean bien los demás, tienes que verte tu primero con tus ojos”. Me parecía una frase de las que tanto salían en las redes sociales pero algo de razón llevaba. Para mi sorpresa, hice una nueva amiga siendo fin de semana y es que nunca sabes cuándo te vas a encontrar con alguien con quien congenies y las sorpresas me las llevé yo más que ella de mí.
Ella parecía muy a gusto conmigo y parecía que no tenía ganas de irse pero yo tenía una montaña interminable de hojas esperándome en casa. Así que sintiéndolo mucho, quedamos para otro día y me dijo que me invitaba a un café alguna mañana que estuviera más libre.

Su insistencia me pareció algo extraña, pero quise ser buena persona y no pensé nada más que en acudir a desayunar cualquier otro día.



Estábamos a Jueves y el montón de llamadas no dejaban de llegar. En mi mesa los documentos a escanear que me dejaban siempre, casualmente, justo después de tomarme mi café en la cafetería que había justo al lado del trabajo. Parecía que lo hacían a caso hecho, pero no podía quejarme. Tenía que hacerlo y punto.

Tenía un buen compañero de trabajo llamado Tom que siempre hacia bromas sobre los jefes, lo cual lo encontraba de muy mal gusto, puesto que en cualquier momento podrían escuchar nuestras conversaciones en la sala de la fotocopiadora. Tom , Era el coordinador de eventos de la empresa y una vez al mes , tenía que organizar alguna estúpida cena para los jefazos pero con la llegada del verano se incrementaban y a mí a veces me tocaba soportar sus bromas pesadas a pesar de su extremo estrés y su insistente y repetitivo : you know? 

Tom era el tipo de hombre con el que no saldría, era un hombre inmaduro, puede que te hiciera reír mucho pero no sabía cuándo parar y aunque el me caía bien y solíamos desayunar juntos en la cafetería junto a Rachel y Carol, siempre nos sacaba una sonrisa en los peores momentos.

Rachel Smith era la vigilante del edificio que un día, en su descanso oyéndonos a nosotros riéndonos sobre los azares de la última fiesta de la empresa se unió a nosotros y desde entonces hacíamos por coincidir. Rachel era una afroamericana con carácter, que sabía lo que quería y a veces algo demasiado seria y con cinturón negro en karate. Cualquiera le decía algo a la mujer, aunque muchas veces, me pregunté si algo de lo que decía sobre el karate sería cierto o lo diría para mantener a raya a Tom con su continuo coqueteo hacia la pobre mujer pero Carol y yo siempre nos reíamos con el juego que se traían a veces. Hubo un tiempo que creímos que estaban liados de verdad pero tan solo lo hacían ver, y cuando Tom decía algo inapropiado Rachel le decía que le iba hacer una llave de karate que lo iba dejar k.o. por lo que con el tiempo nos pareció algo de lo más normal que aquellos dos estuvieran un día de coqueteo y otras de discusión. era algo común.

Carol era la otra española que como yo, en busca de una vida mejor, se vino a estados unidos con la intención de hacer realidad también su sueño que era ser médico. Pero ella era más joven que yo y estaba pagándose la universidad a sus 30 años y había escrito varios libros poco conocidos en España y que con un poco de suerte, ella decía que si no se hacía médico, podría ser escritora como yo.
Mi sueño de ser escritora lo tengo desde que tenía 7 años y escribía en mi diario. Leía libros juveniles como rebelde, entre tantos que me mandaron leer cuando cursaba. Pero había conseguido publicar algunos artículos breves para alguna empresa española y desde hacía un tiempo precisaban de mis servicios hasta que un buen día, prescindieron de mí y todo eso , gratis. Nunca me lo perdonare, pero a mí me ilusionó durante aquellos meses haber contribuido a aquella compañía y ayudó a que se elevara el número de seguidores en mi blog pero claro, a veces estas en lo alto, y un buen día todo se viene abajo de la noche a la mañana.

La semana llegaba a su fin con un mensaje de la chica glamurosa,Rachel, que casualmente, se llamaba como mi compañera de trabajo.
 Me preguntaba si quería comer. No me desagradó la idea. Accedí sin pensarlo demasiado mientras desayunaba con mis compañeros:

-                                                    - A Laura le debe de haber salido novio o algo por el estilo o que es, un ligue con el que solo te acuestas y lo tienes loquito por ti verdad? Ay pobre de nosotros los hombres que hacéis lo que queréis con nosotros. Vosotras las mujeres no sabéis más que hacernos ilusiones para luego dejarnos con las ganas- dijo Tom a modo de broma para meterse conmigo pero yo le seguí el juego.

-                                                  -Sois vosotros que con galanterías solo nos queréis para una sola noche y que tendrá de malo que una chica quiera solo sexo, habrá que darle alegría a la almeja ¿no? – dije burlona y Carol y Rachel se tronchaban de risa al unísono una con la risa más escandalosa que la otra.

-                                                -Tú lo que quieres es que a mí me dé algo con Rachel y sus curvas. Si un día me dice que solo quiere darle vida a su almeja…. – dijo mirándolo a ella con cara de que se la va a comer y le interrumpí

-                                                - Si te dice que solo quiere darle vida a su almeja tu dirías: “ lo que la señora diga “ y te dejarías hacer y le harías lo que fuera porque vas más caliente que una pizza- Rachel puso una cara rara y Carol se reía a mas no poder, tanto que casi se atraganta con el café y es entonces cuando Rachel interviene.

-                                           -  ¡Por una vida libre a las almejas! –dice mientras alza los brazos y acto seguido nos reímos los cuatro sin poder escapar de las múltiples miradas de la clientela que entra al local y extrañados miran hacia nosotros y yo , que soy más tímida me tapo la cara y saco las gafas de sol intentando hacer que no les conozco pero riéndome al mismo tiempo para hacer la broma.

-         -                                 -  Chicos, ya es fin de semana, prácticamente. ¿Tenéis pensado hacer algo fuera de lo normal? ¿Que os parece ir a tomar algo a algún pub? – propuso Carol con los ánimos por las nubes debido a las bromas

-                                          -Yo tengo que hacer cosas ,  estaré ocupada – dijo Rachel

-                                          -Y yo , también voy a estar ocupado – dijo Tom

-                                          -No se Carol, si no acabo muy tarde con mi cita, podríamos ir tu y yo y nos ponemos al día. ¿no? – dije para no dejarla sola en todo aquello.

-                                        -Entonces, quedare con ella que vosotros sois muy malos amigos – les sacó la lengua i añadió – te envío  un mensaje con la hora después de comer, ¿de acuerdo? Pero no teme rajes ¿eh? Que te conozco… - advirtió mientras se iba a su puesto

-                               - ¡¡Qué si pesaaaaada!!- dije para seguir con la broma


Todos nos fuimos a nuestros respectivos puestos mientras llegada la hora de volver a nuestras casas y disfrutar de nuestro merecido fin de semana, algunos con la familia otros solos y a mí me tocaba quedar con Rachel, la chica con la que me topé, para comer después de haberme insistido varias veces.

Quedamos en un restaurante que le propuse yo, ya que mi presupuesto no estaba muy bien y así no tendría que andar preocupándome de si me iba a llegar o no para el almuerzo aquel dia. Pero tenía algo en la cartilla asi que fui al cajero más cercano y saque lo suficiente como para comer y quedar después con Carol. Eso si la noche no se alargaba, porque si algo le gustaba a Carol era la música y disfrutaba bailando pero volvamos con Rachel.
Después de asegurarme de que llevaba suficiente dinero fui al restaurante acordado y la espere en la entrada. A los 15 minutos la vi aparecer con un vestido que quitaba la respiración y como la primera vez que la vi, los hombres se giraban al verla mientras ella con el móvil hacia ver que no le importaba o al menos eso me parecía a mí.

Aquel día estaba más distante, más seca y la alegría de la noche que la conocí había desaparecido. Pero no hizo falta preguntar nada, puesto que por lo visto me lo contó todo ella.
La cuestión era que la habían contratado para ser modelo pero le habían pedido que adelgazara unos pocos kilos y ella decía que la belleza no estaba en los kilos , que quizás para ser modelo lo que miraran a simple vista fuera su físico pero que ella era algo más que un cuerpo bonito. Acto seguido, formuló una serie de preguntas que me hicieron preguntarme varias cosas, y fueron las siguientes: ¿A caso no tengo sentimientos? ¿A caso no soy de carne y hueso? ¿A caso soy percebe para los demás? Y lo más importante: ¿A caso no tengo cerebro yo o qué?

Se notaba que aquella chica de tan buena presencia tenía problemas para hacerse valer , los hombres que la trataban como si fuera una especie de diosa , para lo único que la querían era para llevársela a la cama.  Quería ayudarla. No sabía cómo, ni tan si quiera podía articular palabra porque pensaba que ¿cómo esconder aquella cara tan bonita y aquel cuerpazo que ni yo con 15 años lo tuve? Sentí pena, pero al mismo tiempo alegría porque a pesar de lo contrario  que pensaría la gente, tenía las cosas claras, no era una chica florero y además tenía su carrera como asesora de imagen.  Ahora comprendía como combinaba tan bien la ropa pero la ví tan desanimada que se me ocurrió que podríamos ir las tres a bailar, es decir, Carol, Rachel y yo. Lo que pasaría a continuación, nos dejaría a Carol y a mí… boquiabiertas.


¿Fin?

7 comentarios:

  1. Un saludo cariñoso. Me gusta como te expresas. Es una historia muy amena. ¿Le falta el final?

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Encarna!
    Si que le falta el final. celebro que te guste y que te hayas animado a leerme y escribirme.

    ResponderEliminar
  3. Tienes una forma muy divertida y actual de redactar esta historia, me ha gustado mucho, te felicito por tu trabajo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Rosana!
    Gracias, me hace feliz tus palabras. Un saludo y gracias por pasarte. ¡felíz fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Rosana!
    Gracias, me hace feliz tus palabras. Un saludo y gracias por pasarte. ¡felíz fin de semana!

    ResponderEliminar
  6. Hola Keren, final que continúa por lo que veo, pues a seguir con la historia que siempre se hace poco cuando algo gusta, un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola sara!
      me alegra que te guste y espero que estés conforme con el final. Un saludo, amiga!

      Eliminar