lunes, 27 de marzo de 2017

Nadia y Betty

-   ¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!







     
           - Buenas tardes querría un té

-          -¡aquí tiene su té!

-        -  ¡Hmmm qué rico que está… ¡

-          -¿Me encanta el sombrero que lleva usted puesto es de diseño?

-        -  Me lo regaló mi marido

-         - ¡Es súper precioso!

-          -Gracias, este té está buenísimo

-          -Gracias

-         - ¿Le gustaría jugar un rato encima del caballito?

-         -¡ Sería genial!

-        -  Hihihihihi! ¡Corre caballito! ¡Corre!

-          -¡Nadia! ¡Es la hora de comer!

-          -Lo siento Betty mi mamá me llama para ir a comer, ¿nos veremos pronto?

-         - ¡por supuesto que sí!

Nadia sale escopeteada a saltitos de su cuarto en dirección al comedor allá donde está su madre:

-          -¿Con quién hablabas Nadia?

-         - Con mi amiga Betty la de la tetería

-          -Así que Betty tiene una tetería …

-          -Sí mamá, y tiene un caballito que cabalga. Se llama Fénix

-          -Ja ja ja ja y ¿te lo has pasado bien?

-         - Si mamá , siempre me lo paso bien con Betty




Aunque éste gesto de Nadia es de lo más normal a sus cinco años hay niños que sufren precisamente lo contrario, la negación a tener un amigo imaginario por parte de los padres. Los niños, niños son, y es precisamente por eso que desde mi punto de vista hay que dejarles ser lo que son, niños.




No hay comentarios:

Publicar un comentario