miércoles, 21 de junio de 2017

Intrínseco

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Debería de cogerle y darle su merecido. El repiqueteo insistente del boli contra papel anuncia el nerviosismo y las ganas de este. En su mente solo puede aparecer él. Él y su forma, su cuerpo su alegría y vigorosidad. No debo, pero siempre me proporciona esa calma que ando buscando. No debo, pero a veces le suelo sentir mientras ando en la parte de arriba de la casa. La hiperactividad se adueña de mis sentidos, mas no puede con incipiente flash de su figura, su alternativa a un día de sueño. No debo, pero siempre consigue animarme. Él ha calado tanto en mí como en las otras personas a las que ni tan siquiera he cruzado palabra. Está en el bar siempre, en las conversaciones de la mañana, de camino al trabajo. Por las tardes con la muchedumbre que se acerca a proporcionarles una conversación, le veo a la hora de la merienda, fuerte vigoroso, con esa negrura que tanto me sacude. Es normal que no pueda sacarle de mi vida, mientras pulula por mis sentidos, dejándome otro sabor de boca a mi día. No debo, pero es tan intrínseco… debería, alejarme de él. Y sé que no debo, que me ansia, me enerva me saca la faceta más inquieta de la mañana pero no me puedo olvidar de él. De su fuerza, de su aroma, de su consistencia, y de su alegre espumosidad. Pero cuando más me gusta verle es por la noche acompañada de un libro, sin olvidarse de que me da unos buenos días inmejorables, porque ese café negro, o con su amiga la blanca Hacen las mañanas… únicas.


10 comentarios:

  1. Excelente Keren, has conseguido engañarme y con ese giro final has conseguido sorprenderme gratamente.
    ¡Cuántas historias hay detrás de un buen café!
    Saludos y feliz cafeína.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de hecho no sabía si situarlo en algun lugar público o en algo más cotidiano al final ha habido un popurrí. La idea era engañar pero supongo que es difícil a veces. Celebro haber conseguido el objetivo. Un saludo y feliz cafeína.

      Eliminar
  2. Muy entretenido tu relato. La verdad es que un buen café es la compañia ideal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola El desván de Vicensi,
      En efecto, para el que le guste el café es toda una delicia. Aunque el buen cafetero, es de café solo. Gracias por pasarte por mi blog. Espero verte por aquí más a menudo. Un saludo!

      Eliminar
  3. Mi querida amiga, personalmente, adoro dar vida y personalidad a sentimientos o cosas, hablando de ellos o incluso a ellos directamente. Es una buena historia, me ha gustado :) un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola sara,
      Como me alegra que te haya gustado. De hecho surgió con la idea de que participara en un concurso este micro, finalmente, no participé pero bueno, hay muchos más concursos. celebro ver que he logrado calar en ti. Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  4. Nada como un café por la mañana,aunque a mi me gusta sin Leche y poca azúcar, buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan,
      perdona la tardanza. El café es el mejor compañero para todas las horas establecidas en el reloj y por lo que veo, tú eres de los autenticos cafeteros, yo le añado leche pero, tuve una temporada larga de tomarlo solo. En cualquier caso entra bien y es bien recibido en todas sus formas. Un saludo y gracias por haberte animado a comentar, espero verte más a menudo por el blog. Un saludo !!

      Eliminar
  5. me encanta el haberte encontrado y leido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola RECOMENZAR,
      Me alegra que te guste, muchas gracias por seeguir el blog y además comentar. Un abrazo!!

      Eliminar