domingo, 4 de junio de 2017

La voz callada.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Imagen extraída Google


La dicha de un amor fortuito, no es compensable con la mano del cocinero por cada sábado o cada día de la semana que mal logrados sentimientos se transforman en el bullicio que aúlla en su interior. El cocinero está en su labor. Cierto es que ayuda, pero también es cierto que ella asume muchas más labores de las que quisieran esos sentimientos de unas manos que en su día solo tenían que estudiar.

Silencio en la casa que el cocinero está en el tajo. Malditas palabras que cada día de la semana se cruzan como serpiente envenenada por acudir a él como apoyo en los quehaceres de lo que comprende una casa. Malditas palabras que un día alzaron la mano del cocinero en busca de acallar su insistencia en algo. Quizás se lo mereciera, era demasiada insistencia. Una lengua hábil a veces es sentenciada por la verdad. Mal logrados sentimientos que se adueñan de unos días en que una se deviene en voz callada que un día se alza para gritar lo certero. 

Entonces un día el cocinero osa ayudarla y se compadece de ella pero ¡ay de aquellos sentimientos envenenados! , si un día fueron la perdición de sus días hoy adormecen en dónde quiera que fuera que estén para festejar aquello que una calla cada vez que llega la hora de limpiar, y de aquellos sentimientos infortunios se observa que desvaneció o se esfumó. 



© Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. Hi, Keren! Your micro is a wonderful illustration of the belief that no good deed goes unpunished - especially when noticed by those who at one time were the recipients of good deeds themselves. It is easy for those served to forget about those who serve them.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi Paula!
      probably it sounds a revenge, I don't know. But certainly nobody forgot all we do for others. But always there are someone that not recive it of same form. Thanks for comment! hugs!

      Eliminar
  2. Hola Keren. Preciosa prosa poética aunque un desgarro recorre todo el relato. Me ha gustado mucho la frase: ella asume muchas más labores...unas manos que un día solo tenía que estudiar. Enhorabuena por tu buen hacer.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ziortza!
      Desgarrador pero cierto. Aunque no descarto que también haya hombres que las asuman. Esta vida no es blanco o negro.
      Gracias preciosa!

      Eliminar