miércoles, 13 de septiembre de 2017

Esa familia cercana

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Imagen retocada extraída de Google


Confiaba en que aquel malestar tan solo fuera eso, un mal. La noche transcurría sin sin ninguna novedad. Insípida, sin chispa, aburrida. Tan solo faltaban las noticias del telediario para rematar y acabar en un desastre de día. Por lo que el día no resultaba productivo ni tan siquiera un poco. Corine decidió abrir la revista y apartar la mente de lo que ya era casi rutina: Acabar furiosa por una noticia y maldiciendo una vez mas como testigo, todo el vecindario , y acabar el día con un humor de perros.

En la revista se hallaban todas aquellas  noticias apartadas del mundo cruel al que le sometía el televisor o como un buen amigo suyo diría, la caja tonta.

Suena el telefono y es la llamada de su madre:

- Tenemos que hablar lo antes posible

-Pero ¿qué ocurre? me estas asustando

-No es nada hija , es solo que...  quiero verte

-Para eso podemos vernos el fin de semana.

-Supongo que tendrás mucho que hacer, no quiero molestarte. Esta vieja tan solo queria un minuto de tu tiempo.

Corine odiaba que las frases que comenzaran con :"Esta vieja..." Aquello quería decir que, algo le rondaba por la cabeza o tal vez que quería darle la paliza con algo. Corine no tenía ganas de escuchar los tópicos de : "¿Cuándo me vas a dar nietos?" o "Para cuando el novio?" era algo que ya conocía de sobras: caras largas y luego para suavizar el tema, alguna broma pesada. Al principio hacia gracia pero se había tomado casi por costumbre y no tenia tiempo de pensar en eso ahora, tenía que buscar un nuevo trabajo y sacar adelante un pequeño proyecto y si después de todo aquello lograba un momento de paz, allí mismo se rendiría al sofá o las palomitas y las películas o a un buen sueñecito que falta de ganas no habría.

Decide dejar a un lado la revista y continuar con la búsqueda de trabajo. Un clic aquí , allá y miles de requisitos varios para un primer puesto. Después de una carrera que se suponía que le iba a dar buenos frutos pero que no había recibido noticias de un solo trabajo.




Pasan dos horas y los clics ya parecen acusarle de desconfianza por no creer en sus posibilidades. << Corine, tú puedes , deja a un lado el miedo>> se dice, pero no cobra el sentido que ella cree que debería de surtir. << Soy apta, Yo puedo, Lo conseguiré...>> se repetía mientras el ordenador mostraba la oferta interesada:

"...Se busca corista para grupo de cinco que sepa cantar, no solo en inglés, con buena presencia, preferiblemente chica para los fines de semana actuar por los alrededores de Barcelona. Se hace proceso de selección. interesadas llamar al numero..."

Aquel no era el trabajo con el que soñaba. Era para lo que había estado viviendo , con lo que vivía y con lo que siempre había pensado trabajar. Quizás no cobrara mucho pero por lo menos le daría la experiencia que necesitaba para ese gran salto. Algunos le llamaron loca, otros le dijeron que aquello no daría de comer a sus hijos, ni pagaría las facturas pero, ella estaba decidida, era lo que le movía y le llenaba el alma de alegría. No podía vivir sin música. A día de hoy no recuerda un solo día que no tuviera una melodía en su cabeza. La encontraba en las cosas más cotidianas pero aquello había pasado a ser una obsesión por poder pagar las facturas que no se pagaban solas. Así que comenzó a deslizar el dedo para buscar otra cosa mas sostenible:

...Camarera de piso, camarera, peluquera, comercial, auxiliar de geriatría ...

Cerró el portatil y se fue a dar una vuelta. Se dió una vuelta por Gaudí , admirando tambien las tiendas, las joyas y los zapatos que a su paso le mostraban las calles. Pronto comenzó a relacionarlo todo con el dinero que no tenía y decidió volver a casa, tomarse un vaso de leche con colacao y mirar series.

No pasó ni una hora y ya estaba dando cabezazos sobre el sofá cuando llaman al teléfono y como puede, alarga el brazo hacia la mesita al lado del sofá:

-¿Corine?

- Sí... soy yo.. - Dice medio ronca

-Somos una empresa dedicada a la elaboración de cereales. Los Chocapic. Buscábamos una persona que nos de publicidad. - Corine no dice nada , pero le parece extraño -A cambio ganará una cuantiosa suma

- Sí claro, y yo soy tomatito el de los Juegos Olímpicos. Iros a timar  a otra persona que yo ... bastante tengo con mi vida para que encima vayan estafando al personal con sus cuentos chinos. - Cuelga de golpe el teléfono

Corine vuelve a acostarse en sofá y pasa la noche allí.

Suena un ruido estridente dese las profundidades de la habitación y tiene que levantarse, muy a su pesar, con el sueño que la hace tambalearse durante el recorrido hacia la habitación. Apaga el despertador, se sienta en la cama, se mira los pies, luego los brazos y se dice a sí misma que hoy va a ser un buen día. Rápidamente programa todo un mes de echar curriculums por todos los bares de la zona y así comienza la primera mañana de muchas.

Durante todo un mes Corine realiza entrevistas, avanza con su proyecto de ropa hecha a mano, y cuando ya parece que va a recibir todo un mes de negativas la contratan en un bar justo al lado de su casa. Corine no se lo puede creer pero ahora comenzará la ardua tarea de aguantar todo un mes hasta poder pagar la luz. Eso significaba todo un mes sin luz al son de las velas. Pero se decía que todo iba a ir mucho mejor a partir de aquello.

Con tanto ajetreo, había olvidado visitar a su madre y eso hizo aquel viernes.
Decide ir de sorpresa.
Coge la linea de metro hacia el Prat y tras una hora caminando por no querer coger el bus llega al piso , sube las escaleras y toca al timbre:

-¡Vaya! eres tu ... no te esperábamos ... eh... pasa, pasa, esto tiene que ser algo bueno... - dice algo misterioso y algo sospechoso

- ¿Por que dices que debe ser algo bueno? ¿ A caso una hija no puede ver a sus padres?- dice Corine

-No es eso. Siéntate Corine, tenemos que hablar de algo muy serio

- Papá , parece como si estuvieras en un funeral ... ¿Dónde está mamá?- Dice mientras mira hacia todas partes

-De eso quería hablarte... Mamá ... está ... está...

-¡Quieres decirlo ya me tienes en ascuas y me estas asustando cada vez más!

-Mamá.... tiene cáncer.

Corine cree haber escuchado mal, cree que su padre se ha confundido , debía ser una broma pesada :

- A ver papá , debes de haberte confundido, no puede ser. ¿Es otra de vuestras bromas pesadas?- dice con el ceño fruncido y a punto de estallar

-No, por desgracia- dice cabizbajo

Tantos días evadiendo el hecho de que ella quería hablar con Corine, la hizo sentir una especie de desazón, de tristeza pero al mismo tiempo, sentía rabia de que aquel bicho pudiera privarla de alguien a quien tanto quería. Era cierto que a veces se metía mucho con su vida,  que a veces podía ser algo asfixiante lo entrometida que era, pero era su madre. Su única madre. Hasta ahora pensaba que el dinero lo curaría o arreglaría todo pero se podía decir que nada podía hacerse con las cosas de la vida excepto vivirla cuando se presenta, dejando a un lado las obligaciones, pues ¿Qué es la vida sin esa familia cercana?

Fin. 


©EL RINCÓN DE KEREN

2 comentarios:

  1. Hola Keren, un relato muy duro con ese giro final sorprendente, ácido y a la vez conmovedor. Realmente a veces hablamos de problemas menores otorgándoles categoría total, cuando en realidad lo más importante de la vida es que nos acompañe la salud. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Miguel,
      Es cierto que la salud es lo primordial, yo no solo lo suscribo, tambien lo recalco. Pero debo mencionar que además se debe dar valor a las cosas cuando toca. Si te fijas, por no preocupar demasiado a la familia, por no "soportar" ciertas actitudes de algun miembro de la familia la protagonista debe tomar rienda de su vida para así mostrarse con el valor de enfrentarse a su familia. Bueno, es algo que inconscientemente hacemos todos, cuando estamos bien y todo nos va bien, entonces damos señales de vida porque nuestro mundo está, en parte en orden, pero volviendo a lo que lo que nos resulta molesta en cierto modo por algun familiar, a veces (según lo que sea) no es motivo para dejar aquello que estas haciendo y concederle un rato a esa persona. Fijate que ha pasado todo un mes entero para darse cuenta de que algo no iba bien. Quizás es un tema duro, lo reconozco, pero hay incluso otras enfermedades no diagnosticadas y de las que se saben menos, por lo que es sobrecogedor en su totalidad. En conclusión: No hay que esperar a estar "maravillosamente bien" para mostrarnos a aquellos que nos quieren. Y, no hace falta decir que se comprende que cada uno tiene que hacer su vida y llevarla como mejor pueda y sepa no obstante, una llamada ¿Qué cuesta?

      Eliminar