jueves, 19 de octubre de 2017

"Cosas de mujeres"

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Stockholm, imagen Extraída de Google



Carecía de paciencia. El dichoso mensaje a la una de la madruga con la frase que rezaba como único mensaje de la noche y que resonaba bajo el umbral de la noche era un: “Tenemos que hablar de”.

¿Qué significaba aquello? Para la mayoría de personas aquello podría ser el fin de algo o tal vez le había pasado algo muy grave, tampoco había que ponerse en lo peor pero un escalofrío le recorría la espina dorsal haciendo encoger las manos y poner puños dentro de la chaqueta. El nerviosismo era tal que tuvo que encenderse un cigarrillo, aunque eso significara pasar frío en la mano derecha. A Marta no le gustaba que fumara, de hecho, llevaba tiempo sin fumar delante de ella, pero aquella noche si no se fumaba uno acabaría por volverse loco, aunque no le calmara en realidad esa desazón interna, aunque fuera el inicio de un sinfín de cigarrillos esperando en esa apartada calle a la mujer que había amado desde el momento en que la vio. Un fugaz recuerdo impregna la noche con la minifalda y la blusa con la que la conoció y la exhalación del humo le recuerda una vez más tantos sentimientos recorriendo por su cuerpo al besarla, aunque fumara y ella, aun con todo, aunque fuera lo que más detestara, le correspondiera con ese beso que culminaba la noche. ¿Qué era lo que tenía que decirle a Juan?

Comenzó a hacer memoria de todo lo que había ocurrido aquella semana: el lunes cenaron y por la noche se acostaron y hasta el miércoles no se volvieron a ver. El miércoles desayunaron juntos y Marta estaba algo dispersa, el jueves salieron todos a bailar, también se acostaron y recuerda a Marta algo rara. No se volvieron a ver ni hablar hasta esta madrugada con el mensaje que interrumpió su sueño. ¿Qué le pasaría a Marta? ¿Por qué estaba tan rara?:

-Ya está, fijo que se ha fijado en un guaperas de esos de las discotecas. O en ese tal Raúl, el modelo o en su ex, del que tanto estaba enamorada o por el italiano ese que siempre le guiña un ojo cuando vamos a comer allí… O… porque… soy un jilipollas. Sí, debe de ser eso.

Un mensaje llega al móvil desde el bolsillo del pantalón y pega un bote. Las manos le tiemblan, pero Juan logra darle a la conversación y lee: <<Ya estoy llegando. Tardo 5 minutos. >>

Su corazón se acelera, las manos le sudan, el móvil casi se le resbala y el cigarro se ha consumido. “No debe ser nada bueno” se dice una y otra vez, pero las palabras cada vez ganan más el terreno del no hasta que tratando de apaciguarse se dice: “No debe de ser nada. Cosas de mujeres. Sí, eso es, será una tontería”:

- ¡Hola Juan!

- ¡Ho-hola!

- ¿Qué te pasa en la voz? ¿Ya estas fumando otra vez?

-…Nn-Nada, ¿Qué era eso que me tenías que decir? -dice mientras intenta tragar saliva

-A ver juan… tú y yo nos conocemos de hace tiempo ¿verdad?

-Sí…

- …Y siempre salimos a todas partes juntos, y además nos acostamos ¿verdad?

-Ssi…

- ¿No notas que falta algo ahí?

Juan mira al cielo mientras el vaho de su exhalación se hace visible. Piensa un momento, pero no atisba a adivinar por dónde va la cosa:

-Perdóname, pero no sé a qué te refieres…

- ¡A ver Juan! - dice de un revuelo- ¿Tú no te has dado cuenta de que hay algo entre nosotros que nos es normal?

- esto….

Pero Marta no aguanta más y se lo suelta de sopetón:

-¿¡que si somos pareja de cama o algo más!?


©El Rincón de Keren


6 comentarios:

  1. Es que... en estas relaciones hay que dejar las cosas muy claras porque, frecuentemente, una parte sale dañada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      en efecto, es así. Además, siempre acaba enamorándose alguno o dando más uno de los dos. Gracias por comentar. Un saludo!!

      Eliminar
  2. Bueno al final Juan estaba preocupado y Marta le pide más, me da que para él sí son algo más :)
    Un relato que podría adaptarse a la realidad, a la sociedad de hoy en día :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Es perfectamente adaptable a la vida real. Juan está más preocupado por lo que ha hecho mal o lo que debería corregir que por lo que lo podría haber hecho a Marta. A veces, uno no espera los "Tenemos que hablar" que son bien temidos jajaja! Y sí, Juan está locamente enamorado pero no lo demuestra de la misma forma que Marta, que es lo que suele pasar siempre entre parejas. (Aunque no se hayan establecido) Un beso!!

      Eliminar
  3. La última que vez que me dijeron: "tenemos que hablar", me fui hasta Marte y allí sigo por si acaso, :-)
    Buen relato Keren. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja es posible que esté mal empleado porque solo la usamos para comunicar algo malo. Gracias por tu comentario Miguel.

      Eliminar