viernes, 1 de diciembre de 2017

Regocijo de Amor ( I )


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Imagen extraída Pinterest (retocada)

Mis manos temblorosas se arrecian con las asperezas que por más que lo intento, no puedo contener. El temblor es deliberado. Son tus ojos observadores de mi inquietud, los que logran hacer que no me haga preguntas, porque a mis preguntas un silencio quiebra tu voz y con un abrazo silencias mis aullidos en mi interior. Entonces es todo calma, el temblor ha cesado y solo oigo tu latido que quiere abrazarme, enzarzarse, arremolinarse, con el quejido de mi vibrar por superfluos acontecimientos. Superfluos por que carecen con el color de tu voz. Denota calma, tranquilidad, emanas paz… Me dejo llevar por tus arrolladores brazos ahora amansando mi llanto escandaloso. Aun ruedan lágrimas en mis mejillas, pero el amor es así de caprichoso y ruedan ahora suaves, al contacto de mis labios con los tuyos, me amas…Nos amamos...

 Estamos juntos, pero no soy consciente del poder que a veces ejerces en mí. Una rápida amnesia de aquello que hizo mares de sal en mi rostro es substituido por una mesa pequeña, un manjar, y esas copas que anuncian una noche en la que el frío nos hará encontrarnos, acogernos, abrazarnos de nuevo para prestarnos amor de media noche. No pienso, siento…Mi copa grita un ¡Alegría!


Que noche tan rara. Ha habido mares y debería estar triste, pero en cambio siento la paz y quietud por estar en gloria contigo.No hay ruido excepto el de nuestros corazones palpitando. El torbellino de sensaciones que aflora en mi es evidencia clara del paso de los años que no ha arremetido. Si un día me preguntaran que es el júbilo, diría que el sentir de tus extremidades con las mías, tus besos marcando mi frente, tu sonrojo y tu mirada enternecida y amable. Pero la sonrisa en tu rostro es como ver un espejismo deseosa de verlo más a menudo.Siempre es como la primera vez.

 Quizás he llegado hasta aquí pletórica con la verdadera felicidad, o tal vez no, sin embargo, aplaca cualquier pleito o riña. ¿Quién quiere estar triste? ¿Quién quiere estar enfurecido? Desde luego, yo no.



©El Rincón de Keren

5 comentarios:

  1. Qué bonito Keren, la reconciliación siempre es intensa y deja de lado cualquier dificultad o contratiempo!
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,
      Por supuesto, es la mejor de las sensaciones y con ellas uno de tantos momentos buenos.
      También un beso para ti.

      Eliminar
  2. Precioso relato Keren. Tristes y enfurecidos nada, mejor regocijandonos de amor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola El desván de Vicensi,
      Yo pienso igual, es la mejor de las sensaciones y sentimientos. Estar en pareja puede ser muy bonito.
      Besos para ti también.

      Eliminar
  3. Hola Keren, pero que cosa más bonita has escrito. Desde luego has elegido unas palabras llenas de emotividad, y desde luego no dudo que pueda haber algo de autobiográfico en las expresiones utilizadas.

    No pienso, siento....... ¡Toma ya! Precioso.

    Gracias por esos besos marcando la frente que has escrito y que me hacen confiar cada vez más en tu talento como narradora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar