miércoles, 21 de febrero de 2018

Microrrelato: El Silbido

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Extraído de Google

Escuché el sonido característico que simbolizaba "Estás buena" o cómo alguna vez he pensado "Estas pa' comerte". La sonrisa se muestra en los rostros, pero aunque parece un diálogo expiatorio seguido de alabanzas, "halagos" supuestamente por que una mujer así no pasa desapercibida y porque ahora, en este momento, "No me he podido contener", después de haber avistado a quién iba dirigido ese silbido, los rostros se vuelven sombríos entre ellas, las que pasan ya han localizado a la chica elegida. "Qué creída" cómo si ella hubiera pedido explícitamente que lo hicieran para ella, cómo si lo hubiera pedido a gritos, quién sabe, a lo mejor los apuntó con una navaja o mejor aún, cómo si esos "halagos" aparentemente inofensivos, populares y tan dado a excepciones , fueran exclusivamente para elevar, reforzar , admitir su autoestima, belleza o encanto natural. Lejos de lo que significa realmente ser bella. 

Las voces se hacen coro en grupitos que se acercan a observar el espectáculo.

¿O tal vez masacre?


©El Rincón de Keren

11 comentarios:

  1. Hola Keren.
    A estas alturas no sé como lo definiría yo. Halagos no, masacre quizás tampoco ¿Impertinencia? ¿Acoso? Y los grupitos muy peligrosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un lado impertinencia, y acoso también pero digamos que, no es lo frecuente aunque se ha normalizado mucho.En este tiempo, no solo los grupitos hacen daño, también lo que todos consideramos como algo "Normal".

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cómo siempre en el equilibrio y en el buen gusto está la clave en un halago, un piropo y por supuesto de manera individualizada y en un contexto de comodidad para ambas personas, y es que esto no unidireccional, hay chicas que también lo hacen.
    Bien Keren, cortito y reflexivo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No reside únicamente en lo intimidad, también en el volumen, la delicadeza, y bueno, las maneras. Por que se puede piropear como dices, con gusto. No hace falta ser ordinario para halagar.

      Gracias. Abrazo.

      Eliminar
  3. Como cuando se fumaba en los aviones,... a todos nos aprecía normal y, sin embargo, ahora es inimaginable. Aunque el ejemplo sea un poco burdo, es imprescindible que sintamos desprecio también por ese acoso de "baja intensidad".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo, es verdad, hasta no hace tanto parecía que si al pasar por una obra y no silbaban algo raro pasaba. Bueno, yo creo que tienes razón en eso que dices, que a todos nos parecía normal, pero poco podemos hacer cuando nosotros que somos adultos, fomentamos las malas maneras de hacer de algo que podría ser agradable la desdicha de una y tantas mujeres a las que les ha pasado. Por eso creo que debemos dar ejemplo. De baja intensidad pero muy altamente importante.

      Eliminar
  4. Hola Keren,
    Un relato muy a cuenta del debate nacional sobre los piropos. Yo, que he crecido con ellos, y hasta los veías normales, ahora que tengo una hija adolescente, los encuentro muy fuera de lugar.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena,
      Coincido, y es que a ciertas edades parece que debe ser así, y nos parece correcto. Con el tiempo una se va conociendo mejor y sabe mejor que es lo que quiere no solo para una misma, también para sus hijos y hijas. Me gusta que menciones lo que ahora has sabido ver y comparar. Todos aprendemos juntos.
      Abrazos!!

      Eliminar
  5. A mí es que este es un tema que me saca de quicio. Los micromachismos que se llama ahora y que han sucedido siempre. las cosas que están mal lo han estado toda la vida solo que cuando avanzamos empezamos a echarle cuenta.
    El problema está en que lo peor no es un hombre machista, sino una mujer y si no empezamos por ahí, no arreglaremos nunca este problema. Un tema de debate largo, desde luego. Un saludo, Keren

    ResponderEliminar