miércoles, 7 de febrero de 2018

¿Y si hablamos?

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

©ElRincondeKeren

Quisiera que el canto del Ruiseñor descendiera hasta mi ventana y con el olor a miel que rezuma cada mañana, mientras el recolector hace su trabajo me embriagara, así comenzarían mis mañanas.

Si las calles y las gentes se escucharan como lo hago yo, dirían ¡cuán escandalo! No es la gente, es el bullicio de la vida, no son las calles, es el rugir de una vida… Y si somos vida, encontraremos aquellas tardes en el café con las amigas o amigos que, antes encontrábamos distantes en el tiempo, acompañadas del mejor dulce, y como algunos le llamaban “agua sucia”. Si la vida es fuerte, démosle esa fuerza azucarada. Tendremos almuerzos melosos entre las elaboraciones de un móvil o una Tablet que nos acompañará en las decisiones de cambiar algo en nosotros para mejor. Y si es cambiar a mejor, no nos odiaremos intentando fulminarnos con el pensamiento. Nos mejoraremos, que ya estamos bien, pero lo haremos aún mejor.

Si la noches no fueran tan tristes cuando el cantar de los vecinos se cuela por una pequeña rendija como música, como melodía o como tono vibrante en nuestros hogares, quizás las noches no se harían de un televisor a todo volumen, pero lo cierto es que, a veces, escuchar nos descubre quienes somos y quien son ellos. Aprendemos en la evolución de nuestro día, hay un “con quién sí” y un “con quién no”. Lo sabemos, y nos empeñamos en querer fallar. A veces, queremos saber qué sufren ellos, para saber porqué las dan con nosotros.

Hablando de las noches, la luna siempre es hermosa, llena o medio escondida, siempre deslumbra.  Uno no aprecia las noches, hasta que no ve la aparición de esas luces pequeñas, a veces distorsionadas por el nublo, otras rebosantes de alegría, dispuestas a mostrar el gran espectáculo que nos brinda con tan solo alzar la vista, y entonces, pasa una estrella fugaz. ¡Cuán majestuoso es ver al menos una en la vida! Se vuelve uno a encaprichar en la suerte y lo divino, y hasta en lo que haría con la dicha de un deseo. Cierras los ojos con fuerza, con la mano en el corazón y formulas tu deseo. No es el deseo, es la ilusión que provoca la galaxia.

Vuelve a amanecer y el recibimiento de esa mañana siempre es mejor que la anterior. ¡Qué bonito sería hacernos reír un momento, entre sueño y café! Recarga las neuronas, la energía y hasta el alma entera. ¿Dónde hubo miedo?

Y hablando de cafés, siempre hay uno que mueve y revuelve el cielo, la miel, y hasta las extremidades a fin de encontrarse con aquellos a quién llamamos:” Parte de mi vida”


©El Rincón de Keren

6 comentarios:

  1. Precioso poema. Tu y yo hablamos siempre Kerem. Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Keren, vaya escrito poético más bonito te ha quedado. Has encontrado a través de lo cotidiano, una formula perfecta para encontrar los dilemas entre días, noches y esos cafés que siendo amargos saben tan dulces como tus versos.
    Eres una artista, ha sido un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Me alegra mucho que te haya gustado esta prosa. Espero verte en otra entrada.
      Gracias por tu aportación.
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha encantado. Es muy fácil y ameno de leer tus textos. Hace que uno se identifique. ^_^ Como ya te dije, tendrías que probar a publicar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mireia!
      Lo que me comentas me clarifica las ideas y no sé, quizás pueda hacer algo tan especial como publicar.
      Te agradezco tu paso y aportación al blog.

      ¡Abrazo grandote!

      Eliminar