lunes, 2 de abril de 2018

Microrrelato: El amor no se esconde

HOLA,  mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores



Cada quien mira a su alrededor y ve aquello que le gustaría, él la vio y quiso besarla. Algo le impedía hacerlo. Ella le veía y el deseo ardiente lo transformaba en acusaciones infantiles y burlonas que hacían la comedia del grupo pero, él no se defendía. No osaba contradecir a su amada. Su amada, pero en secreto; en su interior, bajo llave y sin revuelos.

Tantas veces lo había ridiculizado que decidió saber porqué lo hacía, y aunque temeroso de ese acto tan huraño, lo que de verdad temía era el rechazo. Sin saber cómo, se vio subiendo las escaleras del piso de Elania con la misma fuerza con la que la que embiste un toro o como si fuera un luchador, como alguno de los que salen por televisión.

Tocó el timbre. Unos segundos pasaron y ella abrió la puerta pero, no sopesaría lo que iba a ver.

Elania iva ataviada con unos shorts que le estilizaban aún mucho más las piernas, un escote que quitaba el hipo a cualquiera que tuviera dos dedos de frente y esa piel negra, que solo ella poseía, tan de bronceado, tan común pero que tanta gente despreciaba con solo verla. No lo entendía… No entendía cómo alguien podía pensar que el negro, ébano, o que casi se asemejara al azúcar moreno, por la delicia, ese buen ver, esa buena salud y vigorosidad que emanaba, se esparciera por todos los poros de su piel… y no, se embriagara, habría que estar tarado para no estar enamorado de ella. Aquello, comenzaba a ser casi insano, y no supo qué decir al verla frente él, sino que al pronunciar las palabras ‘¿qué te trae por aquí?' Se sintió atraído como imán al metal y la besó desenfrenadamente. Labio con labio, apretado pero suavemente y aunque ella quisiera apartarse, no lo hizo, notó su torso duro e intenso, intenso como el calor que desprendían ahora los dos al rozarse y terminar acogiéndose el uno al otro hasta quedar exhaustos del amor que se tenían guardado. Yacieron en el interior del piso. En el comedor. Se devoraron sin remordimientos, no había culpabilidad alguna, él la amaba, o eso creía ella. Él estaba borracho de ella y en la luminiscencia que desprendía el ventanal, tumbados en el suelo del salón, los dos culminaron el acto, con el suspiro del amor.

Entonces, entre vergüenza y un poco solemne, Ryan, quiso expresar algo pero, Elania dijo:

-¿Al fin te has dado cuenta de que lo que siento por ti no es desprecio?- Más bien, fue una retórica y añadió- Mi duda es ahora, si me seguirás viendo… - pero añadió Ryan

-          -Te he anhelado en mis pensamientos más ocultos, y después de esto… - se sonrojó- Sé que te amo. – Elania le abrazó y volvieron al juego. Esta vez, un juego icástico en el que al haberse conocido tan bien durante tantos años, él la amaba incluso con los piques que tenían; por su bondad; la chispa que desprendía, su simpatía e incluso esa sonrisa dulce que lo enloquecía todavía más. Conversaron todo el día en su piso sin encontrarse extraños, sin que los silencios fueran incómodos. Dejándose llevar por lo que realmente sentían.Porque el amor no se esconde, se propaga.



©️El Rincón de Keren

10 comentarios:

  1. Tantas formas de seducción y de amor, a veces, confunden a la persona.
    Me ha gustado.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, una no sabe a que atenerse.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Keren, un excelente relato que nos habla entre otras cosas de ese difícil primer paso que a veces tanto cuesta dar ante la persona amada. En lo personal, no suelo escribir nada que no sea puramente sobre cine, pero tengo un relatillo que decía en una de sus partes lo siguiente:

    "Y entonces apareció ella....
    Se llamaba Cecilia y me sonrió. En un impulso increíble dada mi timidez, me acerqué, la acaricié el pelo y la besé. Desde ese día Cecilia y yo, no nos volvimos a separar ni una sola noche".

    Me gusta también el toque exótico y sensual con el que has ido trenzando el relato y ese final épico con eso de "Porque el amor no se esconde, se propaga".

    Buena manera de comenzar la semana, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado.
      Ahora me haces dudar si lo leí o no. ¿O está escondidito? jaja En cualquier caso me gustaría leerlo. Ya me dirás algo.

      Buena semana.

      Eliminar
  3. Excelente publicaçãosobre o Amor!

    Gostei muito!

    ResponderEliminar
  4. Que relato más bonito y lleno de sentimiento y pasión!!
    Son de esos que no te dejan indiferente, jeje.
    Sabes expresar muy bien esos sentimientos y transmitirlos al lector, eso me gusta. ^_^
    Felicidades por el reltato!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mireia,
      Me alegra que te guste. Deseo verte más a menudo en el blog. Un gran saludo

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Me encanta :) que bonito es el amor; los relatos llenos de sentimientos son mis favoritos, este te llama a seguir leyendo porque necesitas saber que pasa, se ha hecho hasta cortito. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara!
      Me encantan los relatos de amor aunque hay un momento pero cada ocasión. Gracias por leerme.
      Saludos!

      Eliminar