martes, 24 de abril de 2018

Microrrelato: Fiesta decibelica

¡Hola mis seguidores, Lectores habituales ynuevos lectores!


Google



Aquel que entre las conversaciones se pierde, que entre conversación y palomitas se entera de todo. No por listo , sino por oreja ; no por educación, sino por información; aunque muchos le oyen pocos aciertan a creer cuán historias relata.

Si quisiera informar de lo que le ocurre en ese preciso momento, no sería la llamada, ni el toque en su puerta , más bien basta con dejar de interiorizar el tono de voz. ¡Qué libertad la suya para dialogar! Los cimientos de la vivienda, construidas para separar, para identificar, y llamarla hogar , ya no son una barrera.
¡Qué osadía la suya la alzar la voz! Pareciera que habla por un micrófono. El bullicio se forma , se crea y juguetes en ver quién ha oído qué. “¡Qué me importa lo que ese tarado diga! “ “¡Cada noche el mismo cantar!” Quién lo oye o lo disfruta o lo sufre. Nunca ambas.

De los decibelios que se elevan , bajan y se contonean ,a los estridentes sonidos instrumentales. ¿A quién le importará qué ha comido quién? ¿Qué importancia tiene una discusión? El que escucha no solo sufre sino que retiene en su memoria hasta repetir cada palabra escuchada, es entonces cuando comienza el debate, es cuando se suman los aliados o por el contrario, se crea la discordia. Los decibelios van en aumento. Una casa se ha sumado al devenir de la primera casa, es esta quién toma posición.“...Pero lleva razón” “ …vaya tela con el de la otra calle” “… yo creo que no llevas razón” se oyen risitas escandalosas.

Se suman los rugidos de las calles , los jóvenes que cantan , la conversación se toma en caliente y los enfados comienzan a producirse. El de la casa de enfrente se ha armado de valor y despotrica en un ir y venir, eso sí, dentro de su hogar. Los de la calle contigua, comienzan a murmurar y explota el festín de voces a su cantar .

Ya no se entiende nada. Han quedado absortos en sus conversaciones. Sólo se sabe que la pareja nueva ha ganado en decibelios, y toda la calle teje las posibilidades.
Ya hay un nuevo tema de conversación a la hora de ir hacer la compra.

©El Rincón de Keren

4 comentarios:

  1. ¡Qué narración tan buena, Keren!
    Por momentos he sentido toda esa algarabía dentro de mi cabeza. Me resulta molesta la música tan alta y el ruido que ocasiona.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. "Ya hay un nuevo tema de conversación a la hora de ir hacer la compra".

    Pues eso Keren, que hay gente que al no tener vida propia, vive la vida de los demás y además juzgan con un cierto aire de superioridad.

    Un abrazo y feliz tarde!!


    ResponderEliminar
  3. XD el chisme le dirían en mi rancho XD
    Me encanta tu forma de ver las cosas :3

    ResponderEliminar
  4. Tienes mucha razón, hay demasiadas personas que se entrometen en la vida de los demás, por eso no hay que hacerles caso! Muy buen texto, un besito :)

    ResponderEliminar