lunes, 14 de mayo de 2018

Mi causa.

¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Fotografía propia
ESTACIÓN DE ALMERÍA (ANDALUCÍA)

Cambié mi ciudad por una más pequeña. Estar cerca del mar, no te asegura vistas usuales de ellas pero la inmensidad se hace posible cuando la visualizas.

¿Ciudad grande o pequeña?
¿Abarrotada o casi vacía?

Quisiera poder decir que el camaleónica gentío ha sido motivo de mi euforia, lo cierto es que, cambié el bullicio por la calma y la aquiescencia. 
Anhelaba la vida bien sentida, los sentimientos que brotan hacia lo profundo. Son bellos, de esos que me embelesara y me hiciera más fuerte. 

Encontrar es fácil, pero ¿Es lo adecuado?

Se coló por mis poros, se posó en mi piel, se introdujo en mis torrentes y nunca más volví a sentir, inestabilidad al acudir a su esencia. 
Era, y es, vigoroso, lleno de clamor al que siempre le encuentro un motivo por el que quedarme embobada, en un estado de enamoramiento que acojo con los brazos abiertos. 

Puedo, sin exigencias, experimentar esa necesidad de querer estar bien, más la armonía es una palabra que se quedaría nimia.

No hablo del gentío, hablo de esa soledad en la que mis pasos son mi acompañante. Me gusta decir que, es el equilibrio que tengo entre el caos y el redescubrirme. He vuelto a mi causa. 

Aprender lo puede hacer cualquiera y quiero incorporarlo a mi vida, experimentar ese estremecer, observar cuidadosamente, enternecer con los sucesos que se acontecen, suspirar y respirar el amor que le tengo a esta ciudad boquiabierta, porque la mayor parte del tiempo sucede icástico, y cuando sucede...

'La vie est belle'

Imagen propia
Almería, Piedra Redonda (Andalucía)

©️El Rincón de Keren

No hay comentarios:

Publicar un comentario