viernes, 20 de julio de 2018

Relato: LUNA LLENA.


¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Escaparon y a lo lejos, las luces indicaban los fuegos artificiales que cantaban la melodía de una unión. Sin embargo, el gallo que se oía cada mañana para iniciar las tertulias matutinas anunciaban café acaramelado  con el dulce acompañante y soñoliento amanecer, obligó sin más remedio ....

A apartar sin más remedio, el cabello de ella a un lado del cuello, ella acarició su nuca y se formó un silencio reconfortable en el que se dijeron hasta que el amor que se tenían, era impredecible: cómo cuando él trabajaba el jardín y ella le observaba por puro placer; cómo cuando ella se deleitaba en su particular lectura y el se ofrecía a hacerle compañía sin haber mediado palabra entre ellos... 

Todo era armonía regida por el amor que se mostraban, sin atenciones forzosas, eran inevitables, les nacía icástico, puro, sosegado por otro lado, mientras ella cocinaba y él picaba las verduras al son del jaleo melódico, el cristal destellaba y centelleaba las últimas iluminaciones, haciendo murmurar a la bestia canina que les acompañaba en su andadura cómo pareja y seres enamorados. 

... Pero todo plato con gusto suele ir reñido de sutiles amargos miedos, falta de congruencia en debates sin sentido que desencadenaron la muerte de los rosales, la afonía de la bestia y la consecuente inquietud, además de los cafés fríos, largos sin silencios incómodos y el resquemor que se proclama al cielo. 

... En una noche de niebla, él se arma de valor y la escoge por la cintura. Sabedor de lo que hacía, algo inquieto, la coge con una mano por la cintura y con la otra esconde algo. Ella no pudo sinó sonreír al mismo tiempo que el cielo se salpicó de infinitas estrellas, fue entonces cuando él le mostró lo que escondía en un acto solemne. La canción que los unió brilló en su mano, y allí, los dos, de pie ,
se abrazaron al tiempo que el universo vibró creando cielos dignos de una noche de romance, haciendo soplar al viento y correr como el que corre una cortina, el cielo gris que una vez hubo para lucir esa hermosa... 

LUNA LLENA.
Extraída de PicFinder






©️EL RINCÓN DE KEREN






7 comentarios:

  1. Me encanta tu blog!! He podido leer algunos textos y están genial!! Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esperanza, me hace ilusión que te haya gustado. Espero verte por aquí muy a menudo. Un gran saludo!!

      Eliminar
  2. Hermoso y cadencioso relato Keren. A veces parece que es el propio Universo el que coloca todo en su lugar;..... las canciones, los romances y hasta las lunas para los amantes. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? A veces,solo hay que dejarse llevar. Todo se pondrá en su lugar. Feliz semana!

      Eliminar