Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2019

Relato: Si pides, pide bien

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!   Les comparto esta historia que se me ocurrió a  raíz de un microcuento que escribí, no hace mucho.  En esta historia, espero que lo paseis bien y os riais mucho.  Espero de todo corazón que os guste tanto, como a mi haberla creado.  Había caído por un barranco, el cielo estaba blanco, las princesas se pirraban por los hombres que tenían algo más que ofrecer que yo, pero lo cierto, era que no tenía suerte en lo que al amor se refería. Soy un herrero, que con poca o buena suerte vaga de pueblo en pueblo con mis artilugios a sabiendas que nadie se fijará en ellos. Aun con todo, consigo, a veces, hacer una buena venta. En el mercado de las ventas, algún curioso ha observado mis pequeñas hazañas y los ha visionado con gran loable afán. Creo que todo es bonito si se hace con cariño, pero esta vez al querer emprender y llegar un poco más allá, fui a los limites donde el Rey gobierna. Contento y con la esperanza de que le diera al

Relato: Si pides, pide bien

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!   Les comparto esta historia que se me ocurrió a  raíz de un microcuento que escribí, no hace mucho.  En esta historia, espero que lo paseis bien y os riais mucho.  Espero de todo corazón que os guste tanto, como a mi haberla creado.  Había caído por un barranco, el cielo estaba blanco, las princesas se pirraban por los hombres que tenían algo más que ofrecer que yo, pero lo cierto, era que no tenía suerte en lo que al amor se refería. Soy un herrero, que con poca o buena suerte vaga de pueblo en pueblo con mis artilugios a sabiendas que nadie se fijará en ellos. Aun con todo, consigo, a veces, hacer una buena venta. En el mercado de las ventas, algún curioso ha observado mis pequeñas hazañas y los ha visionado con gran loable afán. Creo que todo es bonito si se hace con cariño, pero esta vez al querer emprender y llegar un poco más allá, fui a los limites donde el Rey gobierna. Contento y c

Relato y microcuento: La maleta lista

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!     Microcuento que encontrarás en la cuenta de instagram @kturmo La casa destilaba el descontrol y frenetísmo de un día encargado de las tareas domésticas. Cuando ella se daba a las obligaciones, no había nubes que ofuscaran el brillo de su sentir.  En cada mañana, las nubes eran un permiso para el sorber de la bebida predilecta por excelencia, pero en los días de sol, se daba a las emociones jubilosas que hacían que el poder de un primer pensamiento chíspeara la calma vibrante sedienta de viviencias cuanto más sustanciosas mejor. A veces, no eran complicadas, sino que, más bien, se daba a las pequeñas cosas que la rodeaban:  -Gracias por este café- sorbió el café y acto seguido se hizo un moño en el cabello.  Los días, cargados de luz, esos días en los que el tintineo de los ojos se fijaban en su próximo proyecto, darían otro sentido al día, a ese, "al día siguiente ya veremos" Se decía. Eran remolinos de reflexió

Me Gusta