Ir al contenido principal

Relato: Confidente luna

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

-imagen propia-
Roquetas de Mar


En constante movimiento, nos observamos declarando nuestro amor con miradas sinuosas en un grupo de cinco. Solo que tú, quieres a otra y yo lo que me conviene.



El reparto no es equitativo, pero las miradas desnudan el alma y hasta el corsé paseando por aquellas playas paradisíacas en las que te habías enturbiado hasta los acertijos más rocambolescos para conquistar a aquella rubia de bote y de ojos azules. Andabas de acá para allá, de pelea en pelea y no sabías cómo complacer los deseos insatisfechos de aquella joven. Pero cuando nos mirábamos... Ay! cuando nos mirábamos!

Si el silente rumor del mar hubiera quebrado para alentar a dos corazones inciertos a los paseos más excitantes entre pestañeo y media sonrisa. Embobados por una una mirada bobélica caricia más. Pero lo cierto es que a veces, me parecía que eras más cómo la mar, más cómo las constelaciones, que parecen cercanas pero tan lejanas que solo puedes atisbar a admirarlas. Así fue cómo el silencio sepulcro en noches de amigos, nuestras insinuaciones quedaban en el espectáculo al baile de miradas encerradas y reprimidas hacían de nuestras respiraciones las más agitada mar, de la furia de nuestros rostros por pertenecernos, el uno al otro, incomprendidos a nuestros respectivos amores nos atrevimos a mirarnos. 

La calma era paciente, pero los entes que flotaban en nuestro subconsciente nos impulsaba a querer saber más el uno del otro en noches de parsimonia y relax en la arena, ¿quien podría sufrir por un amor que aun no se ha dado? un amor con expectativas pero que dubitativo se esparce como el agua entre las manos. Alimento de los gestos, las caricias a escondidas pero tan insano cómo el amor que padecíamos con nuestra conveniencia. Fruto del más asustado ser incapaz de asumir riesgos, tembloroso al tacto, empecinados en querer a un amor que no nos corresponde en espíritu ni alma. 

Las noches, se hacían pesarosas para un amor nocturno, para un amor de largos caminos. Se hacia tedioso intentar algo, cual fuera el intento, el animo se alimentaba de la presencia y la calma se volvía conocedora mintiéndonos, no queriendo saber , no queriendo cerciorarse del encandilando viento que arropaba las aguas de nuestros encuentros. Siempre, como carabinas ajenos al combate, nuestros amigos, siempre ellos.

Recuerdo tu mirada triste frente al mar en calma, y tus ojos eran los que eran los que estaban picados y en furia. No sé bien si por el desamor de aquel amor insano o por lo que pudo ser y no fue, pero la noche por el paseo marítimo, fueron miradas con el secreto encarcelado de un amor que nunca se pronunciaría sino en silencio. Y cómo testigo, la luna. 

(*) Texto ampliado de la cuenta @kturmo de Instagram

©️El Rincón de Keren

Comentarios

  1. Una narración muy sólida, bien estructurada, con mensaje y contenido. Y con ese sello mágico que brota de tu pluma, amiga. Realmente sublime !!!

    Besos y feliz martes !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola , Joaquin Lourido!!
      No me puedo creer que te guste estoy asombrada de que, a ti, te haya podido gustar este trocito de mi. En parte invención, en parte realidad, fantaseando ... ¡No sabes lo feliz que me haces!

      Muchísimas gracias, en serio.
      Abrazos y feliz martes!!

      Eliminar
  2. Es muy sentimental y precioso este relato.
    Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Podcast- Lírica y Letras

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un