martes, 15 de noviembre de 2016

En estas fiestas...

¡ Hola mis lectores, seguidores y nuevos lectores!


Que estoy echando de menos mi tierra y mis raíces no es un secreto. Echo de menos el arroz, el pollo, la comida hecha con tanto mimo y en cantidades industriales. No es que nos pusiéramos a comer y arrancáramos la hormigonera como dice mi marido pero mi tía cuando cocina, no hace para las personas que hay en casa sino para un regimiento y lo hecho mucho en falta porque en navidades es lo que toca o por lo menos en mi familia. 

Echo de menos los platanos fritos o al vapor, el Vitalift que es una como una salsa de verduras, la Yuka acompañada de cualquier salsa, los caracoles grandiosos que trae mi tía de Guinea, ¡Eso sí que son caracoles grandes!! El arroz con pollo y salsa de cacahuete… en fiestas, es un manjar y lo estoy anhelando tanto que me hago mi arroz con pollo y salsa de cacahuete. Tengo entendido que en países latinoamericanos también consumen Yuka y que gran unión de los del sur. 


Lo que más me gusta es el poner música y bailar toda la familia con música africana o con música del momento. Esto es una tradición que se lleva haciendo hace muchos años. La alegría del momento, combinado con la unión de todos, juntando a la familia para comer, es lo que me gusta por encima de todo.

Luego, los más jóvenes se van con la fiesta a otra parte a la discoteca. Que creo que esto lo hacen en todas las casas.
 Ya no me veo saliendo a bailar por el jaleo que es salir de fiesta por Barcelona a esas horas de la noche pero era divertido. 

 Así como añoro la comida africana , también soltar alguna palabra en catalán, el pa amb tomaquet, els bunyols , els calçots o la butifarra y el bocata de fuet con tomate, que no, no son rodajas de tomate como me pusieron un día aquí en Almería. 

Aunque ahora lo estoy echando en falta comprendo que cada uno, al final, acaba haciendo su vida y forma su propia familia así como hicieron nuestros abuelos, nuestros padres, y ahora, nosotros. Los tendremos en el corazón, y con suerte habrá una boda, algún bautizo o algo que celebrar, para que podamos reunirnos todos en casa. Lo que está claro es que la comida acerca a las personas y con esos platos nos unimos una vez al año, por navidad o noche vieja y lo pasamos estupendamente

¿Y tú, tienes lejos a la familia y sientes morriña?


2 comentarios:

  1. Hola Keren.

    Excelente texto, buena redacción y mucho pero que mucho apetito me has causado al describir con tanto esmero esos ricos platos de la comida africana.

    Lo cierto es que la gastronomía es un punto de unión perfecto para las familias y amigos en las distintas culturas de nuestra tierra.

    La añoranza y el recuerdo de aquellos aromas son reflejo de los buenos recuerdos que te traen y que a la vez nos traes.

    Bonito y nostálgico texto, por el que te felicito sinceramente.

    Un gran abrazo y gracias por compartir tus recuerdos y anhelos, esperando pronto más entradas en este blog que tanto me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel,
    Es cierto que la gastronomía nos acerca y nos une, nuestros seres queridos lo saben y bien que nos cuidan.
    Es añoranza pero una añoranza dulcificada. Son recuerdos muy buenos y que creo que no debo olvidar.
    Gracias por tu aportacion y puntualización. Me alegra que te gusten mis escritos. ( algo estoy haciendo bien )

    Un merecido abrazo y gracias por dedicarme tu tiempo.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar