Ir al contenido principal

Relato:La compañía de un viejo


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Fue un día cualquiera, como otro cualquiera, quizás con algo de azul, y un poco del blanco del cielo ese tan endulzado. Los días en aquella casa saltaban de día en día como churros debido a la cháchara en las conversaciones más sencillas. Aquel hombre, cuyo nombre no recuerdo. Se le notaba que había tenido una vida dura, pero llena de sucesos dignos de ser relatos y puesto que el día los ahogábamos a golpe de limonada, mientras el sol hacia su función, comenzaba los días caminando de un lado a otro, por aquel jardín algo descuidado. El hombre, algo ya mayor, avivaba sus piernas de ese modo. Ahora que sus piernas no eran las de antes los paseos eran más cortos pero intensos, puede que algo torpes pero con convicción. 

No era un hombre cariñoso, sino tosco, algo cascarrabias, también tozudo, pero sabía calar a las personas con su vista de águila, sus palabras unas veces tajantes, otras punzantes pero que sin embargo, debajo de esa capa malhumorada, se escondía un corazón amable, curioso, noble y de palabra. 

Solía relatar la vida de su juventud, con una mujer en cada puerto y los amores de su vida pasada, comenzábamos la tarde. El narraba con deleite, mientras yo me sumergía en la Andalucía más antigua, con sus costumbres, los dichos más propios y con la insistente corrección del abuelo que no se despistaba ni un segundo de si prestaba atención o no. Aunque a veces le atosigaba a preguntas, con la excusa de hacer como que ya debería de saberlo, me lo volvía a explicar, cada vez con más lujo de detalle. Podía imaginar la vida de un hombre, pero también la dura vida de una mujer de por aquel entonces. Aunque quería mostrarse machista, en ningún momento mostró tal cosa hacia a mí. Todo lo contrario, me animaba a estudiar, a formarme, a tener un buen por venir, creo que creía en la igualdad pero que las costumbres del pasado le obligaban a aparentar lo contrario. 

Que de tardes pasábamos en el porche hablando, de la ciudad, de la gente, de la historia, de los trabajos… Y es verdad lo que dicen que… 

<<El que quiera saber, que se compre un viejo>>

Comentarios

  1. Hola Keren, una entrada con convicciones e inteligente. Personalmente hablo mucho con los mayores, y aprendo bastante escuchando de ellos. Bueno en realidad también se puede aprender de un o una joven de 18 años, pero el plus de la experiencia es algo que da un punto de vista muy interesante. Un saludo Keren y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efectivamente, estoy contigo al cien por cien, se aprende el doble y además ayudas a que la persona, no se sienta tan sola. Por aquí los vecinos ya se ponen en ésta barriada en la puerta por la tarde a sentir la brisa de la tarde de las 20:00h

      Eliminar
    2. efectivamente, estoy contigo al cien por cien, se aprende el doble y además ayudas a que la persona, no se sienta tan sola. Por aquí los vecinos ya se ponen en ésta barriada en la puerta por la tarde a sentir la brisa de la tarde de las 20:00h

      Eliminar
  2. La gente mayor puede darnos una visión de la vida muy diferente a la nuestra, están llenos de experiencias y a veces los jóvenes no las valoran. A mí me encantaba hablar con mi abuelo, me contaba muchas de sus "batallitas" y como explicas, siempre me animaba a hacer cosas.
    Me ha gustado mucho tu post, es entrañable y dulce.
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Maria!
      Me enorgullece que te haya gustado tanto. Eso significa que voy por el buen camino. jeje! Yo por desgracia, no he podido disfrutar mucho de mis abuelos maternos, pero gracias a ésta experiencia, fue como tenerlos presentes en otra forma y ciudad. Un saludo y gracias por pasarte!

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es