jueves, 8 de junio de 2017

Adicta.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Imagen extraída de Google


Solía mirar el móvil, con la esperanza de hallar un mensaje, una llamada perdida, un mensaje de voz, que le indicara que el amor que le hacía perder la cabeza, se le arremolinaran los sentimientos y por consiguiente quedara en un estado de prendamiento casi imposible de deshacerse de él. Él solía quedar con ella más bien poco, solía contentarla con la excusa de que quería estar con ella cuando no encontraba a otra que le supliera aquellas horas muertas. Como pañuelo usado, como última opción y más de un segundo plato, ella atraída como la miel a las abejas, deseando recibir algo de cariño por parte de aquel chico.

Aquella tarde junto a la ventana decide aunque le cueste admitirlo, desprenderse de ese enamoramiento que la ha convertido en adicta a sus besos como mercenaria de algo del supuesto amor que él le brinda a desgarbo, un día sí y al otro no.

Las casualidades la ponen en el camino de un nuevo joven que se interesa por ella, que le da amor con amor, la respeta, la escucha, es complaciente, reciben el uno del otro , no podría ser mejor, pero en su mente el intermitente recuerdo del que un día encendió la chispa y llama de aquel amor infructuoso se asoman a los sueños de la joven deseando en momentos a solas que él la busque , la mire con los ojos de este nuevo joven y con el incipiente sonido del móvil haciendo su función, descuelga la llamada, para matarse a besos con un viejo amor que no la valora. Él para ella es tan solo el corderillo que acude sin rumbo porque no tiene dónde refugiarse, un simple títere al que puede manipular a su antojo reiteradas veces cómo, cuándo y de la manera que más le complazca.

El sonido de la agujas que marcan las horas en la sala anuncian un nuevo rumbo y con las palabras que dan comienzo a una nueva chica, aquel amor algún día, algún maldito día , podrá desengancharse de este lastre, de ese desamor que más que sentimientos , eran droga.

Y es así, como comenzó su <<nuevo yo>>:


<< A ver Laura, ¿cómo sucedió todo?>>




El Rincón de Keren

©Todos los derechos reservados

10 comentarios:

  1. Que difícil es eso de entender el amor. De entender la extraña manera en la que funciona el corazón.
    Muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel,
      cierto, a veces parece que vamos por caminos distintos ¿verdad? cuesta entenderlo por eso. Pero hay que saber captar el amor sano y el que es insano o cómo dirían ahora tóxico. Gracias por pasarte. Un saludo!

      Eliminar
  2. Que bueno Keren, el otro día veía una película en los que algunos de sus personajes eran adictos al drama. Ella en este caso era una adicta a los besos, pero también al movil y a la espera. Hay personas que quedan liberadas y otras atrapadas.
    Un abrazo grande y felicidades por esta etapa tan prolífica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      lo has captado perfectamente. Hay mucho drama en la vida de algunas personas pero cuando eso se convierte en una adicción, agárrate. Pero supongo que no has captado que la espera es por que está en una consulta. o eso creo. En todo caso, gracias por pasarte por el blog tus anotaciones siempre son bien recibidas. Abrazos!!

      Eliminar
  3. Hola amiga, curiosamente conozco a alguien que vive una historia medio parecida y al leer he estado teniendola en la cabeza todo el tiempo.
    Antes que a los demás deberíamos querernos a nosotros mismos y quizá así venga a nuestra vida la persona que de verdad merecemos. Muy bonito Keren, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara,
      En efecto, primero hay que quererse una misma. Espero que tu amiga solucione pronto su situación y vuelva estar como siempre. Un saludo amiga!!

      Eliminar
  4. Hola! Muy buen relato, escribes muy bien!

    ResponderEliminar
  5. Hola El Rincón de A&E,
    Gracias, Espero verte más a menudo por aquí. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Di que si! El tiempo lo cura todo y nadie se muere por amor así que más tarde o más temprano todo pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Una Chica Del Montón, hoy te he estado buscando y no sé que he hecho que se me ha olvidado madre mía qué cabeza. El tiempo en sí , no cura pero el dar espacio a que las cosas tomen su forma y si uno tiene un problema decirlo, no es de debiles, ni es una vergüenza, es necesario para poder ponerle una solución. Y algo que también hay que hacer es afrontar los problemas , aceptarlos y enfrentarlos. Gracias y buen fin de semana.

      Eliminar