Ir al contenido principal

Relato: El hacha de guerra

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Les comparto el relato con el que participo en un taller de escritura. 
Las palabras a resaltar son: 

Margarita, Cocina, Tiburón

Espero sea de vuestro agrado.



Relato:




El cocinero de un estiloso restaurante, cabe decir que tenía: Una hermosa familia, con buenos sentimiento; una hija adorable, que siempre conseguía hacerle cambiar de opinión y unos amigos dispuestos a todo. Por eso cuando el restaurante, allá por los años noventa abrió sus puertas, todos, amigos, familia e incluso vecinos recibieron el lugar con una gran acogida.

Hoy, era tiempos buenos. su hija había aprobado la ESO y comenzaría humanidades por decisión propia, es lo que a ella le mueve y así han mostrado su apoyo: Con una fiesta en el restaurante reunidos los que tanto han estado ahí, los suyos.

Una mesa redonda presidida por un gran pastel de fresa con la frase que reza: Tu familia y amigos te apoya. Tan importante para los padres como para ella pues era importante para ellos estar para lo bueno y para lo malo. Cierto era que su padre, Ricardo, prefería que se hubiera matriculado para ejercer cómo chef pero desde lo ocurrido hacía unas semanas con la competencia… Comenzaba a pensar que aquello era una mala idea y se decidió en apoyar la decisión de su hija.

Aquella semana, justo después de la fiesta, habían sido apuñalados por Herminio, un tiburón empresarial en la restauración familiar que como ellos, dirigían el restaurante con mucha publicidad, y muy a su pesar, con mejores precios. Pero había algo de lo que podía presumir Ricardo, de su ambiente hogareño y cálido. Pero nada de lo que sucedió aquella semana, llena de trapos sucios y jugarretas les podría preparar para el contra ataque de Ricardo contra Herminio.

Margarita intentaba sacarle de la cabeza lo que quería hacer su marido pero ni los más suculentos platos favoritos de su marido, le iban a preparar a ni a ella ni a el para lo que venía.

Aquella noche, Ricardo había notado más distraída de lo normal a su hija Rosa. El Estaba en la cocina. Preparando dulces y sirviéndoselos a la chiquilla, porque para su padre no era más que una niña, cuando al preguntarle a Rosa por el cupcake la nota con una media sonrisa y mirando hacia el vacio:

-¿Y bien? ¿Me has oído cariño?- Ricardo la mira pero esta no atiende - ¡Rosita!- de súbito se integra a la realidad y adopta un semblante más serio que le lleva a la preocupación al padre de familia.
-Papa… tengo que contarte algo …

-¿Me vas a contar porqué estás tan distraída?

-Sí papá… lo cierto es que se que me queréis mucho y que me apoyáis mucho pero para esto … esto.. ¡Papa! Se que no me apoyaras en lo que te voy a contar pero me da igual…- El padre cada vez va adoptando cara en demasía de preocupación y este silente la escucha atentamente- Papa…

-¡Suéltalo ya chiquilla que me tienes en ascuas!

-Estoy enamorada del hijo de Herminio, tu enemigo.

Ni en el peor de sus sueños habría podido imaginar tal cosa. Pero aquello no podía ser, ¿Su hija y el hijo de su peor enemigo? ¿Donde se podría haber visto esto? Dio un revuelo, removió cielo y tierra en la casa, bocinazos y hasta juramentos pero nada de lo que él quisiera para ella caló hondo en los sentimientos de Rosita. Pero ya se sabe que, los jóvenes, se enamoran y se desenamoran muy rápidamente. Pero Ricardo, hizo todo lo posible para que aquellos tortolitos no se vieran: Alianzas con la madre para que intentara suavizar el tema, Castigos, ordenes, enfados, muchas voces pero nada fue lo suficientemente efectivo como para que aquellos dos enamorados dejaran de verse.

Pasaban los los meses y los años y pronto se hizo en claro lo que Ricardo no quería. Lo que ni en un millón de años se hubiera imaginado: Enterrar el hacha de guerra por su hija.

©️El Rincón de Keren

Comentarios

  1. No hay nada como prohibir el amor en una pareja para que esta se haga más fuerte. Desde Romeo y Julieta, y pasando por muchos casos en nuestros días, no hay hada más atractivo que aquello que se nos prohíbe o veta.
    Estupenda iniciativa la de crear un relato con tres palabras. Eso despierta a las musas.
    Saludos Keren, reto superado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, cuando somos jóvenes sobre todo esa premisa se cumple.

      Gracias Miguel,
      Nos vamos viendo.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dice Miguel es tan cierto
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Lo prohibido atrae y más cuando una es joven y quiere descubrirse a si misma, vivir sin reglas, hacer lo que a una le de la gana. Pronto descubrirá lo que es la vida en realidad.

      Gracias por pasarte.
      Saludos!!

      Eliminar
  3. Bueno. Si se quieren... alla ellos. Una cosa son los hijos y otra los padres. Y como dijo el compañero anterior. Con prohibir no se gana nada. Solo mas odio. Y seguramente se seguiran amando a escondidas. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gustavo,
      Es tal y cómo y decís. No solo no se consigue nada sino que surte el efecto contrario. Quizá es algo que todo adolescente entrando en la madurez, acaba experimentando pero es dificil no pensar que al margen de si es alguien con quien no te llevas bien, tu hija pueda salir herida pero lo cierto es que cuanto más se niega, la idea más atrae quizá todo debe surgir con naturalidad. Todo se andará.

      Gracias por pasarte.
      Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un