Ir al contenido principal

Microcuento: Prosa reflexiva

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Imagen y microrrelato propio
Tu mirada

Por más que lo intento, el enfado hace mella en mi interior. Recorre todos los torrentes y se instala para no dejar pasar ningun flujo que pudiera atisbar, en la lejanía la mirada del otro bando: La alegría. 

Encuentro tormentoso todo aquello que no me hace bien, pero indudablemente, está dentro y no hay manera de sacarlo. Si acaso, este enfermizo sentir para dar rienda suelta a lo malo fue una buena idea solo puedo fruncir el ceño y viajar con mi nube y lloviznar hasta quedar empapada con la excusa de que, 'no sé cómo he podido llegar a empaparme tanto'. ¿Es cierto? ¿No sé porqué me he impregnado de este liquido invisible?

Armo y ato a la desgana y hago de la desidia un volteo para retroceder ante la calamidad que me auto ingerido por días y lo veo claro: Tus oyuelos, esos ojos achinados, el reflejo de la luz invadiendo tus gafas, la mella de los pliegues de la sonrisa que ahora ha eclipsado mi atención: Tu sonrisa. Y es que me siento vencida, lo intento, intento volver al estado enfurruñado para resolver el nudo que hay en el interior pero desenredas con esa iluminación en tu boca todo daño acumulado. 

No se cómo, pero si habían nubarrones, ahora parece que hay un claro que logra desjuntar mis cejar y dejar el semblante cargado para darme a la sonrisa acompañada de algo gracioso y todo parece cobrar sentido. 

"Tus ojos son un paraíso comparado con el precipicio de los míos, al darme cuenta de que si me miras puedes caer y quién sabe que si nos caemos en ese paríso por la trampilla de  esos ojitos que están dispuestos hacerse el amor con la mirada"

No son solo tus ojos, es esa sonrisa socarrona, ese espiritu desenfadado, la naturalidad de tu risa, la sonrisa y abazo acompañado. Me hace debilitarme de tal forma que no tengo escapatoria. No hay otros ojos, no hay otra mirada, no hay otro rostro que haya socavado el interior para resguardar el amor que te tengo haciendo sombra a los problemas, apartándolos, abriendo paso a la calma instaurada solo con verte. 

Te pienso, y me lleno el alma de esa vitamina C que tanto me cuida. De verte y sentirte esas ganas de no querer enfadarme. Pero, lo cierto es que es un trampa en la caigo una y otra vez y logra ganar mis enfados, mis quejas, mis tormentos, mis dias malos. No hay otra voz... El tuyo. 

¿El amor lo cura todo?

Podrías apostar a que no, pero caerías en una sonrisa hogareña y tan cálida que tú también perderías pero seamos justos: Ambos hemos salido ganando.


>>Entrada anterior: "El Refugio"

©️El Rincón de Keren 

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola Keren, es realmente precioso el fragmento que has elegido para la imagen de portada. Me ha encantado.

    Y qué bonito también lo que escribes sobre el amor y ese reflejo depurado en tus letras hacia la persona amada.

    No sé si el amor todo lo cura pero desde luego es un privilegio cuando este es recíproco, verdadero y entregado.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel. Es cierto, cuando es recíproco todo es más bonito casi inefable por eso aunque a veces no todo es bonito, he querido hacer esta oda al amor.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Y es que el amor es un secreto que los ojos no saben guardar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto Toño,
      El amor sucede de pronto y uno no sabe disimularlo porque nace con naturalidad.

      Gracias por pasarte.
      Nos vamos viendo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un