Ir al contenido principal

Relato: El sosiego de la Navidad

¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y  nuevos lectores!


Fot.: by Audrey Pavlov
Bajo el cielo estrellado, el mundo parecía más pequeño. Esa pasmosa idea, de que el mundo giraba solo para aquellos que miraban hacia dentro, y con las personas que solo querían de ellos y su entorno, parecía desvanecerse. En aquel oscuro marino,Clara recordaba las veces que había pedido a sus hermanas, en innumerables ocasiones, que el día nunca llegara. Como remolinos de viento, como agua que  corre rio por las noches en aquella cordillera, la paz se anidaba silenciosa en su alma. No había ruido, no había alteración. Quiso mirar el móvil, pero aquella estampa la había dejado boquiabierta. Pareciera que no estaba en la tierra. Aquella, que con sus distintos idiomas y dialéctos, conjugaban el ir y devenir de un mundo tan caótico que apenas se ofrecía a escuchar. Y aquel silencio decía tanto... 

Pronto las motas de aquel lugar, como si de luciérnagas se trataran brotaban y campaban a sus anchas en un semblante luminiscente nocturno que se adueñaba de la noche y su campo de visión, lo irrisorio sería pensar que no iban a sacar la cámara. Pero la noche, larga y calmada como ella sola, dio para eso, y mucho más. 

Nunca había comprendido que encerraba esa paz sorda que ahora le acusaba y llenaba, con el aire limpio y libre de toxicidad, toda esa magia que le rodeaba. ¿Aquel buen sabor ,era la paz? no tuvo tiempo de responderse, los mensajes, irrumpieron el momento mágico para  dar paso a las felicitaciones: Era Navidad. 

En una, unas velas, en otras un abeto navideño, y muchas otras, frases de buenos propósitos. Y en todas ellas, algo de naturaleza. No entendía esa conexión hasta que estar en aquel lugar se lo mostro todo, en forma de estrella fugaz. Silencio el móvil, y volvio a sentarse con la pandilla. El espectáculo continuaba, pero los amigos, eran para toda la vida. Sin embargo, ella lo veía claro, la naturaleza, había calado la ciudad, de sus vegetaciones artificiales en un intento desesperado por salvarse. ¿De qué? se preguntaba. De la muerte del planeta. Y era por ello que la muerte y la vida a través de una imagen de móvil, y la vida que se acrecentaba en aquel espacio, conjugaban las maravillas que el todo poderoso mundo había guardado en secreto. Aun había esperanza y fue así en un momento natural y sin ser forzoso, cuando acciono en el teléfono, una sinfonía que del todo encajaba con la estampa. Los amigos se abrazaron, bailaron y se besaron. Laura, encendió una barrita luminiscente, Clara saco una gran manta para taparse y Joan, preparó chocolate caliente. ¿Qué era el alcohol para aquellos adolescentes en una tierra borracha de estrellas?

Clara, no pudo evitarlo, comenzó a gimotear. Todos en corrillo, se miraron unos a otros, y no dijeron nada. Se volvieron a abrazar y uno de ellos solo dijo: Te entendemos. Los demás asintieron mientras naturaleza, mostraba su mas crudeza salvaje,  sus cielos feroces, la vegetación más extensa y la bruma más cálida de la amistad, aun haciendo el frío más horroroso de aquella noche, que según aseguraban ellos mismos, aquel día, les había dado una tregua. 

De regreso a la tienda de campaña, Joan saco la cámara fotográfica aumentada, y se hicieron una única foto. 

Hoy, se cumplen cuarenta años de aquella noche estrellada de la noche de paz. Vuelve a ser Navidad, y Clara, debido a la edad, una enfermedad que le marca desde hace algunos años, sube por el camino pedregado, con dificultad, de aquella zona de antaño. Los amigos de siempre, vuelven a estar juntos una vez más. En el mismo lugar, cuarenta años después. Y Laura, que siempre ha sido muy familiar, cogida de la mano de su nieto, así como todos los familiares del resto, comparten, ese rito de cada año: Una taza de chocolate  caliente el día de Navidad, solo que ... Aquella noche, faltaba alguien. Y en memoria de aquel amigo y su sinfonía, se escucha el fulgor de una fecha señalada en la que se le  rinde homenaje. No llorando. No penando. Sino contando anécdotas sobre él. Mientras en lo bajo de un abeto, todos le escriben una carta, soñando con reencontrarse algún día con él. Pero no se sienten dolidos, sino orgullosos de la idea, que un día tuvo transcendencia a varias generaciones: Comprender el verdadero significado de la amistad y el silencio. 

FIN.

©️El Rincón de Keren

Comentarios

  1. Me ha encantado. Estamos imbuidos de ritualizaciones y de costumbres ligadas a los sentimientos. Las amistades son aquellas que están para lo bueno y para lo malo, con tazas de chocolate. Un besete, Keren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa! Exacto, es algo que a veces la gente, no entiende. Hay que estar para lo bueno y para lo malo. Y si hay chocolate calentito mejor. Gracias por pasarte, me alegra que te haya gustado.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Hola

    Me ha encantado. Una narrativa fluida, profunda y solida
    Un mensaje muy bonito
    Y un final magistral

    Jordi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es