Ir al contenido principal

Relato: Skull

 ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos seguidores!

¿Cómo estáis? llevaba tiempo queriendo escribir un relato de este genero entre fantástico y terror.

¿Qué harías si lo que tus ojos ven, al contarlo, nadie te creyera?
¿Quién es el loco o el más cuerdo?

Ver para creer 
O en este caso... 
Escribir. 

Te dejo con este relato que espero disfrutes tanto cómo yo, haberlo creado. 

Artista: Michael Gaida
 Imagen retocada


RELATO: 

 

Me retrapé al ver aquello. No solía tener miedo ante algo que estuviera en la oscuridad, pero aquello… me sobrepasaba demasiado. La criatura se acercó a mí, emitió un sonido desgarrador por el  hueco de la cavidad de la cueva. Y comenzaba a preguntarme porque diantres me habría apuntado una clase de senderísmo en la que todos hemos acabado dispersados por culpa de estas criaturas que aparecieron de la nava en el valle del que un lago preciosista anidaba animales diversos: cebras, leones, antílopes y otros muchos.


COMENZARÉ POR EL PRINCIPIO

Como jóvenes incautos ante la amenaza que suponíamos, nunca nada nos ocurriría, echamos a correr con la vida en las zapatillas de deporte.

Raúl se fue hacía la izquierda, Marga y Toni comenzaron a correr justo detrás de mí, en dirección retorno al refugio y yo corrí tanto cómo pude hacia mi derecha entre la espesa vegetación y su maleza; hallé una cueva donde esconderme, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que en el interior habían huevos gigantescos: estaba en el hogar de aquella bestia que seguramente, me encontraría.

El animal bípedo tenia un cuerpo deforme cabeza de águila con unos brazos musculados. Parecía mitad águila, mitad humano. ¿Qué clase de engendro era tal cosa que, con sus ojos grandes, podía captar todo lo de su entorno?

Intenté zafarme justo detrás de los grandiosos huevos, pero en unos instantes la madre o lo que fuera aquello, emitió un sonido tan desagradable que hizo que el bello de mis brazos se erizara y me pusiera la piel de gallina. Sin embargo, de nada sirvió esconderme. La criatura supo detectar que estaba ahí, ¿Tendría buen oído? ¿Me había olfateado? Todo me parecía tan anormal que ante la exaltación de los sucesos, caí redondo al suelo y desperté junto a los huevos en un lecho de ramas y barro junto a un fuego cálido que anunciaba que se iba a cocinar algo. ¿Me iban a comer?

 

Todos mis temores se disiparon al comprender que, el ser de apariencia humana, pero también animal, me había preparado un lecho, proporcionado agua y carne a mi derecha junto a unas rocas que se hallaban en interior de la cueva. El ambiente, algo viciado por el calor de la fogata, me hacía respirar profundamente mientras mi enemigo, alargaba la mano para ofrecerme un trozo de carne.

Mi enemigo, porque así le veía, no quería comerme, me estaba cuidando, por que al parecer al caer desmayado, me hice un rasguño en las rodillas. Mis pantalones de deporte estaban agujereados a la altura de la pantorrilla y me sentía muy débil. Por otro lado, noté cierto aire amoroso para con la criatura hacia mí. Creía que me había confundido con una de sus crías cuando sentados encima de un tronco y este ser abrió el pico como si fuera a hablarme y en efecto… ¡Sabía hablar!

 

-Tranquilo, no voy a matarte o a comerte. Simplemente, estaba resguardando a los huevos que como ves, están a punto de abrirse… - inhalo por pico – Tus amigos están en una casa. O eso creo. No temas.

- ¿Cómo sé que no te has comido a mis amigos? - dije con suspicacia

- Aunque soy carnívoro igual que lo serán mis crías… la carne humana, me da asco. No te comería, aunque fueras la única especie humana que quedara en el mundo. Y si no me crees, puedo llevarte a esa casa para que veas … que no miento.

 

Seguía incapaz de creer algo que no sabía con certeza. ¿Me podía fiar de esta criatura? Entonces comencé mi retahíla de preguntas:

 

-          -¿Cómo es que sabes hablar? ¿Eres un animal o una persona? ¿Por qué emitiste un ruido amenazador si no querías hacernos daño? ¿Cómo es que … - irrumpió

-         - A ver, para ser tan joven haces muchas preguntas. Tus amigos están bien. Yo solo protegía mi hogar. Porque ¿Sabes? Muchos hay que ha perecido ante los Cuy. Créeme, yo soy el menor de tus problemas. Ante la pregunta de si soy un animal o una persona. Soy ambas. Pues soy la creación de un hombre, mi padre, que me revivió quirúrgicamente mediante la fusión de un Ave y mi cuerpo modificado.

-          Así que eres un experimento … - dije lastimosamente

-         - Yo soy la vida, hay más como yo, pero mezclados con otros tipos de animal. Yo no lo llamaría experimento, ya que si bo fuera por aquel accidente de coche … yo ahora estaría muerto.

-          -Fuere como fuere, no eres humano.  – me atreví

-         - Soy mitad animal, mitad humano. La perfección de mi padre en paz descanse. Y ahora come, mañana iremos a la casa para llevarte con los tuyos. Mi nombre es Skull

-          -El mío Levi

-         - ¿Qué clase de nombre es Levi? – dijo burlón

-          -Podría decirte lo mismo del tuyo – reímos al unísono

 

Comimos la carne asada y me pareció el alimento más suculento que había probado en años pese a mis dieciocho años… No pude sentir más que pena por que aquellos hombres como Skull que por cierto tenía guasa teniendo cabeza de ave.

 Con la bajada del sol, muchos otros animales medio humanos iban llegando a la cueva y todos me parecieron gente amable. – si podía decirlo así- se ocultaban de la población porque alegaban que la sociedad no estaba preparada para un cambio tan grande.

 

A la mañana siguiente, todos aquellos no humanos me acompañaron hasta la casa que no era más que un refugio donde los peregrinos aguardaban para refugiarse y para tomar fuerzas. Sentía pena de tener que desprenderme de aquellos seres. Comencé a imaginar la cara de mis amigos al contarles todo lo que había visto. Me tomarían por loco así que decidí guardármelo todo, alegando, que me escondí entre unos matorrales y no logré encontrar el refugio debido a mi mala orientación en el bosque. Fácilmente, se creyeron mi discurso sobre lo poco acostumbrado que estaba a la naturaleza; añadí alguna broma y al día siguiente, estábamos en Pueblo Seco. Nuestros padres que compartían cañas nos juntaban a todos para hacer la famosa paella de los domingos – como todos – mientras mis amigos de toda la vida explicaban divertidos los paisajes a los que se les habían ocurrido echarle fotos. Todos vimos a Skull pero cada uno de nosotros lo asimiló de una manera o de otra. En tal caso, aquel tema quedó excluido de las conversaciones. En tanto que … yo necesitaba hablar de ello.  Comencé a escribir en un diario para no volverme loco. Desde entonces, las historias que escribo se han hecho populares en Cataluña me hacen entrevistas en las que me preguntan como he desarrollado esa imaginación tan fantástica yo sonrió para mis adentros y pienso … “Si vosotros supierais...” para mi se convirtió en la manera de hacer real, todo lo que ocurrió aquel día de senderísmo.

 CINCO AÑOS MÁS TARDE...

Cinco años después les hice una visita a mis amigos, a los no humanos. Son mi refugio, mi escapada, pero al mismo tiempo, amigos de verdad que se han ido forjando con cada fin de semana después de mis tantas novelas fantásticas.  Lo que me hace pensar muchas veces, quien es más humilde en esta vida, si los que creen que están locos o los que lo parecen o los que dicen ser tus amigos. Debido a mis visitas, reforzamos una buena amistad. Y claro que me veía en la necesidad de contarle al mundo lo que mis ojos habían visto durante tanto tiempo , pero hay cosas que deben quedar en el anonimato. Porque muchos, no entienden o tienen miedo a lo que no conocen. Por lo tanto me bastaba con ser yo mismo el que tuviera la certeza de que no estaba loco a través de mis novelas y mis visitas amenas; un invierno cualquiera desaparecieron sin decir nada, sin avisar si quiera entonces comencé a obsesionarme con la idea de que todo era una ilusión. ¿Porqué no hice fotografías? ¿Porqué no lo grabé? muy a mi pesar, tuve que seguir guardando silencio. Pero la locura ... ¿Quien conoce la locura?  


FIN.



Si queréis leer algo muy chulo: os dejo este enlace: MASTICADORES DE LETRAS MÉXICO ya que me estreno en esta página como nueva escritora junto con otros compañeros. 

-           ©El Rincón de Keren 

Comentarios

  1. Se te da muy bien el género fantástico y consigues mantener el tempo del relato. Además, introduces muy bien el debate sobre la verdadera locura o la falsa cordura. Otra cosa buena es el nuevo estilo gráfico que le has dado al blog.

    Abrazos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias compi! Nos vemos la semana que viene con más letras. Feliz finde!!

      Eliminar
  2. Muy buen relato,me he sumergido de lleno en él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que os haya gustado. Muchas gracias. Feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Hola, Keren. Me alegra volver a tu blog y encontrar tus escritos, ya sabes que me gustan. Perdona por haber tardado en visitarte pero he tenido unos meses difíciles en mi plano personal al perder a un familiar. Ya estoy volviendo a mi blog y a leer.

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen!! No sabía nada. Espero que te encuentres mejor en la medida de lo que cabe. Me alegra que te gusten mis relatos, nadie los lee jjajajaja. Buena semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un