Ir al contenido principal

Relato: Nos gusta pensar cosas +18

 ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores!

Fto.:Vlada Karpovich Med.:Pexels y Canva
Edit:El Rincón de Keren 


RELATO
 

«Otra vez comienza otra frenética semana en la que el café es lo primero que veo.»

Todas las mañanas podían ser por algo en concreto, aunque, también, del exterior; por lo que aunque su ánimo se sintiera el más alto, siempre acababa por los suelos; otras podía variar y ser por la mañana cuando todo estaba en calma.

 «Escribir. Leer. Caminar. Comprar. Tender la ropa. Limpiar la cocina. Doblar ropa. Teletrabajo...»

Los días eran como los momentos en los que recordaba a su madre en aquel vaivén de tareas que se iban llevando en cadena. Primero una cosa y luego otra. Tarea fácil cuando todo estaba con la euforia y todo salía a pedir de boca. ahora una llamada anunciaba que su ex no quería dejar la relación y ya llevaban nueve meses de trámites. El pensamiento cavila.

»Cuando estábamos juntos no pensabas tanto en mi, a decir verdad no sacabas tiempo para llamarme ¿para qué iba a caer en las redes en las que ahora quieres que caiga?, ¿porqué ahora debería volver a perdonar mis caídas?, ahora soy una mujer libre, puedo hacer todo aquello que no podía hacer antes, pero este letargo de retrasar lo que estaba destinado a suceder, es alargar más el dolor, se creerá que nunca le he amado , se creerá que nunca he sentido nada por él, pero lo cierto es que, otra semana más me he quedado dormida con las mejillas anegadas de lágrimas, con los espasmos que hacían que sintiera miedo a la oscuridad de una casa en la que ya no vivo y despierto en otra con los sudores…

Aunque el pensamiento se cree libre de todo lo que es. La libertad, el despojo de ese lastre y la lacra que de la mochila que carga, es ahora la liviana vida que siempre ha querido que se sucediera, ahora bien, los contratiempos eran esos, los que se aterrizaban para impedir que todo fluya

«Que gorda estás. Que fea eres. Nadie te va a querer. Puede que nunca alcances la meta que te has marcado, y ahora que por fin estás en ese ecuador todo parece que cuesta más. Estás a la mitad de este largo camino. En casa de tu madre y con la vida parada»

Eloísa sufre cuando mira a su alrededor, al mirarse al espejo y se da cuenta de su situación:

» Cuando estabas en pareja querías desesperadamente estar sola. Mírate, nunca vas a conseguir pareja pues no eres interesante. Otro hombre que te ha bloqueado. Otro hombre que te lo ha soltado. Un simple desahogo y otra lágrima más para la sábana. Te niegas a reconocer lo que de verdad necesitas…

Aunque los pensamientos se arremeten con fuerza, de la peor de las maneras, ahora son remolinos que parecen ventiscas, que azotan el pensamiento para dejar aparcado todo lo bueno que ha llegado a ella, a Eloísa, y fijarse en lo que no tiene, en lo que ahora acciona cada día cómo una máquina.

«Eres fea. Eres una gorda. No tienes pareja. No vales para nada. No tienes casa. Nadie te quiere. No sabes hacer nada. Otro día más hacia el teletrabajo sin ganas de dar palo al agua porque eres la vagancia invisible que nada ha conseguido en su vida. ¿Porqué no te mueres?»

Arremete con ferocidad y sin piedad, pero los paréntesis explotan en los que podría 'hacer', en lo que sí podría conseguir si el accionador fuera una carga positiva.

» Puede que ahora no tengas casa, pero estás en casa de tu madre y te puedes recuperar, estás en trámites para un futuro piso, puede que ahora no estés fina, pero sigues cuidándote, intentas darle a la vida desde allá por años a tus días, haces que tus días valgan la pena cultivándote, y qué que no sepas de todos los temas, no es problema :nadie nace enseñado en un mundo en el que parece que todos lo saben. Comenzaste no teniendo todas de tu parte, ¿Quién te dice que ahora que no tienes otras cosas, no puedes tener la calma que tanto has ansiado? Puedes, hacer y deshacer cómo quieras y ahora estás haciendo aquello que te gusta. Simplemente, las cosas toman su tiempo…

Ahora, aferrándose al amor, y la idea de querer estar en pareja nace la generalización, la aflicción y el desgarro de su corazón, obviando que en alguna parte hay alguien, un hombre, que esté pasando por lo mismo que ella; ahora, cada vez que habla con un hombre y es rechazada, se sumerge en una pesadez que la deja débil y sin fuerzas, abatida, harta y sumida en una melancolía. Sueña con el amor, pero al mismo tiempo, se siente mal con cada acción que tenga que ver con un hombre, y si de hombres se trata, está desanimada, ¿es desamor?

«Todos los hombres buscan lo mismo, te sumergen en ese plan cuestionador del que te ponen a prueba y si les pareces factible lo intentan contigo, ahora si no les pareces lo suficientemente puro, solo te quieren para esa noche, si no eres lo que buscan te bloquean, te dejan de hablar o te utilizan, enamorarse de hombres así es quedarme fuera de juego y con tarjeta roja, no puedo jugar, tan solo al juego que ellos quieren. Estoy cansada de correr a contracorriente para ver la misma jugada, una y otra vez. Todos los hombres son iguales. Si es que sabía que no tendría que haber insistido en entrar en esa aplicación. Cada vez que entro, es la misma historia: me rechazan y me como un plato de comida que no es de dieta. Me duele todo el cuerpo. Si es que eres masoca»

Al contario de un día en el que, la soledad está de su lado…

      Bien, tía he limpiado, he recogido y he hecho la colada. He preparado la comida y he leído y he escrito. He salido a caminar y me he dedicado un rato a ver mi serie preferida. Estoy ‘on fire’. Creo que estoy cómo nunca. Mi madre se ha ido de viaje y tengo la casa para mi sola. Creo que me va a gustar vivir sola. He tenido un fin de semana super relajado y tengo el día conmigo. He logrado leer más de lo normal y me he apartado del móvil, por eso no te he escrito hasta esta noche. ¡Ha sido un día fantástico! Mi madre debería irse más a menudo. Siento que no necesito de nadie, apartándome de esa idea ridícula de estar con alguien. Me he dado cuenta de que me gusta estar sola... 

      ¿Y que te impide hacer o tener todos los días como tu fin de semana?  

  

     ©El Rincón de Keren

Comentarios

  1. Maravilloso texto lleno de emociones de la vida diaria un aplauso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, RECOMENZAR!! Me alegra que te haya gustado. Gracias por pasar por el blog. Un saludo!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola, Ana!!! Más bien, he creado este relato ficticio para todos aquellas que a veces no se dan cuenta de lo que realmente hace falta a una misma. No está en el amor, no está en los amigos (en su totalidad) y tampoco, si te fijas, está en lo que consigues, sino en cómo te sientes con aquello que realizas. Aunque debo decir que, habrá días mejores y días peores. Como en el relato. GRACIAS , por pasarte por el blog. Un saludo!!

      Eliminar
  3. Hola, Keren.

    A través de tu relato podemos observar una mirada femenina que resulta bastante inquietante con respecto al género masculino. Creo también que todo era más bonito cuando las personas coincidían de manera natural y no a través de aplicaciones que quizás nos despersonalicen y nos vuelvan menos humanos. Creo también, como la protagonista de tu relato, que la independencia de un hogar individual es fundamental para desarrollar nuestra libertad individual.

    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel, a veces, es más ver en lo que sí vale la pena preocuparse. Otras es darse cuenta de que a lo mejor se puede estar bien, sin pareja. El odio es hacia algo que no nos hace bien ese momento, puede que la mejor forma de sanar sea no tener pareja cuando en los tiempos que corren, no hay una predisposición natural ni sincera. En mi caso, me resigno a creer que solamente hay una forma de conocer a una persona, por mucho que se me acerquen para lo único y no por lo que tengo en el interior, que puede que cómo yo, te haga creer que no hay nada bueno en una misma. Gracias por pasarte por el blog que está más muerto que vivo. Saludos!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un