jueves, 20 de abril de 2017

¿Qué será?

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


La mujer, tan llena de bondad y amor que con este apagaría bosques en llamas, acabaría la guerra en el mundo y en sus manos el cariño se haría presente y no quedaría en el balde. Abriría mares de ilusión, confeccionaría las mejores prendas, protegería al más débil y con su brazos aniquilaría la guerra erradicandola de por vida… tan fuertes son las manos de una mujer que a veces nos creemos que tan solo son fruto de algo que nos hace gozar, por el simple mero hecho de que luce bonita.


¿Será que el hombre es más brusco, más directo y con la certeza de que todo es de un blanco sutil, tan cuadrado que hasta que no llega ella no contempla las otras posibilidades? ¿Será que los dos encajan porque lo que lo que no tiene uno, lo tiene el otro? Donde hubo guerra, ella puso amor, y en símbolo de que ocurrió una margarita lo simboliza.


¿Será que él le da la simpleza de no complicarse la vida? ¿Será que juntos son más fuertes a pesar de que lo único que les diferencia no es más que el hecho de que uno es hombre y otra mujer? 

miércoles, 19 de abril de 2017

#DiNoAlBullyng

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales, nuevos lectores!


Se podría decir que él solo quería que su presencia no fuera en vano, que su mirada fuera tomada, que sus palabras fueran también validas, tan validas como las de cualquier compañero. No obstante, la duda llegó a hacerle creer que él no valía para nada de eso. Su corazón danzaba el más alegre cuando dibujaba, escribía o cantaba. No era suficiente para ser feliz a los 16 años. Tenías que tener una cara de cine, un pelazo, no tener granitos y ser de lo más simpático y de lo más extrovertidos. Todo lo contrario a él. Entrado en carnes, con el pelo corto, con algunas espinillas,  y extremadamente tímido.

Quizás nunca podría ser el más abierto de su clase pero le consolaba la idea de que era buen estudiante, tenía las cosas claras con respecto a eso, pero un día la tomaron con él precisamente por sacar la mejor nota de la clase. Él se sentía orgulloso por no haber flaqueado ni un solo momento del curso pero los insultos de los compañeros hicieron que el último año de la secundaria, fuera horrible, aprobando por los pelos y a duras penas aprobar la ESO con un suficiente.



En casa él era el rey de su habitación y el ojito derecho de su madre. Su madre, algo protectora, intuyó su cambio incluso antes de que comenzara a sacar malas notas, pero el miedo que le causaron aquellas personas con las que compartía el aula le retraía , le cohibía , no se atrevía a decir nada porque sentía que sería un chivato y aquellos tipos, no perdonaban a los chivatos. Creía que así no se metería en más problemas, pero las burlas y los constantes abucheos habían causado en él, que se convirtiera en una persona introvertida, insegura, no comprendía que debía hacer frente a aquellos desalmados, que debía contar su historia a alguien que de verdad pudiera hacer algo con todo esto. Su medrera era intensa y evidente, muchas de las cosas que pasaron entre las aulas de aquel instituto nunca fueron contadas, nunca fueron escuchadas, sin la supervisión de un profesor, sin la idea de los padres y pronto formo parte de una gran pesadilla que marcaría su presente, como jamás algo le pudo recordar que no hizo bien en ocultar su dolor, tanto físico, como emocional.

 Él no es el culpable, es la víctima, y como víctima, debe ser ayudado. Contarlo no es solo ayudarse a sí mismo, sino a los que vienen detrás. No te engañes, el Bullying no es solo acoso en los colegios, también puede ocurrir en un trabajo y es igual de doloroso o peor que cuando uno tiene 16 años. No te engañes es bueno denunciar.


martes, 18 de abril de 2017

Lucas y Luna.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Junto a ella, un ventanal al que se asoma con una taza de café. Con la esperanza de que sucediera algo comienza saboreando a pequeños sorbos esa sabrosa agua sucia que hacía prolongar toda su mañana, mientras contemplaba a los pájaros como hacían su recorrido, migrando hacia otro lugar más cálido. Muchos de ellos no sobrevivirían debido al extremo frío que congelaría sus pequeños y delicados cuerpos. Vislumbraba la idea de hacer ella lo mismo, aunque sin ánimo, sin acierto. Todos se habían acabado hiendo del pueblo. Entre todos los que se habían ido, la casa ya no estaba rodeada de calidez, largas conversaciones, ni risas. 

Lo que más echaba de menos era que se flotaba el amor familiar en su casa, pero ahora, la soledad era su compañera. La soledad y la quietud , el silencio y las horas muertas ante aquel ventanal que le mostraba el terraplén donde su hijo Lucas dio sus primeros pasos, donde jugó a la pelota , donde se sentaban todos junto a la hoguera y cenaban juntos ante la luna y las estrellas. Allí fue donde por primera vez se sentó en las escaleras para atarse las zapatillas. Donde correteaba de arriba abajo con luna, la perrita que habían adoptado con apenas unos meses y que tanto aullaba a la luna. Lucas y Luna habían sido inseparables toda su infancia en una etapa en la que los niños son algo madreros pero pronto crecen y comienzan hacer las cosas solos. 

Imagen extraída de Google 

Ella no puede olvidar como en el porche una tarde de limonada al sol le confesó el amor que sentía hacia una chica del pueblo, a los 13 años. 
No puede dejar de rumiar en si fue la buena madre que Lucas pudo esperar tener. Había sido madre soltera de su primer hijo, en un pueblo en el que todos sabían de todos y las habladurías eran muy frecuentes. Nunca se dejó vencer por los malos comentarios. Ella cogía aire e hinchaba su pecho, orgullosa de su hijo y pendiente de él, su único hijo por aquel entonces. 

Contempló la idea de salir al porche pero los recuerdos se le venían a la mente de manera trepidante. la ilusión de su nacimiento fue el más hermoso de su vida, su pasos, lo buen estudiante que fue, lo sociable que era… tan pronto como sentía ese orgullo por su nacimiento recordaba que todos se fueron precisamente por esos mismos recuerdos. Cuando con 17 años Lucas se mató en su moto de camino a casa, la familia estuvo muy hundida pero los había unido mucho más. Después de varios años sus hermanas, de su segundo matrimonio, decidieron que la casa estaba impregnadas de demasiados recuerdos de él, huyeron en busca de otro camino.

 Deseaba verle aparecer por aquella puerta, con su chupa y esa sonrisa pícara como la de su abuelo. Deseaba que las cuatro paredes cobraran vida y volvieran a relatar nuevos recuerdos juntos otra vez. <<Hoy va a ser >>, piensa para sus adentros.

 Con el café en mano desde bien temprano y el primer sollozo en años, aquello le hace recordar que a él, no le hubiera gustado verla así. Contempla la idea de marcharse y de dar por concluido el luto después de esos 9 años agoniosos. Llora sin consuelo. Quizás debería volver a la ciudad, construir una nueva vida en un piso de apenas 60 metros cuadrados y con el tiempo… quizás no se le haría tan duro. Pero ella… era reacia a irse, por que marcharse, para ella, sería la reafirmación de que se negaba a recordarle otros 9 años más, o toda una vida. Lo que estaba claro era que, nunca olvidaría ese trágico momento. 

lunes, 17 de abril de 2017

Escapada a mi interior.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Paseando por la apartada Almería, encuentro a la campanilla rosa que me hace sentir que de nuevo volvió el buen tiempo, con un aire embriagador que me hace sentir que vale la pena sentir el sonido de mis pasos por estas tierras, sabiendo que los días serán pintados de cielos azules a partir de ahora.
Por el sendero que recorro para huir del ruido encuentro bancos, algo de vegetación y árboles, tantos como pueda una imaginarse. La gente asoma su cuerpo por la puerta dando la bienvenida al día que le espera recibiendo al sol, a la mañana y a las bandadas de pajaritos que deambulan por el aire como si formaran parte de esa estampa que ahora mis ojos contemplan.

Escojo un banco para sentir mi interior, mis emociones, mi silencio y me pregunto si todo esto que me pasa es solo cosa mía. El día es hermoso, me lo proporciona así, de esta manera para que lo pueda disfrutar y aprovechar como mejor lo invierta. ¿Por qué hacemos de los caminos asfaltados olvidos hacia otro ser humano? ¿Por qué hay odio? , ¿Por qué hay rencor?, estaré desenfocando mi vida de lo que realmente importa? Y tras escuchar mis pensamientos, me incorporo mientras las notas de mi mp3 siguen sonando, mientras alzo el camino hacia donde quiera que me lleven estas piernas. Quisiera caminar más rápido para llegar más lejos y no cansarme, pero caigo en la cuenta que entonces mis ojos no mirarían hacia el alrededor sino hacia el suelo. Detengo mi paso y miro una vez más el cielo y esas hermosas flores. << Hay una calma dentro de nosotros>> me digo a mi misma.
Sostengo el aparato reproductor mp3 y paso la pista. Algo lento, hará mis pasos más firmes y el sabor de este camino, lo disfrutaré un poco mejor.

Los niños salen a los espacios abiertos en los que les permite jugar a la pelota. Más de algún padre se ha llevado a la chiquillada por la calma de estar apartado en esta parte de Almería con las bicis que supongo en reyes les regalaron. Adoro los momentos familiares como esos. ¿Cuándo dejaron de gustarme? ¿Cuándo pasaron a ser una obligación y por cortesía?

 Alejo la mente de todo aquello y cogí algo de velocidad para intentar cansar mi ansiedad de aquel momento y consiguiéndolo, aminoro el ritmo sintiendo mis piernas palpitantes pidiendo algo más relajado.

Encuentro unas escaleras y las uso como mirador en el que ocultar mis pensamientos, ya que se encuentran unas vistas increíbles de montañas y casas adosadas. El pensamiento calla y los ojos observan, solo sopla el viento y entonces la calma vuelve a mí y me siento pletórica. El pulso baja, los músculos cogen temperatura y el corazón se siente vivo.

¿Hace falta más para poder huir del ajetreo de la ciudad?

viernes, 14 de abril de 2017

Torpe de mí.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!




Mi mente intentaba recordar, pero aquel día no estaba conmigo, aquel dolor insoportable me dominaba haciendo correr aquellos indeseables sudores escalofriantes que no conseguía que cesaran. 
Ya en mi habitación, harta de darle tantas vueltas a la cabeza, recogí el habitáculo, ordené los lápices de la mesa, ahora bien colocados en el lapicero, las hojas que asomaban por debajo de la mesa, las recogí pero se me desparramaron contra el suelo y las coloque bien a un lado de la mesa. El ordenador portátil en el centro y los libros y los apuntes, a cada lado de la mesa. 

Me dispuse a bajar las escaleras de la casa con la intención de hacer algo pero otra vez quedé inmóvil ante la puerta de la cocina sin saber escapar de aquel estado de desorientación. 

¿Qué hago aquí? ¿Qué era lo que iba hacer? 

Subí las escaleras por inercia directa a la salita. El pánico se apoderó de mí, sentía como aquel sudor recorría todo mi cuerpo surcando en mi interior un dolor intenso en el estómago. Decidí darme una buena ducha refrescante con la intención de quitarme aquella camiseta húmeda por el empapado del sudor. Cuando Salí de la ducha estaba como nueva sin sudores y además olía bien. 

Sonó el teléfono. Intenté accionar el botón de recibir llamada pero creo que no le di bien por que  sonó una voz a lo lejos mientras yo repetía una y otra vez: “¡¿diga?! “ ¡¿Dígame?!” pero aquella voz no podía oírme, así que colgué con la esperanza que volviera a llamar.

Como si no fuera suficiente, seguí limpiando empapándome de nuevo. Algo torpe, eso sí, y con la camiseta vieja que llevaba por el vaivén del sube y baja. Cuando por fin me di por satisfecha, me tire en el sofá en plancha hasta recordar que tenía que hacer la cena. 

Baje, saque unas cuantas patatas, las corté para hacer patatas fritas, cogí un huevo y lo freí. Y cuando cogí cuatro huevos, aceite y sal para hacer la mayonesa y no me salió… entonces lo comprendí y un mal estar de ovarios se apoderó de mi cuerpo. 

¿Sabéis qué era?

jueves, 13 de abril de 2017

Donde debiéramos.



¡HOLA, mis seguidores, mis lectores habituales y nuevos lectores!


Fuimos los rescoldos de una noche en la que no hubo amor 
Te deseo, 
Tú a mí no 
¿Que tendrá que ver el amor?
Si un día nos deshicimos de la vergüenza 
Yaciendo en tu cama 

Los rumores son ciertos 
Nunca fui nada
Se rompe mi corazón a pedazos 
Aquel amor que un día sentí
Hoy 
Es gravilla en mi terraza 
Nuestros cuerpos se amaron 
Con la fogosidad 
De una estrella fugaz
El corazón no es ciego 
Las ganas si 

Un día te quise en los escondrijos de mi corazón 
Hoy tan solo somos el recuerdo 
De unas sábanas que húmedas 
Fueron substituidas 
Por unas mejores

Los recuerdos de aquel acto 
Tan solo son eso hoy 
Recuerdos 
Mas mi corazón te recuerda 
Mis manos te extrañan 
Mi cuerpo te anhela 
Mis sentires te echan en falta 
Pecadores como lo fuimos 
Un día me entregue a ti 
Sin recibir 
Muestra alguna de ti
Dejándonos poseer por la lujuria 
Negando al corazón 
Incitados por el palpitar de nuestros cuerpos 
Nada hay 
Nada habrá 
Somos tú 
Y yo 
Cada uno 
Donde debiera estar. 

miércoles, 12 de abril de 2017

Reflexiones de una mente inquieta.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!





La mente que tantas cosas calla, tantas cosas guarda, y tantos secretos albergan en su interior… 
¿Qué pasaría si un día no pudiéramos recordar o imaginar? 

No es extraño que te hayas dado cuenta de que todo lo que haces pasa por tu mente porque es así. En este momento, mis palabras borbotean en mi mente y salen disparadas por la yema de mis dedos presionando las teclas haciendo palabras y formando frases. Lo más probable es que pienses que es algo tan normal como respirar pero todo pasa por la mente. Hasta rascarse un ojo. 

Tiendo a recordar todo lo malo o a tenerlo presente a menudo pero digo yo que si no tuviera esos recuerdos, ¿de qué me acordaría? Pues muchos diríais que los recuerdos buenos y que fácil sería todo recodar siempre los momentos fructíferos porque al fin y al cabo, ¿a quién le gusta estar recordando siempre los momentos agridulces? A mí no.

Lo curioso es que no recordamos siempre cosas diferentes, siempre momentos de una época que son las mismas. Da la sensación de que recordamos muchas cosas pero no es así. No tengo un informe  que lo respalde pero os propongo el reto de que hagáis la prueba de recordar algo que le hayáis dicho a alguien e intentéis hacer memoria de si fueron recuerdos diferentes o fueron de un momento en vuestra vida en concreto en el que pasaron distintas cosas. ¿Entonces? Sí, siempre recordamos lo mismo. 

Aunque yo creo, desde mi punto de vista, que o puede ser porque fue algo tormentoso o fue un momento de nuestra vida al que nos gustaría volver, pienso que sea bueno a o sea malo. Son imágenes en nuestra mente que crean y relatan nuestra vida para formar nuestro presente. Que duro sería entonces no poder recordar ni tan si quiera lo que nos hizo sentir esa persona a la que tanto amor le teníamos o simplemente un suceso en el que nos reímos muchísimo. 

También casos en los que la mente, borra de nuestra mente algún momento inoportuno. ¿A alguien le ha ocurrido? La mente es tan sabía que para que no suframos lo olvida porque fue un suceso tormentoso. En cierto modo, es de ayuda y sabio. 

Echando mano de mis films de memoria, archivados en mi cerebro. No todo es o blanco o negro. Reconozco que aunque los malos pensamientos o recuerdos están presentes, ayudaron a que de algún modo me encontrara en este punto. Sea bueno, sea malo están guardados para la eternidad y si relatáramos nuestra vida, tanto buena como mala, podríamos sacar una de las mejores películas o quien sabe, un libro.

Todos somos conscientes de que el cerebro es un musculo y que hay que ejercitarlo. Pues añadámosle nuevos recuerdos para aplacar los malos y cuidémoslo, para tener un buen estado mental. 

lunes, 10 de abril de 2017

Ella.

¡HOLA, mis seguidores , lectores habituales y nuevos lectores!


Olvidaría cada momento agridulce por verte sonreír.
Las calles se vuelven sombrías con las desdichas
Incalculables sentimientos contengo
Con  el mermar de la vida
La vida nos azota sin previo aviso
Haciendo cuentas de que esto no finalizará
Si me dejas
Puedo ser quien bese tus miedos
Quien aplaque tus ahogos
Aquella que te acaricie cuando el sol se ponga
Puedo ser tu bufón cuando la tristeza se apodere de ti
Puedo retener tus lágrimas
Convertirlas en mares de besos
Si de algo estoy segura es que seré ese trampolín hacia el bienestar

Si un día juré quererte
Hoy juraré protegerte


Si un día estuviste para mi
Yo estaré hoy para ti y
Aunque La vida me lleve en ello
Lucharemos juntos para vencer los muros
Que llegan con vendavales que anuncian la caída de nuestro resistir
Si un día fuimos felices
Hare que tus días te sepan a la miel que sentiste una vez y
Con todo ello
Acabar con las desgana,
La furia,
Las decepciones
Y la mala vibra que
Un día reinó en nuestros corazones por culpa de ella..

La crisis.


viernes, 7 de abril de 2017

Ya somos un poquito más grandes.


¡Queridísimos lectores habituales de este modesto blog, nuevos y todos los seguidores!



Ayer, llegamos a la cifra redonda de ... ¡¡ 20.000 visitantes !! No solo eso sino que además hacéis feliz a este humilde blog que poco a poco va tomando forma. 

A lo largo de este año. He hablado de muchos temas que han salido por las noticias, luego cambié el enfoque del blog y comencé a hacerlo más personal realizando textos de temas cotidianos que me sucedían y ya por último encontré lo que realmente me hacía vibrar. Las historias ficticias, los relatos y las poesías que he ido publicando. No descarto nuevos enfoques, por que me gusta darle nuevos giros al sitio. 



No me gustaría dejar esta entrada sin haceros saber lo mucho que disfruto escribiendo. Para mi no solo es inventar y exprimir la imaginación de mi mente también es liberador. Me cambia el humor y además me siento orgullosa de poder llegar a corazones lejanos. Son palabras pero también se pueden convertir en aliento, alegría, empatía, etc es un torbellino de emociones este blog. Yo lo siento así y me gusta por ello porque no se centra solo un tema. Si que es verdad que está un poco "chapurreado" un poco de allí y otro poco de allá. Quiero creer que aun con todo, es merecedor de que uno entre en busca de sentir emociones nuevas, servir de guía y de pasar buenos ratos.

Os contaré un pequeño secreto: Mi tope eran 20.000 visitas pero en vista de que hay comentarios buenos hay que apuntar alto. También hubieron comentarios raros pero bueno, ¿qué sería de ser Blogger sin su correspondiente vaivén de comentarios?

No pretendo ser conocida en todo el mundo, pero sí  poder hacer sentir a alguien identificado. o que simplemente me diga algún otro , " oye pues me gustaría una segunda parte de tu historia" eso hace felíz a cualquier escritor.

En mis invenciones de las historias que han tenido más de una entrada, no todo han sido rosas, también, en algunos momentos, no sentía que fuera bueno. y las tan tediosas correcciones( pero tan necesarias) formaban un oleadas de emociones pero todo es recompensado cuando después de hartarte de corregir, sientes que este es  tu trabajo, le has puesto empeño, mimo, y por encima de  todo, te sientes  orgulloso de lo que has escrito.

No soy de echarme flores, pero la confianza es clave. Te tiene que gustar tu creación y para mi eso, es lo más importante.

Sin ir más lejos, en Blogger House quedé entre los 10 primeros premiados y aunque quedé última, aquello me causó un chute de adrenalina. Por estar entre los más puntuados, por que le tenia cariño a la entrada que había sido premiada, porque cuando sabes y estás orgulloso de lo que haces, es lo que prevalece. ( haced la prueba)

Siempre me gusta decir que si acabáis de comenzar como Bloggers has de saber que todos tenemos esa magia , todos somos buenos a nuestra manera. Ese algo lo tienes que encontrar y hacerlo tuyo. El mundo está ahí para que muestres tu talento. He leído blogs muy buenos y no me canso de repetir que deberían de tener más repercusión pero todos comenzamos y la paciencia es clave también.

Así que sin más dilación, ( me enrollo mucho jeje ) Muchas gracias a todos los ya habituales al Rincón de Keren y a los nuevos, no seáis tímidos, tenéis las puertas abiertas. Este es un lugar dónde quedarse pero obvio es , que no obligo a nadie jajajaj

¡¡¡20.000 GRACIAS A TODOS VOSOTROS!!

GRACIAS POR VUESTRA  LECTURA , ES BIEN RECIBIDA. 

EL RINCÓN DE KEREN 

jueves, 6 de abril de 2017

Poesía: 'Tempranito'


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!




Tengo la sospecha de que tu amor es celero
Tus labios ahora rosados y finos
Enmudecen ante mi presencia
¿Cuán tiempo pasó?
Miro con recelo los brazos que sostienen su libro
Quien pudiera ser abrazado
Sostenido por esas manos que un día me acariciaron
Quizás el amor de verano
Fue tan solo eso
Un amor pasajero
Me niego a olvidar aquel torbellino de emociones
El pulso se acelera
Mi mente vuela
Es como un hilo
No deja de pensar
¡Debería actuar!

Sus fuertes manos un día me susurraron secretos de media noche
Hoy el desierto ha quedado anidado en su interior
Me niego a pensar que en su interior le anega el desamor
La disconformidad
El sufrimiento...

Si no me ama que las palabras hagan sus entrelazadas palabras
Que brote la verdad y
el sosiego a esta agonía de no sentirle cerca

Mañana tempranito
La leonera vacía
El jaleo en la puerta suscita mis sospechas de que algo no va bien
Se abre el portón
Bajistas, violinistas y múltiples rosas se amontonan en la entrada
Mientras él sostiene un ramo de ellas
La sospecha se torna en clarividencia
Apartando el desasosiego
Penetrando en mi alma
Los recuerdos de la melodía y
El sonido de su voz al recordar en aquella primavera temprana
Entonces novábamos y
 El repentino y esperado
<<Te quiero>>



miércoles, 5 de abril de 2017

Miércoles siendo Abril.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Hoy mi día no ha sido como otro, las calles con el cielo azul, como aperitivo me incitaban suavemente que a que saliera y estirara las piernas haciéndome participe de sentir los rayos de sol que hoy nos está inundando en la ciudad de Almería.





El sol está en todo su apogeo y me demuestra que vale la pena salir, y sentir su calor. Para mi sorpresa una explosión primaveral se ha apoderado del lugar dando vida a las margaritas y diferentes flores que se hallaban en el barrio de Piedra Redonda.










Las vistas al barrio Araceli aumentan mis ganas de seguir inmortalizando cada esencia de esta hermosa ciudad pero en un momento en el que no todo son fotografías, me senté y miré al cielo, las casas, la naturaleza a mi alrededor … dejé el móvil y deje volar mi mente por un momento.




En este lado de la ciudad encuentro que todo tiene magia , que aunque estemos en la capital, el verde sigue estando presente en sus calles y con ella, la buena gente que te saluda al pasar. 





Gracias por vuestra visita. Espero que haya sido de vuestro agrado.
El rincón de Keren.

martes, 4 de abril de 2017

Ánimos , a modo de reflexiones.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Me he visto en la necesidad de escribir este pequeña reflexión porque creo que no está de menos. Últimamente estamos todos con las tuercas demasiado apretadas para todo, Tanto para conseguir algo, como en la búsqueda de encontrarse a uno mismo. He querido intentar alentar a aquellos que inician su camino, los que ya están el , y los que están indecisos. ¡Allá voy!


La vida te convierte en el acróbata que llevas dentro. Saltando obstáculos que ni creías que ibas a encontrarte, expertos en batallas que se complican en tu interior, implacable sonrisa que a pesar de todo consigues dejar escapar tras los encuentros con tus miedos más profundos y que a veces, tenemos el valor de enfrentar. Somos cabellos de asfalto y capa por bandera para despertar a nuestros sentidos y hacerlos florecer bajada tras bajada. En esta vida en la que algunos se matan a querer ser felices en vez de sentirse feliz la depresión, por las circunstancias de la vida, está ahí, más cercana de lo que parece.

Hay quien intenta una tras otra vez, hay quien intenta pero pronto se viene abajo, el que se da pequeñas treguas para luchar con la mayor fuerza cada vez que se enfrente al mundo. Llevamos una vida en la que nada permanece en un mismo lugar pero nosotros tampoco estamos siempre con el mismo ánimo, ni con las mismas ganas, ni con los mismos objetivos, a veces se nos presentan los peores muros, y la batalla se hace sobrecogedora pero es que, ni tan siquiera llevamos la misma ropa todos los días. Hay quien ha aprendido la habilidad de navegar pese a las adversidades y otros que su camino, empieza hoy.

El camino será duro, el camino escocerá, sentirás que no podrás, a veces desearas dejarlo otras sentirás que no es ni el mejor de tus trabajos y te autocriticarás. Hay que dejar margen a que sean las cosas. Todos sabemos que el mayor crítico, es uno mismo y aunque no está demás una crítica constructiva, hay que ser también un poco compasivo con lo que se hace y permitirte equivocarte. No siempre estarás en lo más alto a veces, estarás entre ellos, los más grandes, pero no serás el ganador. El proceso hasta llegar ahí no es debe ser una traba, contemplar lo que uno experimenta en el sendero hacia el encontrarse a uno mismo, cumplir sus objetivos no debe ser tormentoso. Permítete: disfrutar, llorar, caer pero levántate y sigue luchando después.

Aunque no siempre tendrás la fuerza de mil mujeres u hombres no estés demasiado tiempo en un mismo lugar, ni con los mismos sentimientos. Somos seres adaptables, es cuestión de proponérnoslo.
Todo mi apoyo a todas esas personas que luchan todos los días contra algo, por pequeña que sea y decir que lo importante no es la batalla que libras sino el haberte decidido a enfrentarlos. Todos tenemos problemas, situaciones, labores, que por más pequeña que sean,  para cada uno supone un esfuerzo y un sufrimiento. Nadie es menos que otro y tu lucha no es ni mas facil ni mas dificil. todos sufrimos de formas distintas pero el dolor es el mismo.


Gracias por tu lectura, espero que te sea útil.
El rincón de Keren

lunes, 3 de abril de 2017

No debo enamorarme


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

Desde el mismo instante que lo vi sentí que no íbamos a ser nada, que nunca estaríamos ni tan siquiera en la misma habitación, que no compartiríamos la misma cama, que los besos que yo añoraba, no iban a ser de él, sino de otro, pero ¿de quién?


Mi corazón se aceleró al verle con la camisa un tanto descubierta, pero ¡¿Cómo?! Él no iba a ser quien comprendiera mi soledad y no sentía que fuera a comprender la oscuridad que habitaba en mi interior. Ni él, ni nadie. ¿Por qué? ¿Acaso no merecía yo un amor que lo comprendiera?

Su amabilidad, calo fondo haciendo tambalear todos los argumentos que pudiera tener a cerca de él y su amor. ¿Debería considerarle? Mi corazón atormentado no quería saber del amor, no quería saber de lo bueno, sino qué de malo guardaba en su interior. Con las buenas maneras todos nos hacemos con las primeras impresiones pero ¿qué hay de sus temores, sus inquietudes, lo que busca en realidad en una mujer como yo?

Mi corazón se ilusionó por un momento al cogerme de la cintura y casi caer vencida ante su buena percha con aquellos vaqueros y esa dichosa camisa, ¿Qué me pasa? <<No debo enamorarme>> pensaba para mis adentros. El corazón danzaba ondulando mi alma y hacerme sentir, que casi va a saltar de alegría por su cortesía al caérseme una hamburguesa al suelo y yo sentirme culpable por que la tuviera que volver a pagar. Poco se habla del que los hombres tengan que pagar siempre en una cita. Estaba acostumbrada a pagarlo todo yo. <<Puede ser un buen partido>> pensé.

No logro contener mis piernas temblorosas al acercarme a la máquina de tabaco y ser consciente de que me está mirando, mientras habla con mi amiga. << Esto no me está pasando. Esto no me está pasando>> trato de decirme a mí misma para disipar el temblor ,pero éstas piernas mías, no me responden.

Su mejor versión, su sonrisa enternecedora que poco a poco, me va ganando.

El momento de estar solos, llega con demasiada prisa. No nos podemos contener y entre su deseo y mi batalla interna, le freno y como si comprendiera qué me estaba pasando, pasa su mano por mi cintura nuevamente y nuestros cuerpos yacen en la cama por primera vez, pero la duda y la vergüenza arremeten contra mis sentimientos haciendo ademan de que si esto ha ocurrido la primera noche, muy probablemente, nunca más volvería a verle. Mis palabras salen a borbotones:

- Si no me quieres dímelo claro. Tú me gustas mucho y no quiero sufrir.

Me miró con amor en sus ojos y nos abrazamos sellando el día con un beso apasionado

sábado, 1 de abril de 2017

Reseña del libro : Tiéntame


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Contraportada:

Izzy Brilliant lleva una vida laboral de en sueño, tiene un marido fiel aunque algo neurótico y un estupendo apartamento en Manhattan pero cuando consigue cumplir su postergado deseo de ser madre, la despiden del trabajo y todo su mundo, matrimonio incluido, se viene abajo, ¿debería seguir el ejemplo de su mejor amiga mandarlo todo a la porra y ligarse a un cachas africano? ¿O resignarse a una vida de pañales en paro y sin vida sexual?”

Reseña: 

Izzy aunque es una mujer que se ha labrado su lugar en un buen puesto de trabajo como asesora financiera es algo caprichosa, y sus constantes idas y venidas traen de cabeza a cualquiera, incluso a su marido, Russell. Esto no la hará cambiar en absoluto su forma de ser a pesar de ser despedida tras el nacimiento de su hijo al que ama con locura. Pero es entonces cuando se ve en paro que comienza a plantearse ciertos temas sobre la maternidad y ser esposa.  Izzy no solo dice lo que piensa a su marido, sino que durante todo el tiempo hace saber de algún modo , como se siente con respecto a ser madre y como no , el hecho de ser esposa al mismo tiempo que le plantearan ciertas dudas como por ejemplo : ¿ por qué es tan torpe su marido?


Mi opinión y valoración: 

Este libro no me ha costado leérmelo, es más, me ha ayudado a ver ciertos aspectos de ser madre que antes, no valoraba. Con respecto al amor, también. A veces nos sumergimos en tantos quebraderos de cabeza que no sabemos por dónde salir, y es justo este libro que nos presenta Jennifer belle (para mi) la clave para darse cuenta de  este tipo de cosas. Quizás no hay que llegar a tantos extremos que sin desvelar demasiado la prota, Izzy, goza de una buena posición económica y eso , me descuadraba bastante ,pero poco a poco me fui sumergiendo en la historia y si al principio le cogí manía , cuando estaba a medio acabar, la adoré con todas mis fuerzas. La historia es narrada en primera persona, lo cual para mi está fenomenal ya que ayuda al lector a meterse de lleno en la historia así como pensar que te puede ocurrir a ti también. El libro, tiene tres partes. Es creíble y de fácil lectura o sea, que se lee rápido.
Desde mi punto de vista es un libro con el que no solo te lo pasas bien, sino que además te ríes y aprendes ciertas cosas sobre la maternidad así como debería mencionar también las relaciones sociales tópicas pero que ocurren.

Mi nota: 9/10
Número de páginas: 443 páginas
Catalogado: Best Seller
Editorial Alianza
Título: Tiéntame 
Autora: Jennifer Belle

viernes, 31 de marzo de 2017

Danza de amor


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Sentir el fervor de tu cuerpo
Anhelar tus carícias con cada beso
Inspirar en busca de esos sentimientos 
Exhalar encontrándolos,
Dejándome dominar por las ganas,
Ganas de recorrer tu cuerpo que 
Con mis marcas de deseo,
Sucumbes a la incitación,
de por medio de ese encandilado corazón que 
Te alerta de que esto es lo que has estado esperando.

Piel contra piel nos encendemos
Mordiscos en tu cuello 
Con olor a perfume embriagador.

Nuestra danza de amor. 


Sentiremos el vaivén de éste abrazandonos,
en señal de que es aquello a lo que nos hemos enganchado
sin uno quererlo 
Recorriendo por nuestras venas 
La bramura de no querer que acabe nunca
Ese acto de amor. 

jueves, 30 de marzo de 2017

Mi chica.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Desierto Marrakech
Imagen extraída de Google


El paso por aquellas dunas, que en ellas un seseo formaban dibujos inconfundibles, seguía caminando por aquel paraje con la esperanza de encontrar agua o algo que humedeciera mis agrietados labios, calmara mi garganta ahora enmudecida por el sol abrasador que me acechaba sin descanso en busca de sanar mi deseo por ese líquido brebaje que tanto anhelaba.

El sol seguía en lo alto, recordándome que no tenía tregua alguna, que no iba a escapar de aquel infierno abrasador que de algún modo intentaba castigarme desmesuradamente con la intención de hacer perder mis fuerzas hasta que cayera la noche y aunque este bajara, se alzaran los aires tormentosos que azotaban toda mi cara impidiéndome ver lo que ocurría allí.
Almudena ya me advirtió que este viaje no era una tontería, <<¡¿qué carajo hago aquí?!>> pensé con el viento despertando mis ansias por volver a casa. Ella era muy severa conmigo, pero cuando tenía que ser cariñosa y ponerse en modo juguetona siempre podía contar con ella para pasar un buen rato de cachondeo y oír su risa. << Como desearía oír su risa en vez de este insoportable vendaval >> pensé para mis adentros.

Vagando por aquel desierto, mientras contemplaba la idea de morir de sed caí de rodillas y me no volví a ser consciente.

Desperté en una tienda de campaña. Apenas podía moverme, ni si quiera se me pasó la idea de porque estaba allí, era feliz con no tener que soportar el calor o el viento, ni sentir ese horrible viento en todo mi cuerpo. Volví a caer en un sueño profundo y al despertar de nuevo, una mujer con velo me acercó un recipiente con algo líquido. Yo, aún estaba demasiado débil para moverme, demasiado débil para hablar y preguntarle quien era ella.

Bebí de aquel moderado líquido que iba volcando sobre mis labios con suavidad mientras yo asimilaba el hecho de que por fin tenía algo en el cuerpo , que no fuera tierra seca o húmeda. Me sentí satisfecho por aquello. Nos miramos, y ella hizo un gesto en señal de si quería más y me desmayé.
Cuando logre abrir de nuevo los ojos pensaba en Almudena de nuevo, en su piel, en su vestido azul primaveral por las calles de aquella ciudad que no conseguía adivinar por que se me venía a la mente. Me dejé guiar por el deseo, las ganas de besarla, acariciarla… en definitiva, admirarla de arriba abajo sin desperdiciar nada de lo que pudieran ver mis ojos al observarla detenidamente. Deseaba con todas mis fuerzas regresar con ella. En aquel momento volvió a entrar aquella mujer tapada con su velo. Tan solo podía ver sus ojos que eran verdes, como los de las libélulas que solían aparecer en el National Geographic o tal vez como los de los escarabajos. El caso es que eran tan intensos que me recordaban inevitablemente a ella, mi amada. Me parecía estar viendo dos joyas en vez de su mirada y entonces intenté decir algo pero  lo único que salió de mi boca fue un sonido extraño que por la expresión de sus ojos pude entender que no había dicho nada más a menos que ruido, significara algo.

Ella hizo un gesto en señal de que me tranquilizara pero intenté de nuevo decir algo desesperadamente pero solo emitía sonidos sin aparición alguna de una palabra, silaba o vocal. Me intenté incorporar y ella, amablemente me indico que me tumbara sin decir ni una palabra. Fue cuando empecé a pensar que quizás debería de haber dicho algo así como que quiero que llamen a mi novia, o la embajada, a las autoridades, o tal vez hacerle algún tipo de señal para que llamaran por teléfono a alguien, pero estaba en medio del Sahara, ¿a quién iban a llamar? Me tumbé resignado mirando hacia el otro lado de la tienda.

La mujer con velo, preparó algo en un cuenco y lo dejó reposar. Se fue y me dejó allí. Solo. Trate de averiguar si podía moverme y esta vez volví a incorporarme sin éxito porque mis piernas, no me respondían. Cuando la mujer entró se escandalizó. Corrió inquieta y sobresaltada  hacia a mí, con la intención de que me volviera a extender en la cama. Forcejeamos el uno con el otro mientras que vencido por mi debilidad, ella logró su cometido.

La noción de los días era nulo. No sabía qué día era, o qué hora, solo sabía que podía pasearme por la tienda y ver a aquella mujer tapada. Solo podía ver sus ojos. No me dejaba salir de la tienda y cuando la hablaba, bajaba la mirada, y podía comprender que le daba algo de vergüenza hablar conmigo pero aquel día estaba dispuesto a hacerme oír, a pedir que llamaran a mi embajada, quería ver a Almudena y abrazarla. Pensé en las discusiones antes de dejar la ciudad, en el disgusto que se llevaría al saber lo que me había pasado y en su boca un “ te lo dije “.

La mujer se acercó a mí, hizo ademan para que me sentara y la hice caso. Se dio la vuelta un momento, y lo que mis ojos vieron, fue la casualidad más bonita:

               - Soy yo, Almudena- dijo con la voz entrecortada

Se descubrió la cara y entonces la puede ver con claridad, su cabello, sus ojos verdes y esa media sonrisa de entre alegría y un leve sollozo en su rostro, pero ¿Cómo? ¿Todo este tiempo estuvo ella cuidándome? ¿Cómo había dado conmigo? :

               - La embajada se puso en contacto conmigo y nada más enterarme de donde te hallabas viajé en busca tuya y me dejaron cuidarte aquí hasta que te pusieras mejor ya que en todo este tiempo hubo tormentas muy fuertes y te encontrabas muy débil como para viajar de nuevo hacia Madrid. Siento no haberte dicho que era yo, pero temía que te pusieras peor si lo sabías- dijo algo atemorizada
Fue tal la sorpresa que lo único que pude hacer es abrazarla y llorar, llorar de felicidad mientras ella me preguntaba

               - ¿No estas enfadado?

               - Lo que estoy es alegre de verte y de saber que podemos volver los dos sanos y salvos a nuestra tierra.

Nos besamos. Aquel beso me transporto a tierras andaluzas. Allí es donde conocí a mi chica.
Una vez habiendo pisado suelo madrileño, le dije:

               - ¿Y si viajamos a Andalucía?

               - ¿Pero bueno, no has tenido suficiente aventura por estos meses?

               - Ja ja ja ja creo que nos vendría muy bien reencontrarnos otra vez.


Ella me miro con aquellos ojos llenos de ilusión y lo comprendió todo. Me sujetó la mano y volvimos en taxi hacia nuestro piso. Comprendí que ella me seguiría hasta el fin del mundo, hasta los confines de la tierra si hiciera falta porque ella, ella es no es cualquiera, ella, es mi chica.


FIN


lunes, 27 de marzo de 2017

Nadia y Betty

-   ¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!







     
           - Buenas tardes querría un té

-          -¡aquí tiene su té!

-        -  ¡Hmmm qué rico que está… ¡

-          -¿Me encanta el sombrero que lleva usted puesto es de diseño?

-        -  Me lo regaló mi marido

-         - ¡Es súper precioso!

-          -Gracias, este té está buenísimo

-          -Gracias

-         - ¿Le gustaría jugar un rato encima del caballito?

-         -¡ Sería genial!

-        -  Hihihihihi! ¡Corre caballito! ¡Corre!

-          -¡Nadia! ¡Es la hora de comer!

-          -Lo siento Betty mi mamá me llama para ir a comer, ¿nos veremos pronto?

-         - ¡por supuesto que sí!

Nadia sale escopeteada a saltitos de su cuarto en dirección al comedor allá donde está su madre:

-          -¿Con quién hablabas Nadia?

-         - Con mi amiga Betty la de la tetería

-          -Así que Betty tiene una tetería …

-          -Sí mamá, y tiene un caballito que cabalga. Se llama Fénix

-          -Ja ja ja ja y ¿te lo has pasado bien?

-         - Si mamá , siempre me lo paso bien con Betty




Aunque éste gesto de Nadia es de lo más normal a sus cinco años hay niños que sufren precisamente lo contrario, la negación a tener un amigo imaginario por parte de los padres. Los niños, niños son, y es precisamente por eso que desde mi punto de vista hay que dejarles ser lo que son, niños.




martes, 21 de marzo de 2017

Cumplo un año de vida.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Con motivo de recordar lo que ha sucedido con mi blog, os informo que ya ha pasado un año desde que emprendí mi camino como Blogger y no puedo estar más orgullosa. Siempre digo, que hay que estar en constante aprendizaje, de hecho lo estoy siempre.


Por el camino he perdido amigos, a uno muy querido, y he ganado a otros. Tengo el apoyo de muchas personas. Y aunque es algo que nunca hubiera imaginado, el año pasado, gané algunos premios.

Disfruto escribiendo. Lo haré mejor o peor pero acepto consejos para mejorar aunque ello lleve a que tenga que hacer un arreglo exhaustivo de los relatos, historias o poesías.
Admiro mucho los blogs que hablan de libros a los que poder echarles mano, soy fan de los relatos cortos, así como de la fotografía y como no, poco a poco voy creando mis pequeños bebés, las historias inventadas o ficticias, que me han llevado a sentir maravillosos sentimientos.
Para los que seguís mis colecciones, como la de Almería en Google + sabréis que me gusta hacer fotografías de vez en cuando aunque por problemas personales ahora está un poco olvidado, pero prometo hacer de esa sección un hábito.

Para los que no hayáis podido seguir las historias que he ido escribiendo os dejo los links de todas las historias que ido escribiendo a lo largo de este año:

Historias ficticias

Por cinco euros: capitulo 1 , capitulo final

¡Yo te quise! : capítulo 1, capítulo final

Amor Extra XL: capítulo 1, capítulo final

No hay mal que por bien no venga: capítulo 1, capitulo 2, capítulo final

No todo es glamour y caviar: capítulo 1, capítulo 2, capítulo 3, capitulo final


Andaba pensando en publicar reseñas de los libros que voy leyendo de vez en cuando que, he de reconocer que en este tiempo me he aficionado a los libros de bolsillo. Así que si alguien me recomienda alguno, estaré encantada de recibir sus sugerencias.

También estaba en hacer más cambios en el blog pero eso ya lo iremos viendo más adelante.
Quería dedicar a los que me seguís, un aclamada ovación por soportarme y estar ahí leyendo todas y cada una de las  publicaciones que ido haciendo. Me cuesta leeros a todos, pero voy procurando echar mano de los que más me escribís y  de los que me gustan.

Sin más, me despido, felíz por haber cumplido un añito de vida en este blog que tantos cambios ha sufrido a lo largo de este.

Gracias a todos en general, por tan grande apoyo.

El rincón de Keren.

lunes, 20 de marzo de 2017

Carta a otro yo.


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Estas manos sostenían grandes cubos de agua, éstas piernas recorrían largas colinas , calles abruptas, soportaban largos viajes mientras que esta piel mía era tersa, suave como cuando acariciamos a un bebé. Esa piel era firme, sin el paso de los años, le quedaban muchas cosas por vivir. Por ejemplo: mis ojos vieron como el desamor fue calando en mí durante muchos años en los que nadie hubiera dado un duro por mí, pero que llegados a la madurez, también conoció el amor en todas sus facetas. Conocí la amistad, la amistad con hipocresía o por conveniencia, las largas esperas hasta ver a mis amigas lejos de mí. Éstas manos escribían a mano lo que ahora a duras penas puedo hacer con un ordenador. No me malinterpretéis, prefiero el roce de las manos haciendo un borrón a las letras, el olor del bolígrafo, el movimiento de éste que siempre comienza con una letra esmerada y delicada pero que acaba con la inquietud del “rallote” malamente nombrado. La tinta que escribían mis manos son el trascurso mi vida que, con los años lo han vivido mis ojos, ahora con patas de gallo, pero no por soportar años, sino por sentir la alegría, de mis seres queridos y amigos que un día estuvieron sentados aquí, a mi lado. Estos ojos , han reído , llorado , se han sorprendido al ver el desamor y finalmente el amor correspondido como es el amor de un hijo en brazos de una amiga, qué tesoro más grande esconde la vida… nacemos con la creencia de que estaremos aquí para siempre, que duraremos eternamente, sin sentir apenas el buen recuerdo, corriendo , anhelando … yo también anhelo, pero no el momento en que fui joven, sino el momento en el que podía vivir múltiples de sucesos a la vez sin que este corazoncito mío, diera de las suyas, sin que se me llenaran esos luceros de lágrimas por no atravesar el mundo, o algo tan simple como ir a la plaza a conversar con las vecinas. Se nos escapa la vida. Y la vida puede ser tan corta… 

Éste cuerpo fue deseado por muchos hombres, pero siempre fue conservado y a veces maldecido. Anhelo mi cuerpo pero no para lucir vestidos caros, sino para poder caminar , hacer largos recorridos y cantar a la libertad , correr , saltar , estirarme en el suelo, sentir la hierba de los campos que ahora al pasear a mi perrita huelo por las mañanas a paso lento. Siempre estuve rodeada de gente, pero jamás tuve una amiga íntima. Prefería perderme entre la multitud de las calles, de los bares, fumar a escondidas y beber whisky con al cumplir la mayoría de edad también sin la presencia de nadie conocido. Las largas conversaciones sobre viajar, me llevaron a Madrid, Valencia, Aragón, Francia, Luxemburgo o Inglaterra. Quizás no tuviera amigos, quizás no tenía una confidente, pero en cada lugar encontraba personas de paso, con algo mágico. Mi mente siempre estaba pensando en el próximo lugar. Hasta sentar la cabeza y conocer al que es ahora mi marido. Con él también compartí mis andanzas por el mundo. Aunque él era más casero, el compartir aquellos viajes, nos acercaban el uno al otro. No había tanto tiempo para pelear. Aunque por alguna extraña razón, el ser humano se las ingenia para encontrar algún motivo para ello. No obstante, aquellas regañinas y enfados, no duraban tanto como para traérnoslos con nosotros, pero sí que hace falta un buen compañero de viaje que te haga la vida placentera, fácil, y menos complicada. Él me aportaba todo aquello, y hasta que tuvimos a nuestro primer hijo, con los años los viajes fueron escaseando. Los viajes fueron cambiados por regalitos de un todo poderoso que nos alegraba aún mucho más las vida. Es cierto que añoraba mis escapadas con mi marido, pero con los años la familia al completo, comenzó sus andanzas. 

No pretendo convertirte en viajero. Pretendo que busques aquello que te mueve el alma, aquello que te transporta a otro lugar, a otro sentir. Donde tú, y solamente tú y los que comprenden tu mundo pueden hacer de esa vida única. 

Si tienes todo eso… ¿de que te sirve un cuerpo esbelto, los restaurantes más caros, las cosas más caras , la casa más cara, o todo lo caro que puedas imaginar? Con todo tu mundo al completo, serás realmente felíz. 

Hoy, y no mañana, ayer será un recuerdo, mañana puede que sea demasiado muy tarde. 

miércoles, 15 de marzo de 2017

Hisoria Inventada: No todo es glamour y caviar. (Capítulo final)

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!






Aquella voz me resultaba tan familiar… ¡era la del buzón de voz! En cuanto me di cuenta de que era la misma persona a la que le oí decir aquellas palabras, mi curiosidad fue en aumento así como también intentaba adivinar de que hablaban aquellos dos desde el recibidor en voz baja.
Rachel dijo algo y le dejó entrar y cuando vi quien era… quedé estupefacta. Llevaba unos pantalones vaqueros ajustados negros, camiseta negra y una chupa de cuero. El cabello era corto, lleno de remolinos. Aquel tío no tenía muy buen aspecto, tenía la piel muy pálida y cuando entró, entró con aires de grandeza, como si ya hubiera estado en casa de ella alguna que otra vez, tanto era así que sacó la leche del frigorífico se sirvió el café y la leche campando a sus anchas. A continuación se quitó la chaqueta y como si no se hubiera dado cuenta de que estaba allí cogió su café y se sentó a mi lado como si no existiera.

Fué entonces cuando Rachel algo enfadada le dijo que hiciera el favor de coger sus cosas y marcharse lo antes posible. Aunque sus palabras denotaban amabilidad, su gesto me indicaba que este hombre, no era precisamente un buen amigo. Como vi que era una situación bastante incómoda para ella, decidí irme por mi propio pie para no caldear el ambiente y no ser testigo de una pelea con lo que fuera que tuvieran aquellos dos, pero ese tipo me daba mala espina, así que como no me fiaba demasiado de lo que pudiera pasar le pregunté:

                - ¿puedes con esto?- dije arqueando las cejas

                - Claro que sí , él ya se iba , ¿verdad Luke?- dijo invitándole a que se fuera
<< ¿Así que ese era el tal Luke del que me había hablado Richard?>> pensé para mis adentros.

 Entonces cogió algo de las mesitas de noche, dió un rodeo por todo el piso y dijo:

                - Volveré otro día en el que no estés… tan ocupada.- dijo mientras cerraba la puerta dejando a una Rachel temblorosa al oír aquellas palabras:
                - ¿¡Quién coño era ese tío?!- dije preocupada

                - Esto … -dijo mientras se dirigía al sofá

              - ¿Acaso te has metido en un lío?- la interrumpí

                - Es un amigo al que conozco de hace muchos años, solíamos quedar y otras cosas más… ya me entiendes. La última vez que lo vi coincidimos en la disco contigo y Carol. Lo pasamos muy bien. Es buena persona. –trato de convencerme

               - ¿Pretendes que me crea que ese tío es buena persona? O es que ¿A caso no te has dado cuenta de cómo tiemblas?- dije haciendo muestra de lo evidente

               - Laura, es un viejo amigo, nada más. – dijo intentando zanjar el tema

Trate de coger aire, la mire, y viendo aquel cuerpo suyo tan delgado y tembloroso ante mí, la abrace y le dije:

               - ¿Sabes que puedes contar conmigo para lo que quieras verdad?

               - Sí Laura, tu eres una buena tía. Tranquila, si tengo algún problema, serás la primera en saberlo.
               - ¿Seguro?

               - Seguro.

Aquellas palabras me sonaron a excusa, pero no podía hacer nada si no me explicaba que era lo que ocurría o en lo que se había metido. Yo no era nadie en su vida, tan solo una chica a la que conocía de apenas unas semanas ¿Qué podía hacer yo?

Sonó el teléfono y lo cogí, era del trabajo habían prescindido de mis servicio y cubierto mi puesto por otra persona. Me quede de piedra. Pero si no había faltado ni un solo día al trabajo, había estado única y exclusivamente para ellos. Me entregue hasta los fines de semana en los que Tom se encargaba de las fiestas de empresa, incluido los veranos y todo ¿para qué? En ese momento tuve que sentarme de nuevo y volver a coger aire, echarlo, volver a coger aire y … pensé rápidamente en la propuesta que me hizo aquella misteriosa compañía. Allí mismo, mire desesperadamente el correo en busca de una salvación. Entonces lo vi: “España”. ¡la empresa era española! No solo eso, me proponían una suma cuantiosa por mis escritos y ¿Cómo podía rechazarlo? En aquel momento pensé en Richard y Rachel.  Richard se había portado muy bien conmigo habíamos congeniado y Rachel me había abierto sus puertas a su casa, a su más sincera amistad o por lo menos eso creía yo. Se me vino el mundo abajo así que me quede ahí mirando la propuesta de aquella compañía que al parecer, era una editorial, mientras sin que yo pudiera apreciar bien lo que me decían, de pronto llegó a mis oídos:
               - ¡Laura! ¡Laura! – dijo Rachel preocupada

               - ¡Si, si! Dime – dije de un salto

               - Me habías asustado, parece como si hubieras visto un fantasma, ¿ocurre algo?

               - Nada, nada… me han ofrecido trabajo – dije con la vista perdida

               - No parece una buena noticia – dedujo

               - ¿Y Porque no?

               - No pareces entusiasmada. Cuando a alguien le dan una buena noticia se le nota en la cara. –volvió a acertar .

               - Lo cierto es que, es lo que estaba esperando.

               - ¿A sí? Y de que trabajarías? En qué zona de Nueva York es?

               - Bueno aún no se si voy a aceptar el trabajo – dije intentando quitarle hierro al asunto y cambie de tema – ¿Sabes algo de Richard?- dije mientras ella me miraba incrédula
- Dijo que se pasaría a verte. Espero que no te moleste que le haya dicho que estabas conmigo. Mostró bastante interés en ti y le dije que se pasara para animarte pero… ¿qué hay entre vosotros dos , tortolitos?- dijo a modo de broma

            - Nada, solo somos amigos que quedan y lo pasan bien juntos- dije sin saber muy bien que suponían aquellas palabras.

           - Entonces … ¿os habéis acostado?- dijo ni corta ni perezosa

           - ¡¿Qué dices?! No, no, solo somos dos buenos amigos. Punto.

Entonces Rachel sonrió y encendió el televisor.
Pasaron dos horas, tres y hasta cuatro pero Richard no apareció. Por lo que me fui a mi piso asegurándole a Rachel que ya estaba mejor y estaba vez, bajé las escaleras y fui en busca de mi coche.

Conduje hasta mi casa y una vez dentro, traté de imaginar lo que supondría irme a España otra vez. Me quede dormida pensando en ello.

Habían pasado dos meses. La única noticia que tuve de Richard fue la de que vendría a verme al piso de Rachel y no apareció pero en todo ese tiempo, me había mentalizado en que si volvía a España seria sin él. Sin embargo, algo dentro de mí, me decía que me iba a arrepentir toda la vida, que no iba a encontrar a nadie como él con quien congeniara, con quien confiara tanto. No sabía que ocurría, cada vez que  el destino nos juntaba como en casa de Rachel, él no aparecía. Así que decidí no pensar en ello. Ni en él, ni en lo que me hacía sentir. Ese fue mi tope, por lo que me mantuve entretenida a lo largo de aquellas largas semanas hasta que una noche, llamaron al timbre de casa. Era él, Richard.
Abrí la puerta y le invité a entrar. Estuvimos hablando pero sin llegar a nada. Todo parecía muy formal, seco, vacío. Fue cuando comprendí que las personas vienen y van, que los sucesos siempre están ahí, pero que en cada ciudad hay una Carol, una Rachel, un Tom o una Rachel Smith.

Me fui de Nueva York por un buen porvenir, pero a los pocos meses de estar allí decidí que me gustaba el otro lado del mundo, allí donde hay que cruzar el charco y en un mes atando eventos con la editorial con la que había confirmado y comenzado mis andanzas, volví a Nueva York. Se me ocurrió pasar por el restaurante donde comenzó todo, donde conocí a Rachel, donde hice buenas migas con Richard, donde me reí y hasta me enfadé. Un cumulo de sensaciones vinieron a mí mientras bajaba las escaleras. Y como si todo el mundo se hubiera concentrado para que aquel día fuera obra del destino me encontré con Richard:

               - Hombre, ¿Cómo tu por aquí?- dijo sorprendido y a la vez con interés

               - Mi editorial me ha enviado aquí para firmar libros y para comenzar mi nueva novela. ¿Cómo estás?- dije con mucho ánimo

               - Te he echado de menos Laura… yo… estoy loco por ti…- dijo tartamudeando- No dejado de pensar en ti , en nosotros...

Como si el mundo me hubiera dado una segunda oportunidad, como si las hadas hubieran habituado aquel hermoso lugar donde tantas vivencias habíamos experimentado, hubo un cruce de miradas y ese fue el principio de mi nueva vida. No era ni la más famosa de las novelistas, pero estaba haciendo lo que había soñado toda mi vida y como todos, en busca del amor, en busca de compartir nuevas hazañas, ser comprendida y compartir ese amor que llevamos dentro y que tanto deseamos repartir, encontré a mi amor.

FIN.