Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

Danza de amor

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Sentir el fervor de tu cuerpo Anhelar tus carícias con cada beso Inspirar en busca de esos sentimientos  Exhalar encontrándolos, Dejándome dominar por las ganas, Ganas de recorrer tu cuerpo que  Con mis marcas de deseo, Sucumbes a la incitación, de por medio de ese encandilado corazón que  Te alerta de que esto es lo que has estado esperando. Piel contra piel nos encendemos Mordiscos en tu cuello  Con olor a perfume embriagador. Nuestra danza de amor.  Sentiremos el vaivén de éste abrazandonos, en señal de que es aquello a lo que nos hemos enganchado sin uno quererlo  Recorriendo por nuestras venas  La bramura de no querer que acabe nunca Ese acto de amor. 

Danza de amor

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Sentir el fervor de tu cuerpo Anhelar tus carícias con cada beso Inspirar en busca de esos sentimientos  Exhalar encontrándolos, Dejándome dominar por las ganas, Ganas de recorrer tu cuerpo que  Con mis marcas de deseo, Sucumbes a la incitación, de por medio de ese encandilado corazón que  Te alerta de que esto es lo que has estado esperando. Piel contra piel nos encendemos Mordiscos en tu cuello  Con olor a perfume embriagador. Nuestra danza de amor.  Sentiremos el vaivén de éste abrazandonos, en señal de que es aquello a lo que nos hemos enganchado sin uno quererlo  Recorriendo por nuestras venas  La bramura de no querer que acabe nunca Ese acto de amor. 

Mi chica.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Desierto Marrakech Imagen extraída de Google El paso por aquellas dunas, que en ellas un seseo formaban dibujos inconfundibles, seguía caminando por aquel paraje con la esperanza de encontrar agua o algo que humedeciera mis agrietados labios, calmara mi garganta ahora enmudecida por el sol abrasador que me acechaba sin descanso en busca de sanar mi deseo por ese líquido brebaje que tanto anhelaba. El sol seguía en lo alto, recordándome que no tenía tregua alguna, que no iba a escapar de aquel infierno abrasador que de algún modo intentaba castigarme desmesuradamente con la intención de hacer perder mis fuerzas hasta que cayera la noche y aunque este bajara, se alzaran los aires tormentosos que azotaban toda mi cara impidiéndome ver lo que ocurría allí. Almudena ya me advirtió que este viaje no era una tontería, <<¡¿qué carajo hago aquí?!>> pensé con el viento despertando mis ansias por volver a casa. Ella era muy

Mi chica.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Desierto Marrakech Imagen extraída de Google El paso por aquellas dunas, que en ellas un seseo formaban dibujos inconfundibles, seguía caminando por aquel paraje con la esperanza de encontrar agua o algo que humedeciera mis agrietados labios, calmara mi garganta ahora enmudecida por el sol abrasador que me acechaba sin descanso en busca de sanar mi deseo por ese líquido brebaje que tanto anhelaba. El sol seguía en lo alto, recordándome que no tenía tregua alguna, que no iba a escapar de aquel infierno abrasador que de algún modo intentaba castigarme desmesuradamente con la intención de hacer perder mis fuerzas hasta que cayera la noche y aunque este bajara, se alzaran los aires tormentosos que azotaban toda mi cara impidiéndome ver lo que ocurría allí. Almudena ya me advirtió que este viaje no era una tontería, <<¡¿qué carajo hago aquí?!>> pensé con el viento despertando mis ansias por volver a casa

Nadia y Betty

-     ¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!                  -  Buenas tardes querría un té -           - ¡aquí tiene su té! -         -   ¡Hmmm qué rico que está… ¡ -           - ¿Me encanta el sombrero que lleva usted puesto es de diseño? -         -   Me lo regaló mi marido -          -  ¡Es súper precioso! -           - Gracias, este té está buenísimo -           - Gracias -          -  ¿Le gustaría jugar un rato encima del caballito? -          -¡  Sería genial! -         -   Hihihihihi! ¡Corre caballito! ¡Corre! -           - ¡Nadia! ¡Es la hora de comer! -           - Lo siento Betty mi mamá me llama para ir a comer, ¿nos veremos pronto? -          -  ¡por supuesto que sí! Nadia sale escopeteada a saltitos de su cuarto en dirección al comedor allá donde está su madre: -           - ¿Con quién hablabas Nadia? -          -  Con mi amiga Betty la de la tetería -           - Así que Betty tiene una tetería … -           - Sí mamá, y tiene un caballito que cab

Nadia y Betty

-     ¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!                  -  Buenas tardes querría un té -           - ¡aquí tiene su té! -         -   ¡Hmmm qué rico que está… ¡ -           - ¿Me encanta el sombrero que lleva usted puesto es de diseño? -         -   Me lo regaló mi marido -          -  ¡Es súper precioso! -           - Gracias, este té está buenísimo -           - Gracias -          -  ¿Le gustaría jugar un rato encima del caballito? -          -¡  Sería genial! -         -   Hihihihihi! ¡Corre caballito! ¡Corre! -           - ¡Nadia! ¡Es la hora de comer! -           - Lo siento Betty mi mamá me llama para ir a comer, ¿nos veremos pronto? -          -  ¡por supuesto que sí! Nadia sale escopeteada a saltitos de su cuarto en dirección al comedor allá donde está su madre: -           - ¿Con quién hablabas Nadia? -          -  Con mi amiga Betty la de la tetería -        

Cumplo un año de vida.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Con motivo de recordar lo que ha sucedido con mi blog, os informo que ya ha pasado un año desde que emprendí mi camino como Blogger y no puedo estar más orgullosa. Siempre digo, que hay que estar en constante aprendizaje, de hecho lo estoy siempre. Por el camino he perdido amigos, a uno muy querido, y he ganado a otros. Tengo el apoyo de muchas personas. Y aunque es algo que nunca hubiera imaginado, el año pasado, gané algunos premios. Disfruto escribiendo. Lo haré mejor o peor pero acepto consejos para mejorar aunque ello lleve a que tenga que hacer un arreglo exhaustivo de los relatos, historias o poesías. Admiro mucho los blogs que hablan de libros a los que poder echarles mano, soy fan de los relatos cortos, así como de la fotografía y como no, poco a poco voy creando mis pequeños bebés, las historias inventadas o ficticias, que me han llevado a sentir maravillosos sentimientos. Para los que seguís mis colecciones, como

Cumplo un año de vida.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Con motivo de recordar lo que ha sucedido con mi blog, os informo que ya ha pasado un año desde que emprendí mi camino como Blogger y no puedo estar más orgullosa. Siempre digo, que hay que estar en constante aprendizaje, de hecho lo estoy siempre. Por el camino he perdido amigos, a uno muy querido, y he ganado a otros. Tengo el apoyo de muchas personas. Y aunque es algo que nunca hubiera imaginado, el año pasado, gané algunos premios. Disfruto escribiendo. Lo haré mejor o peor pero acepto consejos para mejorar aunque ello lleve a que tenga que hacer un arreglo exhaustivo de los relatos, historias o poesías. Admiro mucho los blogs que hablan de libros a los que poder echarles mano, soy fan de los relatos cortos, así como de la fotografía y como no, poco a poco voy creando mis pequeños bebés, las historias inventadas o ficticias, que me han llevado a sentir maravillosos sentimientos. Para los que seguís mis cole

Carta a otro yo.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Estas manos sostenían grandes cubos de agua, éstas piernas recorrían largas colinas , calles abruptas, soportaban largos viajes mientras que esta piel mía era tersa, suave como cuando acariciamos a un bebé. Esa piel era firme, sin el paso de los años, le quedaban muchas cosas por vivir. Por ejemplo: mis ojos vieron como el desamor fue calando en mí durante muchos años en los que nadie hubiera dado un duro por mí, pero que llegados a la madurez, también conoció el amor en todas sus facetas. Conocí la amistad, la amistad con hipocresía o por conveniencia, las largas esperas hasta ver a mis amigas lejos de mí. Éstas manos escribían a mano lo que ahora a duras penas puedo hacer con un ordenador. No me malinterpretéis, prefiero el roce de las manos haciendo un borrón a las letras, el olor del bolígrafo, el movimiento de éste que siempre comienza con una letra esmerada y delicada pero que acaba con la inquietud del “ rallote ” mal

Carta a otro yo.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Estas manos sostenían grandes cubos de agua, éstas piernas recorrían largas colinas , calles abruptas, soportaban largos viajes mientras que esta piel mía era tersa, suave como cuando acariciamos a un bebé. Esa piel era firme, sin el paso de los años, le quedaban muchas cosas por vivir. Por ejemplo: mis ojos vieron como el desamor fue calando en mí durante muchos años en los que nadie hubiera dado un duro por mí, pero que llegados a la madurez, también conoció el amor en todas sus facetas. Conocí la amistad, la amistad con hipocresía o por conveniencia, las largas esperas hasta ver a mis amigas lejos de mí. Éstas manos escribían a mano lo que ahora a duras penas puedo hacer con un ordenador. No me malinterpretéis, prefiero el roce de las manos haciendo un borrón a las letras, el olor del bolígrafo, el movimiento de éste que siempre comienza con una letra esmerada y delicada pero que acaba con la inquietud del “ rallot

Hisoria Inventada: No todo es glamour y caviar. (Capítulo final)

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Aquella voz me resultaba tan familiar… ¡era la del buzón de voz! En cuanto me di cuenta de que era la misma persona a la que le oí decir aquellas palabras, mi curiosidad fue en aumento así como también intentaba adivinar de que hablaban aquellos dos desde el recibidor en voz baja. Rachel dijo algo y le dejó entrar y cuando vi quien era… quedé estupefacta. Llevaba unos pantalones vaqueros ajustados negros, camiseta negra y una chupa de cuero. El cabello era corto, lleno de remolinos. Aquel tío no tenía muy buen aspecto, tenía la piel muy pálida y cuando entró, entró con aires de grandeza, como si ya hubiera estado en casa de ella alguna que otra vez, tanto era así que sacó la leche del frigorífico se sirvió el café y la leche campando a sus anchas. A continuación se quitó la chaqueta y como si no se hubiera dado cuenta de que estaba allí cogió su café y se sentó a mi lado como si no existiera. Fué entonces cuando Rachel algo

Hisoria Inventada: No todo es glamour y caviar. (Capítulo final)

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Aquella voz me resultaba tan familiar… ¡era la del buzón de voz! En cuanto me di cuenta de que era la misma persona a la que le oí decir aquellas palabras, mi curiosidad fue en aumento así como también intentaba adivinar de que hablaban aquellos dos desde el recibidor en voz baja. Rachel dijo algo y le dejó entrar y cuando vi quien era… quedé estupefacta. Llevaba unos pantalones vaqueros ajustados negros, camiseta negra y una chupa de cuero. El cabello era corto, lleno de remolinos. Aquel tío no tenía muy buen aspecto, tenía la piel muy pálida y cuando entró, entró con aires de grandeza, como si ya hubiera estado en casa de ella alguna que otra vez, tanto era así que sacó la leche del frigorífico se sirvió el café y la leche campando a sus anchas. A continuación se quitó la chaqueta y como si no se hubiera dado cuenta de que estaba allí cogió su café y se sentó a mi lado como si no existiera. Fué entonces cuando

Historia Inventada: No todo es glamour y caviar ( dudas) Parte 3

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Después de haber estado mirando el móvil como unas mil veces, caí en la cuenta de que no había escuchado los mensajes de voz. Así que comencé con el primero. Decían Carol y Rachel que iban a estar en una cafetería con unos chicos con lo que coincidieron en la disco.  Hasta aquí, todo parecía normal. Escuché como cinco mensajes en los que me animaban a unirme a un supuesto desayuno por la tarde, lo cual me hizo pensar que las dos habían congeniado muy bien, ya que en el mensaje se notaba que llevaban un cachondeo de lo lindo. Escuché el último mensaje del buzón de voz en el que se oía el ruido de la calle, como si no se supiese que el teléfono estaba llamando y acto seguido, la voz grabe de un hombre que decía: “Si sabes lo que te conviene, harás lo correcto” . Se cortó el mensaje y un escalofrío recorrió hasta la último rincón de mi cuerpo, arrepintiéndome una y otra vez de haberlas dejado solas con aquellos desconocidos, pe

Me Gusta