Ir al contenido principal

Reconstituyente

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Mientras comenzamos los días estampando en despertador, tomando nuestro reconstituyente, acicalándose de manera en que todo tome forma para el día que toca, el pensamiento está en calma y no es hasta ya habiendo tomando nuestro energético que empezamos a hilar pensamientos.

No tengo ganas de este dia” o por el contrario “Hoy voy a ir a por todas” la mente se encarga de disponer un dia adecuado para la situación. No son solo nuestros actos, sino la actitud que tomemos ante el día que enfrentamos.

Cuando salimos al otro lado de la puerta, nadie nos asegura que todo irá como queremos, pero la certeza de que puede y debe es una esperanza.

Emprendo el camino, con mi actual visión del día: cielo azul, nubes dispersas, apenas unas pocas personas por el barrio, los mismos de siempre, las miradas curiosas de siempre. Sí, es un nuevo día, que se parece al anterior.

Con frecuencia percibimos que los días son iguales, pero la diferencia está en todo lo que haces y cómo lo haces.

Mientras el <<hábito hace al monje>>, repetimos casi con acopio, creemos que nuestra vida es la misma en nuestro en los más integro de nosotros, mas todos los días tenemos un pensamiento distinto, que nos hace pensar cosas diferentes, ¿Qué nos hace pensar que nuestros actos son los mismos? ¿La monotonía?

Nuestro cuerpo y mente, siempre actua cada dia de una manera distinta que puede parecernos iguales y como añadido siempre estamos en constante cambio pero si quieres una vida diferente, no hagas las mismas cosas, salte un poco de la norma, de lo establecido.


…y mientras caminas por un nuevo sendero, pensarás en todo y nada, mientras camines saludarás a alguien nuevo, las miradas casi imposibles de obviar, serán diferentes , mientras ocupas otro campo de visión todo se inspecciona, se observa, se añade al carro, porque tras el paseo que hoy has recorrido, nuevos sentimientos y pensamientos, ocuparán tu nuevo <<ahora>>. En consecuencia, un nuevo día.

Comentarios

  1. Hola Keren, un relato sencillamente encantador por su naturalidad y buen gusto. Y sí, cada día nos puede traer unas sensaciones diferentes. Probar a hablar con la gente, sonreír a la vida y ofrecernos sorpresas inesperadas, siempre es una buena idea.
    Saludos Keren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!
      Por supuesto, son cositas que a veces no reparamos pero que de seguro nos cambio no solo nuestro ánimo, el de la otra persona también. Hay muchas maneras de sonreír a la vida. yo sólo doy unas pocas ideas en este caso. Un saludo!

      Eliminar
  2. Hola amiga keren, a veces miramos nuestra vida, nuestra rutina y todas nuestras cosas nos parecen sosas, iguales, quizá aburridas; se nos olvida a menudo que cada día suceden cosas buenas, si cada noche al dormir repasamos el día las encontraremos y a lo mejor hasta dormimos más felices. En muchas ocasiones cambiamos las circunstancias simplemente con poner otra actitud. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, con la mente positiva y tomando acciones, todo puede cambiar. Un saludo! Gracias por pasarte Sara. Abrazos amiga!

      Eliminar
  3. Muy inspirador! Me ha gustado mucho, porque es claro y reflexivo!! Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, eso he intentado, que fuera lo más claro posible. Gracias por pasarte, un saludo Maria!

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un