Ir al contenido principal

Relato: El Ofendido

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Pixabay

RELATO:

Tras las cortinas un sol comenzaba su alumbrado a la ciudad y con ellos, los treinta alumnos del orfanato donde se encontraban Clara y Juan.

Era una suerte que el orfanato fuera mixto. Pues hasta donde sabían, durante los años anteriores a la llegada de los jóvenes, se había prohibido la entrada de niñas por la creencia de que esto ocasionaba una distracción para el alumno. Pero algunos investigadores, habían puesto en clave que era beneficioso, un estímulo, vital para la relación de los jóvenes para con la vida y para el desarrollo del ser humano, como seres que se relacionan pero, el orfanato seguía limitando las aulas, las escogía de un único sexo en cada aula. Con los años el protocolo cambiaría y se harían mixtas.

El profesorado, era muy estricto y muchos desistían en hacer caso al profesor que mandaba innumerables. Deberes de hecho, Clara, era de las que pensaba que el buen profesor, era el que mandaba deberes a casa y luego resolvía las dudas del alumnado. Clara, era muy aplicada, muy participativa en clase y casi no le costaba sacar buena nota. Pero Juan, era otra cosa. Tenía que esforzarse mucho y le costaba horrores poder sacar un ocho en matemáticas o el filosofía. Se las veía y se las deseaba para complacer ese ego estudiantil y exigencia por parte de los profesores. Aquello había sucedido desde siempre, pero desde hacía tiempo llevaba sucediendo que un profesor se la tenía jurada: Le sacaba a la pizarra, le preguntaba siempre a él y siempre les hacía exámenes sorpresa. Aquello le había llevado a Juan a retraerse, y mientras sucedía, tuvo que aumentar sus horas de estudio. La buena amistad entre Clara y Juan, hacían que uno dedicara más atención a lo que el otro se le daba mejor y se copiaran en hábitos adquiridos propios. Hecho que propició, una rivalidad notoria.

En cierta ocasión Don Federíco había propuesto una redacción en la clase de historia de diez páginas sobre algún hecho histórico que les hubiera llamado la atención. Debían exponer los sucesos , los hechos y concluir con un análisis de la época. Hecho, que hizo enojar a los jóvenes alumnos por llevar una semana, soportando deberes de gran envergadura para tan poco tiempo. Juan, ese día sabía que le tocaría exponer frente a la clase, tal y cómo había hecho hasta el momento, la redacción ante sus compañeros y ello le había hecho no dormir, pasar noches en vela y no comer apenas. Y todo por un profesor que les hartaba de faena y luego se deleitaba sacando defectos:

-A ver Juan, salga a exponer su redacción.

Juan salió tembloroso a la pizarra y lo hizo lo mejor que supo y pudo, su voz entrecortada dejaba a entre ver el miedo instaurado en sus carnes, en su corta vida. Y este, se había dado cuenta. Olía el miedo, se hacia visible y lo exponía a la clase. Fue entonces en una retahíla de correcciones Juan se quedó bloqueado por la sarta de insultos sinuosos que en resumidas cuentas decían que había hecho un trabajo, nefasto. Juan, cerro los puño, apretó los dientes y se quejó al profesor alegando que : le tenía manía.

En los siguientes días, Clara intentó animarle pero se había dado a dejar asistir a las clases de Don Fede, y cuando le preguntaban a la chica, ella respondía que no sabía donde podía estar su amigo.
Juan, primero faltó a la clase de historia y pronto dejó de asistir a todas las clases alegando estar enfermo. Obviamente, era mentira, y su amiga, lo sabía. El chico se quedaba postrado en la cama dejando pasar los días , las horas y los minutos. Hasta que, harta de que su amigo no diera la cara y le preguntaran siempre a ella primero le preguntó:

- ¿Por qué no asistes a clase?

- Porque yo… no soy tan listo cómo tú. Y ¿has visto a Fede? Me tiene manía. Todos me odian y me ridiculizan y me las hacen pasar canutas para que no apruebe. No soy buen estudiante, ¿para qué voy a seguir intentándolo? Ya tienen lo que quieren, que lo deje, que me de por vencido.

Entonces, Clara, se apartó su mechón rizado mientras la luz de la lampara rociaba su piel negra, iluminaba sus ojos castaños y la sombra inundara los espacios de la biblioteca. En un sobresaltado y llena de rabia le espetó:

-          -¿Tu me has visto? – Juan no comprendía lo que quería decir pero prosiguió- En un mundo donde la mujer es un cero a la izquierda, donde a los negros se les tiene en minoría, tengo que demostrar todos los días de que pasta estoy hecha. ¿Me has oído quejarme alguna vez? No te hagas el ofendido. No hay una guerra contra ti, a ti lo que te pasa es que no quieres luchar, te has rendido. Y te aseguro que el mundo ahí fuera es mucho más duro que en una aula. ¡Lucha joder!

Juan sintió vergüenza, rabia, ira. Pero sobre todo, admiración hacia su amiga. Aquella noche en la biblioteca, cuando Clara se fue, reflexionó, escogió libros para leer y cuando llegó a la conclusión acertada, pidió a su compañero de habitación que le pasara los apuntes atrasados, todos los deberes anteriores, trabajos que no había hecho y se dijo que, no iba a defraudar a su amiga, pero sobre todo, por el misterioso mundo que algún día, tendría que cargar.


©️El Rincón de Keren

Comentarios

  1. De alguna manera el colegio es un campo de pruebas para lo que luego será la vida laboral. Pienso que el principio de autoridad, y la disciplina es fundamental para luego desarrollarse en la vida. E incluso el aceptar las injusticias de algunos maestros, y tratar de darle la vuelta mediante resultados irrefutables entra en ese juego. Por otro lado, es incomprensible que hoy en día se siga segregando por sexo en las aulas de algunos colegios privados, y encima se pague con subvenciones públicas.
    Muy buen Keren; un relato que abre muchos debates e interpela directamente al lector.
    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      Siento el retraso.
      De hecho el buen alumno no son unos cuantos creo que todos lo somos en la medida en la que nos dediquemos y nos esforcemos. Repercute en nuestros primeros años de vida, por que así nos lo imponen pero creo es el recordatorio para continuar y seguir una línea.

      Gracias por tus impresiones.

      Eliminar
  2. Y es que en el fondo ser estudiante es una profesión,... en la que debes rendir como si de un trabajo se tratara. Bonito y aleccionador relato Keren!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que como ya le he dicho a Miguel, somos los capitanes de nuestro esfuerzo, a veces cuesta, pero el esfuerzo se ve recompensado. Tan solo hay ponerle ganas a todo y pasión obviamente, estudiar algo que no te gusta, no motivará a continuar. Por tanto sigamos nuestras pasiones. Saludos y gracias por la vistilla!!

      Eliminar
  3. Efectivamente, la vida es un continuo aprendizaje y no siempre salen bien las cosas, pero hay que seguir luchando. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,
      Bienvenida al blog El Rincón de Keren.
      Efectivamente, a menudo creemos que libramos unicamente nostros una batalla interna cuando caminamos en masa y acudimos asiduamente a un lugar pero cierto es que lejos de ver que hay favoritismos o privilegios, hay que luchar. Siempre hay que dar el cien por cien.

      Gracias por pasarte.
      Nos vamos viendo.
      Saludos!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un