Ir al contenido principal

Relato: "El Refugio"

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!






David fue un marido pésimo, puede que no un mal padre, un hermano descuidado, pero lo que no se le podía negar que hacia bien y con entusiasmo, era su labor como camarero.

Divorciado, con dos chiquillos pequeños, una escuela que pagar y una pensión que pasar. Apenas le quedaba para su divertimento, pero el trabajo, le animaba más que cualquier otra cosa: el trato con el público, el saludo, servir, y ver las caras placidas del comensal, eso si que era placentero para él.

 Por otro lado, tenía que lidiar con los horarios enrevesados, las citas inoportunas, y los gastos imprevistos. Ser padre es mucho más que pasar un buen rato, y no, no está remunerado.

Aquella mañana, ya había pasado la frenética salida de tener que vestir a los peques y salir escopeteados hacia el colegio, despedirse en la entrada del colegio y tener que soportar que ahora, a su hija mayor, ya no le gustaba que le diera un beso en la mejilla como hacia tan solo un año. Porque a ver si le van a ver las compañeras. ¿Hasta ahí había llegado? ¿tan deprisa crecían los niños? Pues nada, que ya no había beso para la mayor pero el peque Anton sí. Era el ojito derecho de toda la familia, todo cariño y todo abrazos. “Ahora quieres besos pero pronto ya no los querrás” se decía así mismo. Y con el beso se despedían.

Sube al coche y va directo al trabajo que ya le esperan para empezar su turno. Los de siempre, Ana, una mujer casada que es muy cotilla y Jorge , con el que tantos partidos han compartido de la mano de una cerveza.

Aquella mañana todo iba bien. La clientela habitual hacia su aparición: Cafés con tostadas para los madrugadores, Café con leche para los que van con prisa , Cacaolat para los estudiantes y el carajillo de Don Manuel, un asiduo al bar-restaurante como no los hay.

David observa que, un chico tímido se acerca a el local mientras mira de un lado para otro, como si le estuvieran siguiendo, pero no le da mucha importancia hasta que ve como un grupo de chicos mayor que él sale corriendo en manada y se paran en seco frente al local. Se ha dado cuenta de que el chico se ha metido en los servicios para intentar dar el esquinazo a esa banda que se dirigen a él y preguntan por un chico bajito, con libros en una bolsa, moreno y con gafas. David, se hace el sueco y les dice que no ha visto a nadie por allí en toda la mañana. Una vez ha visto que se han ido y que no hay moros en la costa, se ausenta por un momento de su turno, y se dirige a los servicios para hallar al pequeño.

Pica a la puerta una vez. Pica otra vez. Pero no abre nadie la puerta hasta que un hilo agudo suelta un “Ocupado” hecho que le hace sonreir a David, que le asegura que esos matones ya no están cerca, que podía salir sin problema:

-¿Seguro?-Dice tímidamente con hilo de voz tembloroso

-Puedes estar seguro que no te pasará nada mientras estés aquí.

Entre abre la puerta con sumo cuidado y asoma una mirada curiosa pero suspicaz y cuando le vuelve a asegurar de que no hay problema, este sale, se hecha la mochila a la espalda y sale de allí tan deprisa que no le da tiempo al camarero ha decir nada. ¿Qué querrían aquellos gorilas de ese pobre chico?

A la mañana siguiente, la escena se repite de la misma forma: Salida escopeteados para dejar a los niños en el cole y conducir al trabajo. Para sorpresa de David, también se repite el incidente del niño que se escondía de aquellos chicos mayores pero esta vez el chico optó por sentarse al fondo del local para que no lograran verle. Y así todas las mañanas. Tanto fue así que los camareros le tomaron especial cariño al muchacho. Todas las mañanas se pedía un Cacaolat y hundía sus gafas en los libros mientras todos vigilaban que no le ocurriera nada. A aquellas alturas, todos sabían que aquellos bestias le habían pegado algo más que una vez y que aquel bar, era su refugio, su salvación. Por lo que se convirtió pronto, en el niño mimado del bar.
 Todos le conocían y todos sabían que tenía un gran corazón. Hasta que un día Jorge y David les presentó a sus respectivos hijos con los que llegaron a mantener una especial amistad y tomaban algo en el bar. Nunca llegaron a conocer a los padres de aquel chaval, no sabían si tenía familia, hermanos o algo que lo demostrara pues un día dejó de aparecer por el bar y todos se temieron lo peor.

Pero veinte años más tarde, en el periódico de un bar aparecía como titular: 'Esos bares refugio.'
Al leer lo que ponía, en seguida supieron que aquel pequeñajo había montado un bar en Irlanda y que además estaba casado. Contaba la entrañable amistad en el bar. A todos se les llenó los ojos de lágrimas cuando una semana después, apareció por allí, en el bar de siempre, con su mujer y una sonrisa de oreja a oreja. Algunos ya no estaban y los pocos que quedaban, recordaron aquel día, con los niños, ya mayores, de Jorge y David, con regocijo en los ojos, por aquellos entrañables momentos. Al parecer, al padre le destinaron a trabajar a otra ciudad, y sin previo aviso, con pesadumbre , llanto y mucha morriña, años después montó un bar en memoria de aquellos meses en el bar al que llamó: “El refugio”.

Aun recuerda David, los llantos de sus chiquillos al no ver aparecer a Marco por el bar en el que trabajó tantos años, pero la vuelta, no solo fue fortuita sino que además, dejó huella en los corazones de los asiduos a un bar que fue el refugio de un niño y ahora lo es al otro lado del mundo para otras personas. Al fin y al cabo, tan mal, no debió de haberlo hecho David. 

Comentarios

  1. El refugio es un título perfecto para lo que tratas de expresar a través de tu relato Keren.
    Cada vez son más alarmantes los casos de acoso escolar o laboral.
    De hecho, en muchas ocasiones, a falta de un refugio material o en forma de cariño, los acosados no encuentran otra alternativa que atentar contra su propia vida.
    Un gran saludo Keren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      Cierto, los casos de acoso escolar y los laborales son cada vez más propensos. Me pregunto si hemos dejado de ser humanos. O es más fácil juzgar que empatizar con el projimo.
      De todos modos, esto es una brevisima parte de lo que podría suceder en el caso de un niño. En los adultos los ataques son más duros e hirientes. Pueden, como dices, atentar con la vida de uno pero por eso precisamente, he querido crear este pequeño soplo de aire. Hay gente buena aun en el mundo, cuesta verla. Pero la hay.

      Gracias por tu razonamiento.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Una historia extraordinaria
    Gracias por compartirla
    Mucha

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un