Ir al contenido principal

Relato: Madreselva

 ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores!




 Ana solía cabalgar por los pinares que se extendían al sur del pueblo, se adentraba por los frondosos bosques donde el pensamiento se fundía con un claro que se descubría hasta dejar atrás los árboles y encontrarse con un inmenso prado que albergaba las más exóticas flores entre la maleza del invierno. Pronto llegaría la primavera y traería con ella hortensias, orquídeas y, más allá, seductoras amapolas.

En el pueblo hablaban de ella como “la niña solitaria”; se había ganado ese apodo por hablar con las plantas y animales, correr por los prado y acudir a la plaza de abastos toda desaliñada.

Pero Ana sabía que no era más que el fruto del desconocimiento y la ignorancia.

Los muchachos la miraban e intentaban seducirla, pero no le importaba. No es que ella no se hubiera dado cuenta, es que simplemente no le interesaban los chicos. Algo muy raro siendo ella una adolescente, con la belleza en la piel, rizos como oleajes y sus ojos africanos, que no le bullera la sangre al saberse deseada.

Al pueblo llegaban muchos extranjeros provenientes del mar, pero ninguno había captado nunca su atención hasta un día en que buscaba alfalfa para el ganado y escuchó a un apuesto hombre, de buen porte y vestiduras modernas, mostrarse interesado por los lugares más agrestes y en la vegetación que pudiera albergar.

—¿Está seguro que en los llanos de los alrededores hay fauna y vegetación? Es algo que me interesa mucho.

—Si tanto le interesa la vegetación y la fauna, yo puedo llevarle hasta donde se encuentra —le contestó Ana sin que la pregunta fuera dirigida a ella.

El dependiente sorprendido hizo una mueca de disgusto y se retiró al almacén y con la cabeza baja le murmuró a su mujer: —Ahora ya no es problema nuestro.

El hombre, que no superaba la veintena de años, pero que podría haber pasado por un niño para alguien de mayor edad, intentaba acordar un pago por el servicio que Ana le estaba ofreciendo, pero al escuchar ella la propuesta, muy despreocupada dijo:

—Lo hago con gusto, guárdese su dinero.

Esa misma tarde cogieron una yegua blanca y, guiados por Ana, recorrieron los pinares. El hombre quedó maravillado por la belleza del lugar.

En tan sólo media hora de cabalgata le había mostrado distintos parajes y le había hablado de la ubicación del sol cuando los rociaba con sus rayos. Al siguiente día le habló de las amapolas y las hortensias. En otra de sus salidas conversaron de otras cosas, cosas de ellos, simplemente para pasar el rato. Tres largos meses estuvieron acudiendo al prado y en el transcurso de ese tiempo los sorprendió la primavera; ahora había pájaros, abejas, conejos y todas las bellas flores que con ella llegan.

En una de las expediciones, Ana se puso hablar con la naturaleza, hecho que cautivó al apuesto hombre. Este hallazgo lo hizo llevarse, a su regreso... (...)

SI QUIERES SABER CÓMO ACABA ESTE RELATO ... VISITA: MASTICADORES DE MÉXICO- MADRESELVA


©El Rincón de Keren 

Comentarios

  1. Que lenguaje más bonito el que has utilizado Keren. Nos lleva de la manos a una dulce historia que se agradece en el caótico mundo en el cual vivimos. El texto desprende aroma a flores. Muy bonito.
    Buen fin de semana 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! primero decir que eres de los primeros en utilizar los emoticonos en mi blog( algunos lo habrán utilizado alguna vez pero me ha echo gracia) Segundo, Creo que lo merecía, llevamos un año de pena, y ahora nos confinan , sino podemos ver la naturaleza al menos imaginarla; ya que la naturaleza aporta paz y bienestar, son muchos los beneficios. Y tercero, ,me encanta que tengas esa sensibilidad tuya.

      Muchas gracias por pasarte, me muero de ganas de pasarme por tu blog. A ver qué nos traes. Saludos y feliz fin de semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es