Ir al contenido principal

El Desafío de los 30 días: 2. Un lugar querido

 ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores!


Ayer hice mención de que habría una sucesión de microrrelatos en los que me veríais trabajando los textos para poder ir mejorando; un ejercicio que para la buena verdad he ido haciendo en todas las épocas pero que en el blog, todavía no había probado y de momento estoy disfrutando mucho así que si te perdiste el relato de ayer, que fue el día 1. te lo dejo por aquí: 





 Para el día de hoy toca el desafío dos que ahora mismo os dejo justo debajo:

Desafío extraído en Pinterest



Hoy toca... 2. UN LUGAR QUERIDO

MICRORRELATO:

Kelly se había criado en el seno de una familia en la que la comida y las fiestas eran motivo de festejo. Recordaba con candente jolgorio, las tardes en las que se acercaban las fiestas navideñas y al llegar a casa de su tía la mesa estaba cubierta de todo tipo de comida. Aquellas fechas tan señaladas, eran las que más ansiaba durante todo el año, y ahora que su vida había recorrido la larga trayectoria de amores imposibles, relaciones tormentosas, un divorcio y su nula independencia, comenzaba a añorar aquellos años en los que no tenía ninguna preocupación, pero todo cambió, cuando aquellas navidades, le encomendaron una tarea.

Diciembre comenzaba con fuerza. Había superado el duelo de la reciente pérdida: su divorcio. Ahora trabajaba para un periódico y presentaba los artículos que con mucho esmero durante todo ese año, lleno de emociones varias. Su madre la llamaba para saber cómo estaba:

—Ya lo hemos hablado mamá, no hace falta que me llames desde el trabajo para saber cómo estoy. En una hora nos veremos en casa. —refunfuñó Kelly

—Me preocupas. Ese trabajo tuyo te deja todos los días en casa y apenas sales a la calle. Tan solo quiero saber que estas bien, ¿Es mucho pedir que una madre quiera saber cómo está su hija?

— Es que me llamas cada día mamá. Esto …  bueno mamá, te quiero mucho, nos vemos en un rato— Kelly se abstuvo de decir nada mas porque sabía que su madre se pondría sensible y la perorata sobre el "tema familia" y amigos la angustiaría. La madre añadió

—Un momento, este año vamos a vernos solo los tíos y tías, tu prima... — Kelly se mantuvo en silencio; no pudo evitar emitir un suspiro, momento en el cual su madre inquirió— ...No sé hasta cuando vas a ausentarte de las fiestas navideñas. Cuando eras más joven te gustaban mucho… lo pasabas muy bien con tus amigas y tus primas. No se que ha pasado para que hayas cambiado tanto… — Añadió con pesadumbre, pero Kelly se sintió atacada

—Te lo he repetido cientos de veces, no sé porque todos los años me sacas la misma sarta de sermones. Necesito estar sola, mi trabajo es muy muy estresante, además, Aun no me he recuperado de lo de Alberto. Bueno, no puedo seguir hablando, tengo que hablar con el editor y presentar unos trabajos y quiero salir a enviar algo por correo. Hasta luego madre—. Dijo Kelly colgando sin dejar que continuara hablando.

Su madre, rumiando, intuyó que estaba cargándose de trabajo para no pensar en su ex, que ella se resistía a querer ir a las reuniones familiares, precisamente porque le recordaban a él. Sabía que para su hija estar con su familia era recordar los momentos en los que fue feliz. Por el contrario, siempre habían sido cómo bálsamo para sanar heridas, pero se había privado tantos años de ese cariño, que ahora, intuía que tenía miedo; una madre tiene un sexto sentido para esas cosas.

El sonido de un mensaje inundó la estancia mientras Kelly estaba tomando un café en la cocina cuando miró más detenidamente: en realidad, era un correo.

El correo rezaba: “Artículo para vísperas de estas fiestas navideñas: Un repaso por todos los recuerdos familiares en el que la dicha y la fortuna se vean esclarecidas; sin olvidar, los menesteres típicos de las fechas y las relaciones con los más allegados. Para hacerlo más creíble, debes escribir una artículo con recuerdos familiares propios. Debe estar listo para este veinticinco de diciembre con la consecuente cuenta atrás de la finalización del año, es decir, que debes entregar dos artículos, uno para navidad y otro para año nuevo, pues el día de reyes ya está cubierto”.  

 «Esto no puede estar pasándome» pensó para sus adentros. Como dependía de aquel artículo para cuadrar el mes, no pudo negarse. Pasó los dos días señalados en casa de sus tíos y para su sorpresa, se vio sumida en una paz sobrecogedora. Había olvidado que la familia, se vive. Supo entonces, qué debía hacer. En consecuencia, se vio inspirada para escribir lo siguiente:

“Cuando eres joven, deseas con todas tus fuerzas que no te regalen ropa, ahora que eres un poco más mayor, lo agradeces; ahora, que ya tienes consciencia de lo que realmente importa, recuerdas cuando con quince años, ibas al club de moda, tu lugar más querido, donde solamente ponían r&b o hip—hop y te movías al bamboleo de Nelly con su “Dilema” o una Jennyfer López con su “Get right”,sin preocupaciones, luciendo tu minifalda, porque pensabas que así ibas a ligar más o puede que por llevar la contraria a tu madre, que insistía en que ibas a pasar mucho frío o tu abuela que te preguntaba lo común “¿Dónde está el resto de la ropa?” Las grandes comilonas y las risas ahora te llenan de recuerdos, de momentos de baile, los jóvenes festejan fuera y ahora eres de los mayores que se quedan a gozar del calor. Ahora que eres más mayor, sabes que el lugar en el que mejor se está:  es con la familia...(...)”

FIN. 

©El Rincón de Keren 

Comentarios

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un