Ir al contenido principal

La vuelta

 ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores!





Buenas, a todas y todos. Como bien sabéis he estado inactiva durante bastante tiempo. Tiempo para reflexionar y descubrirme un poco mejor. Creo que estos descansos traen consigo cosas buenas. - y no tan buenas- por aquello que se acaba rascando donde no se debe. 

Confieso que he pensado en dejar de escribir definitivamente, pero supongo que todo el que escribe alguna vez lo ha sentido, pensado o incluso lo ha gritado a los cuatro vientos. 

Este mes comienzo un taller de escritura y paralelamente me hace ilusión comenzar un poco de ejercicio escritoril así que he decidido crear un serie de 30 microrrelatos en los que poder ejercitar la creatividad para poder crear textos más largos. 

¿COMO  SERÁN LOS MICRORRELATOS?




Creo que para que no forzar las palabras ni el ritmo del texto, serán de la siguiente manera: 

  • EXTENSIÓN: 900 palabras 
  • TEMA: los de un reto que he encontrado en Pinterest  
  • ¿QUÉ DÍAS SE PUBLICARÁ?: la idea es tener una continuidad así que será de lunes a viernes 
  • ¿CUANDO COMENZARÁ?: hoy lunes 
  • ¿CUANTO DURA EL RETO?: 30 DÍAS
Aunque la idea es escribir 30 días, debería comenzar un día 1 pero no quiero presiones y por eso comienzo con uno hoy sin hacer los 6 días que ya han pasado este mes. Así el reto finalizará cuando se acaben las propuestas de la lista. 

RETO DESAFÍO EXTRAÍDO DE PINTEREST 


Extracto de Pinterest


HOY COMENZAMOS POR...          1. UNA MEMORIA FELIZ 

MICRORRELATO


 Cuando Lorena despertaba cada mañana, apenas recordaba lo que había ocurrido anteriormente. Era debido a que se inyectaba dosis de positivismo: «Hoy vas a estar muy bien» o un «estás hermosa». Todo era una buena excusa para proyectar todo aquello que quería y dejar atrás todo lo malo que había trascurrido en los últimos días y así lo hacía:

 

Todos los domingos hacia la lista de la compra y al día siguiente madrugaba para tener lista la comida de toda la semana, a las doce del mediodía se ponía a prepararla para no estar pensando continuamente en ella y dejaba el almuerzo y la cena preparada; por la tarde se arreglaba y paseaba por la gran ciudad para hacer fotografías. Algo que le ocurría siempre, era que cuando paseaba por la calle, en innumerables ocasiones, olvidaba el billete en el bolsito donde lo guardaba, que era el lugar donde guardaba la cámara. Por lo que cuando tenía que sacar el objetivo, siempre se desperdigaba todo. Algunas veces conseguía no perderlos y otras sumida en los paisajes tan fascinantes  que iba encontrando, perdía toda noción de lo que estaba haciendo, pues era una acción automática de la que le hacía pasar factura, ya que había perdido una cuantiosa suma por perder en cada viaje un billete, pero ella en vez de enfadarse se decía «Mañana será un día mejor» y olvidaba cualquier resquicio del mal humor que antes, en un pasado, hubiera tenido.


 Algunas veces, sus amigas la acompañaban a pasear, a echar fotos o le pedían crear un ‘book’ no podían creer lo despistada que era ¿O era que le deba igual? Ella les sonreía con una sonrisa amplia y seguía a lo suyo.

Muchas veces, algunas de las amigas le decían que ellas no podrían vivir así sabiendo todo lo que había pasado:

—¿Cómo lo haces? Después de la muerte de tus padres y de tu hermano y poco después de tu novio por cáncer, yo estaría destrozada— ella sonreía y no decía nada. Les decía que la vida continuaba y que uno se arrepiente más de lo que no hace, que de lo que deja de hacer y seguía a lo suyo, pero aquello causaba muchas envidias o ¿Podría ser pena?

Lorena, sabía lo que provocaba en los demás debido a su actitud positiva, desde el incidente con el que su mejor amiga poco a poco fue poniendo en contra a los demás, debido a las dichas de esta. Por lo que decidió de una vez por todas, no dar demasiadas explicaciones a nadie.

Con la llegada de la primavera. Su trabajo cómo fotógrafa le procuraba situaciones alegres y no tanto. Ella prefería contar solamente las alegres, porque las experiencias positivas siempre le ayudaban a seguir en esos momentos difíciles. Lo cierto era, que desde hacía ya muchos meses, no recordaba las tragedias anteriores al adoptar esa actitud suya. Siempre viendo el lado positivo y por más que lo intentaba, no recordaba lo malo que le había causado en tiempos pasados.

 

En el final de la primavera y con la llegada del calor, decidió ejercitar sus músculos en un parque al que le gustaba acudir hacer fotos. Consideraba que ninguna fotografía era igual. Cada verano solía pasar por allí para darle otro enfoque. La magia que desprendía el lugar era desmedida; era por ello por lo que eligió ese parque para destensarse y hacer ejercicio. En realidad, no le hacía falta. Bastantes horas pasaba caminando para encontrar un lugar hermoso al que echarle una instantánea. Sin embargo, ella pensaba que así estaría más en forma para poder resistir las largas caminatas y soportar el clima. Fuera cual fuera.

Allí, en el parque, conoció a Marcos. Un atleta profesional con el que coincidía todas las mañanas y con el que comenzó a quedar a diario para poder hablar de cosas triviales. Con el tiempo, quedaron para tomar café hasta que una tarde de lluvia de verano yacieron en la casa de él. Desde ese momento, Marcos comenzó a no dejarse caer por el parque, a no atender las llamadas de Lorena y a mostrarse reservado. Aunque ella se había dado cuenta que él no quería nada con ella, su mente vagaba en pensamientos que tuvieran que ver con él. Así que, comenzó a tomar más trabajo extra, siguió saliendo a ejercitar su cuerpo, de hecho, Marcos, ya no aparecía por allí y ella poco a poco, fue olvidando a ese tipo. El pensamiento ahora era substituido por «Mi trabajo es más importante que un hombre».

 Ya casi no recordaba a Marcos, estaba más ocupada, incluso más inspirada. Lo que hacia que no tuviera tiempo para pensar.

Poco después de un invierno muy duro, un hombre se dejaba caer todas las tardes para que le hiciera fotografías de sus tatuajes. Lorena se percató de que él estaba interesado en ella, pero esta vez, su corazón se resignaba a otra perdida. Cuando este la invitó a cenar, ella le rechazó. Pero por alguna razón supo que no iba a insistir más. Así fue. Su pensamiento volvió a ser el que era porque le hizo falta treinta y tantos años para darse cuenta de que no necesitaba un hombre para poder ser feliz sino que era su trabajo era el que se lo proporcionaba.


REFLEXIÓN

¿Nunca te has dado cuenta que cuanto menos caso le haces a alguien más caso te hace?

¿Nunca te has dado cuenta de que cuanto más te concentras en tu trabajo mejor te sale?

¿Has sentido ese orgullo por tu trabajo al ver que te eliges a ti primero?


©El Rincón de Keren

Comentarios

  1. ¡Bienvenida de nuevo, Keren!

    Te has propuesto un reto muy ambicioso y eso es señal de que has cogido con ganas la vuelta a la escritura. Por otro lado, siempre he pensado que los descansos son necesarios para dar rienda suelta a cualquier tipo de creatividad. Así lo demuestras con el relato de hoy que viene con moraleja incluida.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Miguel, me alegra que pienses lo mismo. Sí, es un reto o más bien para ponerme a prueba, ver mis capacidades, e ir mejorando; ya que en esta vida se está en constante aprendizaje. Espero que pases un buen día de puente y mejor semana. Gracias por pasarte por el blog. Saludos rinconeros a tu espacio marciano.

      Eliminar
  2. Soy algo atípico. El caso que le hago a alguien siempre es proporcional al que me dispensa ese alguien. Tampoco me gusta ningún trabajo de los que me ofrece la civilización. Bueno, escribir en mi blog , sí. Pero no lo considero trabajo, si no placer. La última pregunta no la entiendo muy bien, pero me siento orgulloso de esas personas que entran a mi blog y aguantan la lectura de cualquiera de las narraciones allí escritas sin morir de asco. Yo no soy mucho de retos. Siento que con ellos me esclavizo, aunque sí es verdad que escribo cada día, ya se con la mano o con la mente. Lo que sí tengo comprobado, es que va muy bien desconectar y dejar al blog respirar. Y cómo no, adelante con tus retos y que finalicen con éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cabrónidas!! Yo también disfruto mucho con la dedicación a mi blog. De hecho, desde 2016 así ha sido. (Unas veces más, otras menos) La última pregunta viene en referencia a que se suele dejar de lado todo cuando aparece ese alguien a quien admiramos, para prestarle más atención a la persona o gente. Muchas veces, nos desvalorizamos dejando a un lado eso que nos gusta por prestar atención a otras cosas. En cierto modo, este relato de eso va. Mi atención a los demás suele ser en demasía porque cuando alguien me cae bien, me gusta darle la atención que se merece, aunque no sea recíproco nunca, pero bueno. Agradezco que te hayas tomado la molestia de leer esta vuelta. Me encantan tus narraciones, no se tanto cómo tu pero puedo aprender de ti.
      Felices días(por las fiestas navideñas) y nos vamos viendo.

      Eliminar
    2. Gracias por la aclaración a la pregunta. Celebro que te gusten mis narraciones y agradezco mucho el cumplido, aunque creo que inmerecido. En esto de escribir, todos nos alimentamos de todos. Y todos estamos en un aprendizaje sin fin y hasta de aquel que cree que poco o nada puede enseñar o tiene todo por aprender, se aprende. Admiro mucho tus ganas y entusiasmo, que en ti resultan ser cualidades muy estimulantes.

      Eliminar
    3. Bueno, nos retroalimentamos los unos a los otros. Gracias por el comentario y por pasarte por aquí. Por aquí es de noche, ya voy a leer otro rato. Espero que pases un buen día o noche. Nos vamos viendo.

      Eliminar
  3. Bravo, no cejes en ello, Keren. Tú vales mucho y ah, todos lo hemos dejado durante un tiempo, sí, es frecuente, la luz se apaga y no hay ganas de nada y menos de escribir.
    No dejes de hacerlo nunca, (escribir), nunca, nunca.
    Un abrazo de miércoles

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un