Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

Como un loco.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google El frío le provocaba dolores de cabeza que a sabiendas que no debía incorporarse le causaba inquietud. Ello no hacía que ingiriera pastillas, todo lo contrario, no había manera de que se tomara un maldito ibuprofeno o algún condenado antinflamatorio. Pasaba las noches vagabundeando por las calles, escuchando las conversaciones que los ecos de sus voces taladraban su mente: “…Yo te quiero más. No, yo te quiero más…” “…La reunión de anoche fue excelente, envíeme los balances de la semana que viene … “ “…La juventud está cansada de escuchar que debe de hacer por su propio bien tío, el gobierno nos controla, los aparatos van por el camino de tener alma y ¿nos vienen nuestros padres a decir que es lo que debemos hacer?” Aquello era como una batidora de diferentes conversaciones en su mente, se hacía cada vez más fuerte, cada vez más irritante y en un intento por calmar aquellos odiosos dolores, gritó un &qu

Como un loco.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google El frío le provocaba dolores de cabeza que a sabiendas que no debía incorporarse le causaba inquietud. Ello no hacía que ingiriera pastillas, todo lo contrario, no había manera de que se tomara un maldito ibuprofeno o algún condenado antinflamatorio. Pasaba las noches vagabundeando por las calles, escuchando las conversaciones que los ecos de sus voces taladraban su mente: “…Yo te quiero más. No, yo te quiero más…” “…La reunión de anoche fue excelente, envíeme los balances de la semana que viene … “ “…La juventud está cansada de escuchar que debe de hacer por su propio bien tío, el gobierno nos controla, los aparatos van por el camino de tener alma y ¿nos vienen nuestros padres a decir que es lo que debemos hacer?” Aquello era como una batidora de diferentes conversaciones en su mente, se hacía cada vez más fuerte, cada vez más irritante y en un intento por calmar aquello

Fragmento de : Se miraba al espejo

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Hoy me ha dejado escribir,  tal vez mañana no pueda así que aprovecho para verter mi alma y ya de paso plantearles una pregunta: ¿A dónde van? No me refiero hacia qué lugar,  No me refiero que van hacer hoy  Me refiero a que es eso que quieren... que anhelan ...  que les hace mover el alma y devolverla a su lugar...  Les escribo este fragmento que he cortado para hacer pensar o reflexionar  sin embargo,  no es mi intención hacerles sentir incómodos  más bien  darse cuenta de lo malo que son algunas cosas  y lo bueno que es darse cuenta de otras.  Fotografía propia  ©El Rincón de Keren Fragmento Deslizas tu brazo para darme los buenos días, y comienza mi batalla después de un beso que después de un rato me devuelve a la realidad. ¿A dónde voy? En mi cabeza, pájaros adolescentes De mis manos, cartas sin destino Mis letras, razón de mi vivir Mi música, el aire que me hace vivir Rehúso no ser valiosa ¿Qué importa el color de mis

Fragmento de : Se miraba al espejo

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Hoy me ha dejado escribir,  tal vez mañana no pueda así que aprovecho para verter mi alma y ya de paso plantearles una pregunta: ¿A dónde van? No me refiero hacia qué lugar,  No me refiero que van hacer hoy  Me refiero a que es eso que quieren... que anhelan ...  que les hace mover el alma y devolverla a su lugar...  Les escribo este fragmento que he cortado para hacer pensar o reflexionar  sin embargo,  no es mi intención hacerles sentir incómodos  más bien  darse cuenta de lo malo que son algunas cosas  y lo bueno que es darse cuenta de otras.  Fotografía propia  ©El Rincón de Keren Fragmento Deslizas tu brazo para darme los buenos días, y comienza mi batalla después de un beso que después de un rato me devuelve a la realidad. ¿A dónde voy? En mi cabeza, pájaros adolescentes De mis manos, cartas sin destino Mis letras, razón de mi vivir Mi música, e

¿Por qué esperar?

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quería comentarles que probablemente esta semana que entra no pueda escribir,  por lo que les traigo este relato con la intención de abrir boca e incitarles a seguir leyéndome tanto como lo hacen los ya habituales y los nuevos.  Bienvenidos a El Rincón de Keren,  ¡Feliz lectura! Imagen Google retocada Todos los días comenzaba la música matutina de la radio con la que se levantaba para ir al trabajo. Tan solo era otro día más en un trabajo más, con los compañeros de siempre, por un sueldo irrisorio e insuficiente. Tan solo le consolaba, que había reservado un lugar acogedor para el fin de semana y aquel miércoles ya solo era la recta final que le anunciaba el logro de la semana porque aquel cortijo era el descanso merecido, de un mes entero de no parar de faenar sin descanso, de aplazar planes por sábados supliendo a compañeros que siempre le cambiaban el turno. Lo bueno, es que había conseguido, gracias a su ingenio, que le

¿Por qué esperar?

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quería comentarles que probablemente esta semana que entra no pueda escribir,  por lo que les traigo este relato con la intención de abrir boca e incitarles a seguir leyéndome tanto como lo hacen los ya habituales y los nuevos.  Bienvenidos a El Rincón de Keren,  ¡Feliz lectura! Imagen Google retocada Todos los días comenzaba la música matutina de la radio con la que se levantaba para ir al trabajo. Tan solo era otro día más en un trabajo más, con los compañeros de siempre, por un sueldo irrisorio e insuficiente. Tan solo le consolaba, que había reservado un lugar acogedor para el fin de semana y aquel miércoles ya solo era la recta final que le anunciaba el logro de la semana porque aquel cortijo era el descanso merecido, de un mes entero de no parar de faenar sin descanso, de aplazar planes por sábados supliendo a compañeros que siempre le cambiaban el turno. Lo bueno, es que había conseguido,

Desconfiada, hasta la saciedad

¡HOLA, mi seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Debilitada por una tormenta que la dejó más que pasada por agua, lo indudable es que aquella semana acabara con un resfriado que acto seguido la empujara a las profundidades de la cama teniendo como amigo el Vicks vapor Up y sin olvidarnos del amigo el pañuelo. Acabando la semana todo quedó tal como se predecía, pero se resistía a quedar postrada en la cama como un oso que hiberna o tal vez que como un salami oculto al público para conservarse mejor. Aquello era insoportable, el moqueo constante, los dolores de cabeza y la garganta seca era la mezcla perfecta para no querer salir al mundo, sin embargo, se propuso cuidarse mientras iba de acá para allá con su botella de agua dando su particular repaso a todo lo que tenía en mente y que por hacer cosas que no falte. Después de haber estado casi una semana dándolo todo pensó en retomar el cauce de su vida: café con la vecina, paseos regeneradores y sus clases particulares; nadie

Desconfiada, hasta la saciedad

¡HOLA, mi seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Debilitada por una tormenta que la dejó más que pasada por agua, lo indudable es que aquella semana acabara con un resfriado que acto seguido la empujara a las profundidades de la cama teniendo como amigo el Vicks vapor Up y sin olvidarnos del amigo el pañuelo. Acabando la semana todo quedó tal como se predecía, pero se resistía a quedar postrada en la cama como un oso que hiberna o tal vez que como un salami oculto al público para conservarse mejor. Aquello era insoportable, el moqueo constante, los dolores de cabeza y la garganta seca era la mezcla perfecta para no querer salir al mundo, sin embargo, se propuso cuidarse mientras iba de acá para allá con su botella de agua dando su particular repaso a todo lo que tenía en mente y que por hacer cosas que no falte. Después de haber estado casi una semana dándolo todo pensó en retomar el cauce de su vida: café con la vecina, paseos regeneradores y sus clases part

Relato: Un fin de semana.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google Luces parpadeantes, El cielo está apagado, las piernas llevan a ese cuerpo algo desorientado por las farolas y las luces que vienen y van como farolas en movimiento, el jaleo de los que vienen de una fiesta, a lo lejos la música discotequera anuncia el movimiento por una noche de excesos entre jóvenes de un bando y de otro, pasa una pareja que se sonríe, donde la vergüenza queda fuera del alcance esa noche, << ¿Dónde me llevan estas piernas mías? >> Piensa Carola. El mareo hace que los edificios por los que ahora intenta atravesar para llegar allá donde quiera que fuere, no parezcan decididos. Pasa un grupito de gente, que asombrados, parecen asustados por algo que hace, pero sin dejar de mirar sus pasos algo entorpecidos hasta pararse en seco a la desembocadura de una calle que da a la rambla y es entonces cuando una ráfaga de viento, la sacude y ella intenta oxigenarse, como si eso le fu

Me Gusta