Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

Relato: NEGRO EN ESPAÑA

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Avanzó abatido con la poca fuerza con la que podía sostenerse. Al decir verdad, la vida era algo que tampoco le proporcionaba la fuerza suficiente. Sin trabajo, sin una casa propia, sin reconocimiento por sus estudios realizados con tanta dedicación, pareciera que no tenía ni pies, ni cabeza y mucho menos sentido. Los golpes que le hacen a uno desgarrar al alma no es ni tan siquiera el motivo por el cual uno acaba abandonándose al primer trabajo que encuentras o al que te dejan. En una tierra dónde el color negro es apropiado para campañas, dónde en las meses de debate son el bulto que escurre cualquier queja en dónde poder decir que no es un debate solo de residentes, dónde el negro solo es motivo de elegancia en los atuendos o para comparar con los de al otro lado del charco, nada parecía tener sentido. ¿O sí? En un país dónde se cree que los migrantes quitan de comer por ser negro. ¿Qué ayudas hay en pos del color? Djon so

Relato: NEGRO EN ESPAÑA

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Avanzó abatido con la poca fuerza con la que podía sostenerse. Al decir verdad, la vida era algo que tampoco le proporcionaba la fuerza suficiente. Sin trabajo, sin una casa propia, sin reconocimiento por sus estudios realizados con tanta dedicación, pareciera que no tenía ni pies, ni cabeza y mucho menos sentido. Los golpes que le hacen a uno desgarrar al alma no es ni tan siquiera el motivo por el cual uno acaba abandonándose al primer trabajo que encuentras o al que te dejan. En una tierra dónde el color negro es apropiado para campañas, dónde en las meses de debate son el bulto que escurre cualquier queja en dónde poder decir que no es un debate solo de residentes, dónde el negro solo es motivo de elegancia en los atuendos o para comparar con los de al otro lado del charco, nada parecía tener sentido. ¿O sí? En un país dónde se cree que los migrantes quitan de comer por ser negro. ¿Qué ayudas hay en pos del

Relato: LUNA LLENA.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Escaparon y a lo lejos, las luces indicaban los fuegos artificiales que cantaban la melodía de una unión. Sin embargo, el gallo que se oía cada mañana para iniciar las tertulias matutinas anunciaban café acaramelado  con el dulce acompañante y soñoliento amanecer, obligó sin más remedio .... A apartar sin más remedio, el cabello de ella a un lado del cuello, ella acarició su nuca y se formó un silencio reconfortable en el que se dijeron hasta que el amor que se tenían, era impredecible: cómo cuando él trabajaba el jardín y ella le observaba por puro placer; cómo cuando ella se deleitaba en su particular lectura y el se ofrecía a hacerle compañía sin haber mediado palabra entre ellos...  Todo era armonía regida por el amor que se mostraban, sin atenciones forzosas, eran inevitables, les nacía icástico, puro, sosegado por otro lado, mientras ella cocinaba y él picaba las verduras al son del jaleo melódico, el cristal destellaba

Relato: LUNA LLENA.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Escaparon y a lo lejos, las luces indicaban los fuegos artificiales que cantaban la melodía de una unión. Sin embargo, el gallo que se oía cada mañana para iniciar las tertulias matutinas anunciaban café acaramelado  con el dulce acompañante y soñoliento amanecer, obligó sin más remedio .... A apartar sin más remedio, el cabello de ella a un lado del cuello, ella acarició su nuca y se formó un silencio reconfortable en el que se dijeron hasta que el amor que se tenían, era impredecible: cómo cuando él trabajaba el jardín y ella le observaba por puro placer; cómo cuando ella se deleitaba en su particular lectura y el se ofrecía a hacerle compañía sin haber mediado palabra entre ellos...  Todo era armonía regida por el amor que se mostraban, sin atenciones forzosas, eran inevitables, les nacía icástico, puro, sosegado por otro lado, mientras ella cocinaba y él picaba las verduras al son del jaleo melódico, el cri

Relato: Si supiera escribir... tendría la llave.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quisiera poder decir que la noche me embargó una inmensa alegría, que un día me arrebató ella, que en mi soledad, alguien que decía que podía hablar con total libertad. Sería la salida a todas las articulaciones enmudecídas que entonces callé por miedo al qué dirán. Por el contrario, nunca callé.    Y es algo a lo que estamos tan acostumbradas...  Callar por no molestar, callar por no herir ni ser heridas, callar para no discutir y en cuanto se abre la comisura nada bueno puede salir de allí, el callar no es bueno.  Quisiera tener la llave que me lleve a un camino en el que todos obtengan cuanto desean ver en esta vida, pero la vida no está hecha para los demás. Una noche en la  que el dolor puede convertise en el desahogo de un día terrible puede ser un día siguiente lleno de luminiscencia por haber vislumbrado tanta penumbra en algo que no atisbas ni con la mejor de las palabras, ni el mejor de los consejos.  Quisiera tener

Relato: Si supiera escribir... tendría la llave.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quisiera poder decir que la noche me embargó una inmensa alegría, que un día me arrebató ella, que en mi soledad, alguien que decía que podía hablar con total libertad. Sería la salida a todas las articulaciones enmudecídas que entonces callé por miedo al qué dirán. Por el contrario, nunca callé.    Y es algo a lo que estamos tan acostumbradas...  Callar por no molestar, callar por no herir ni ser heridas, callar para no discutir y en cuanto se abre la comisura nada bueno puede salir de allí, el callar no es bueno.  Quisiera tener la llave que me lleve a un camino en el que todos obtengan cuanto desean ver en esta vida, pero la vida no está hecha para los demás. Una noche en la  que el dolor puede convertise en el desahogo de un día terrible puede ser un día siguiente lleno de luminiscencia por haber vislumbrado tanta penumbra en algo que no atisbas ni con la mejor de las palabras, ni el mejor de los consejo

Relato corto: Los radares con sensor.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Enzarzados en el remolino de pasiones carnales, de pronto sonó el timbre. El pantalón desperdigado por el suelo , un sujetador asoma en el borde de la cama y unos calzoncillos reposan en el tocador aun. La carrera a contra reloj para encontrar a tientas, y con prisas, dónde se encontrará la próxima prenda, son la ocurrencia salvaje por salir en camisón o con medio cuerpo enfundado y el otro medio al descubierto.  Imagen propia Entre prenda y prenda, la disputa no es quién se viste antes, o quien llegará a la puerta, ni quién vaya mejor vestido. En todo caso, quién abrirá la puerta es la apuesta del ganador que abra a medio vestir y con el cabello alborotado, por si aun no se pudiera dar cuenta el visitante, por si aun habiendo dicho que están ocupados, este se interesa, se preocupa y decide invadir el hogar y atravesar el área que delimita, a los del interior con los del exterior, Anfitriones e invitados. Pero cómo hay que se

Relato corto: Los radares con sensor.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Enzarzados en el remolino de pasiones carnales, de pronto sonó el timbre. El pantalón desperdigado por el suelo , un sujetador asoma en el borde de la cama y unos calzoncillos reposan en el tocador aun. La carrera a contra reloj para encontrar a tientas, y con prisas, dónde se encontrará la próxima prenda, son la ocurrencia salvaje por salir en camisón o con medio cuerpo enfundado y el otro medio al descubierto.  Imagen propia Entre prenda y prenda, la disputa no es quién se viste antes, o quien llegará a la puerta, ni quién vaya mejor vestido. En todo caso, quién abrirá la puerta es la apuesta del ganador que abra a medio vestir y con el cabello alborotado, por si aun no se pudiera dar cuenta el visitante, por si aun habiendo dicho que están ocupados, este se interesa, se preocupa y decide invadir el hogar y atravesar el área que delimita, a los del interior con los del exterior, Anfitriones e invitados. Pero c

Me Gusta