Ir al contenido principal

Microrrelato: ¡Cosas de pareja!

 ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


danilyu..


Él llegó a mi vida cómo un torrente que quiere desbordarse, a veces, uno no sabe cómo debe encajar lo siguiente así que simplemente me dejé llevar. Fuera lo que fuese aquello, porque... ¿Cuándo se ama se permite cualquier cosa?

Nos mudamos al centro de una ciudad de Cataluña, donde acabamos de llegar como inquilinos, después de dos años de noviazgo. A nosotros llegaba lo típico, pero que era nuevo para nosotros, los amigos de él ayudándonos para subir cajas y los viajes en coche de arriba abajo con toda la pesca. Finalmente, en una mañana de verano calurosa, acabamos de instalarnos con montones de cajas rodeándonos, estresados, pero muy felices, ¡Estábamos conviviendo!

Las primeras noches él se iba a trabajar y yo me quedaba en casa, aprovechaba para ordenar todo lo que había en las cajas ya que, yo trabajaba desde casa. Fue en una de esas noches cuando todo comenzó a torcerse. 
Nos acostamos con nuestro nuevo ritual de antes de dormir y al cabo de un rato, me tuve que levantar para ir al baño. Cuando volví, me metí en la cama y lo abracé. De pronto, un olor nauseabundo subió hasta mis fosas nasales y me obligo a apartarme, provocando que me picara la garganta y comenzara a toser. 

-Mati, ¿Te has tirado un pedo?-dije entre tosido y tosido dirigiéndome hacia el pasillo. 

-No cariño... -salí rápidamente de la habitación y allí en el pasillo, tosí descosida, más estruendosamente si cabe. Tuve que tomarme un vaso de agua. Mientras escuchaba una voz desde el otro lado de la puerta. Una vez pude reponerme, volví al interior de la habitación y le espeté

-No me jodas Mati que te he oído burlarte a pecho descubierto desde la cocina- Se metió debajo de las sábanas y comenzó a reírse a carcajadas 

-No sé cariño, comerás gloria pero cagas auténtica mierda.-estallamos en risotadas y a mi se me escapó un pedo al reírme que hizo que aumentaran las voces todavía más.- Él me abrazó y yo le besé -Nuestro primer pedo... - susurré y nos quedamos dormidos abrazados el uno al otro y ¿Qué otra cosa íbamos hacer? 

©El Rincón de Keren 

Comentarios

  1. Hermoso. Siempre me he preguntado cómo estas cosas llegan a la pareja y ustedes lo hicieron por la puerta grande de la amenidad. Mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. El cuerpo tiene sus mecanismos para expulsar lo malo. Cuántos estúpidos modales tenemos asumidos y que hacen daño a nuestro organismo. Dejemos escapar los gases, sea por el culo o la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cabrónidas!! Tenemos asumido socialmente que hacer ruido con alguna de aquellas partes, sea culo o boca, que es de mala educación, que claro los ocultamos o los negamos. Pero es cierto que todos lo hacemos y el que no lo haga que tire la última piedra. Si le preguntaras a un médico, te diría que es sano hacerlo. No veo qué de malo hay. Entiendo que tenemos muchas costumbres algo retrogradas. No era en la antigua roma que los eructos estaban bien vistos? No es en china que el sorber la sopa haciendo ruido está bien visto? Podríamos revisar y encontraríamos cositas de éstas que Europa parece que nos ha contagiado mundialmente. Pero bueno, cada quien es libre de contenerlos o expulsarlos. Gracias siempre por pasarte. Espero que estés bien.

      Eliminar

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar

Podcast- Lírica y Letras

Me Gusta

Entradas populares de este blog

Sueños destripados

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen retocada extraída de Google Manos protectoras  Supieron cuidar pero jamás dar un aliento Cada pequeña esperanza  Derrotada con la más nimia palabra Caminante de la vida,  Exploradora en el gusto Jamás dejaste de soñar  Efímero como un segundo  Detuviste tus ganas de crecer Enterrando sueños mágicos que  No llegaron a su punto álgido  "Esto no sirve"  "Aquello nunca será de provecho"  Somos magia encajonada  Solo los que sueñan con fuerza y Despliegan ese poder  Alcanzan la realidad en su mente.  Acude a tu mente pero  Jamás desaparecieron las ganas  Sueños destripados Imaginando lo que pudo ser  Qué no es y  Lo que te hubiera gustado explotar El camino fue sin perder ese rescoldo de polvo de hada Emerge de tus más escondidos interiores Basta un chasquido  Basta una ilusión  Para esbozar una sonrisa porque  Aunque hayan pa

Mes del amor - Entrevista a Paulo Akam

 ¡BIENVENIDOS A EL RINCÓN DE KEREN! ¡Hola, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! En estos días habéis visto que la soledad me ha acompañado, pero lo que para unos es estar en pareja, para el resto del mundo es estar solo y con nuestras cosas, que tampoco se está nada mal.  Para aquellos que aún con esas, quieran estar cerca de alguna historia de amor o sentirse más cerca de su cuerpo y erotismo, os recomiendo, 3 lecturas... pero antes, haremos un un poco de memoria de las lecturas que han pasado por aquí y por el blog personal.  -VISIONA ESTE VÍDEO- Hacemos un paréntesis para conocer a Paulo Akam, autor de El Aroma de los mangos, el cual me hizo vivir una historia de amor digna, para mi gustado, de cine. Pero para los que no lo recuerden, os recuerdo esta reseña. EL AROMA DE LOS MANGOS:  Ema se verá debatirá entre el amor de su vida y volver a casa.  -ENLACE AQUÍ Sin embargo, no podía pasar sin saber un poco más sobre el escritor que ha pasado su vida dividida entre Es

Microrrelato en Prosa: Conticinio

  ¡Hola, mis seguidores; lectores habituales y nuevos lectores! ¿Cómo estáis? Creo quizás no os vayáis a creer esto, pero llevo meses trabajando en este relato que ha sido en el pensamiento y después en la hoja, luego en el ordenador y finalmente en el blog. Creo que, perfectamente tres meses pero aun podría seguir y es que no parece del todo bueno así que he decidido que seáis vosotros quien lo decidáis.  No se habrá quedado lo suficientemente bien, pero lo intento.  Espero sea de agrado.   MICORRELATO  Las tenues luces de la estancia me animan a encender una vela perfumada, acompañándola de una taza de café. Para ello:   me desperezo estirando los brazos hacia arriba, tirando de ellos con un gesto. Emito un bostezo que me saca de la pesadez, me levanto con cuidado; cojo mi taza negra, me dirijo hacia la cocina y pongo a hervir la cafetera. Mientras, aprovecho para mirar los últimos rayos del sol que se filtran. Alzo la vista, miro por la ventana, entre las rejillas que tiene esta, un