Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

Poesía: Una emoción

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos seguidores! No me digas que no existes,  No me digas que no hay nada, A los ojos tristes les viene bien verte,  A las almas distantes cómo tú, ilusionar  A los corazones desalentados, emocionar No me digas que se disuelve sin más Cuando en su regazo lo envuelve, El sol es partícipe del encuentro Tanto si hay regañina Tanto si hay alegría en su iluminar De los días fríos, aguantarán su paso De los que un día alzaron la mirada De los que hoy entornar los ojos, al verlos hundidos en las máquinas Aquellos,  Hallarán una salida en el aire sosegado Ahí entre tu aparente esponjosidad Sé que juegas a ocultar al sol  ¿Pones a prueba mi esperanza? No me digas que no te puedo ver Si a esta ojos mios, aun no han dejado de ver Si a este cuerpo mío, aun no ha dejado de intentar saberte Dirás locura,  ¡Qué majestuosa locura! Que con sus vientos,  culununimbus, Precipitación, Dame tormeta ¿Es eso lo que quieres? Hermosa seguirá Asombro traerá Agua nos

Poesía: Una emoción

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos seguidores! No me digas que no existes,  No me digas que no hay nada, A los ojos tristes les viene bien verte,  A las almas distantes cómo tú, ilusionar  A los corazones desalentados, emocionar No me digas que se disuelve sin más Cuando en su regazo lo envuelve, El sol es partícipe del encuentro Tanto si hay regañina Tanto si hay alegría en su iluminar De los días fríos, aguantarán su paso De los que un día alzaron la mirada De los que hoy entornar los ojos, al verlos hundidos en las máquinas Aquellos,  Hallarán una salida en el aire sosegado Ahí entre tu aparente esponjosidad Sé que juegas a ocultar al sol  ¿Pones a prueba mi esperanza? No me digas que no te puedo ver Si a esta ojos mios, aun no han dejado de ver Si a este cuerpo mío, aun no ha dejado de intentar saberte Dirás locura,  ¡Qué majestuosa locura! Que con sus vientos,  culununimbus, Precipitación, Dame

Relato: Uno de esos días

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Derramado el café sobre la mesa, habiendo roto los pantalones que antes le sentaban como anillo al guante, habiendo quemado el bizcocho que tan bien le había salido durante años y solo con un dedo de café en la taza, el cabello alborotado por lo imposible de domarlo había llegado a la conclusión de que aquello era acto de algo que no era sobre humano, real o de este mundo. ¿Qué sería? Con el disparatado día que llevaba, escribir dos paginas para columna a la que le dedicaba su más amplio afán, se había convertido en la maraña más grande que podía ocupar un miércoles. - ¡¿Pero ¡¿qué más puede pasar hoy?! ¿Es que no va a acabar nunca el día de hoy? - Gritó a su piso de sesenta metros cuadrados. Imagen extraída de la red Decidió darse un paseo para despejarse. Cogió el bolso y salió huyendo de allí cómo si estar allí le picara tanto como el que tiene urticaria. De hecho, estar demasiado tiempo dentro de aquella cárcel, a veces,

Relato: Uno de esos días

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Derramado el café sobre la mesa, habiendo roto los pantalones que antes le sentaban como anillo al guante, habiendo quemado el bizcocho que tan bien le había salido durante años y solo con un dedo de café en la taza, el cabello alborotado por lo imposible de domarlo había llegado a la conclusión de que aquello era acto de algo que no era sobre humano, real o de este mundo. ¿Qué sería? Con el disparatado día que llevaba, escribir dos paginas para columna a la que le dedicaba su más amplio afán, se había convertido en la maraña más grande que podía ocupar un miércoles. - ¡¿Pero ¡¿qué más puede pasar hoy?! ¿Es que no va a acabar nunca el día de hoy? - Gritó a su piso de sesenta metros cuadrados. Imagen extraída de la red Decidió darse un paseo para despejarse. Cogió el bolso y salió huyendo de allí cómo si estar allí le picara tanto como el que tiene urticaria. De hecho, estar demasiado tiempo dentro d

Relato: Una dicha

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Rambla Federico García Lorca Almería Capital  Abría los ojos, cogía aire y los volvía a cerrar. Entonces, miraba a su alrededor absorbiendo el lugar, el relente de la mañana y las escasas personas que se veían al pasar por el lugar. Anduvo casi toda la mañana, hasta llegar a su lugar favorito. allí podía observar a los deportistas haciendo su habitual recorrido para la ciudad en vistas de conseguir una marca mejor o tal vez, mantener a ralla esos kilos.  Fuere como fuere, cada mañana encontraba a la gente sumergida en sus cascos y haciendo lo habitual.  No le sobrecogía que todos llevaran diferentes aparatos para medir los pasos, el recorrido en el que se iniciaban a correr y no parar. Para variar, ella llevaba su propia música en el bolsillo. Como si aquello fuera un ritual colocó los cascos y siguió andando después de haber acabado por deducir, supuestamente, las vidas de la gente. El lugar al que quería llegar, mostraba ot

Relato: Una dicha

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Rambla Federico García Lorca Almería Capital  Abría los ojos, cogía aire y los volvía a cerrar. Entonces, miraba a su alrededor absorbiendo el lugar, el relente de la mañana y las escasas personas que se veían al pasar por el lugar. Anduvo casi toda la mañana, hasta llegar a su lugar favorito. allí podía observar a los deportistas haciendo su habitual recorrido para la ciudad en vistas de conseguir una marca mejor o tal vez, mantener a ralla esos kilos.  Fuere como fuere, cada mañana encontraba a la gente sumergida en sus cascos y haciendo lo habitual.  No le sobrecogía que todos llevaran diferentes aparatos para medir los pasos, el recorrido en el que se iniciaban a correr y no parar. Para variar, ella llevaba su propia música en el bolsillo. Como si aquello fuera un ritual colocó los cascos y siguió andando después de haber acabado por deducir, supuestamente, las vidas de la gente. El lugar al que quería lle

Microrrelato: Estrategia

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Él la miraba, podía ver su vena en su entrecejo. Señal de que le había enfurecido aquello que le había contado. Entonces, él le decía que no lograba abrir una caja. Ella resoplaba y le espetaba: - ¡Qué flojo que estás! Luego, al ver que aún seguía ensimismada con el embrollo del que se había enfadado, la llamó para que le dijera cómo hacía ella los espaguetis que a él tanto le gustaban. Ella de un revuelo lo obligó a salir de la cocina y le preparó esos suculentos espaguetis, tal cómo él los quería. Carla seguía en sus trece, así que Juan acabó por darle la noche dejando sobre el tocador todas las revistas de pesca que se había comprado. Fue pues el momento en que Carla estalló y le estuvo dando un sermón que duró cerca de una hora, pero Juan pensó: << Por lo menos, no está triste>>.  ©️El Rincón de Keren

Microrrelato: Estrategia

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Él la miraba, podía ver su vena en su entrecejo. Señal de que le había enfurecido aquello que le había contado. Entonces, él le decía que no lograba abrir una caja. Ella resoplaba y le espetaba: - ¡Qué flojo que estás! Luego, al ver que aún seguía ensimismada con el embrollo del que se había enfadado, la llamó para que le dijera cómo hacía ella los espaguetis que a él tanto le gustaban. Ella de un revuelo lo obligó a salir de la cocina y le preparó esos suculentos espaguetis, tal cómo él los quería. Carla seguía en sus trece, así que Juan acabó por darle la noche dejando sobre el tocador todas las revistas de pesca que se había comprado. Fue pues el momento en que Carla estalló y le estuvo dando un sermón que duró cerca de una hora, pero Juan pensó: << Por lo menos, no está triste>>.  ©️El Rincón de Keren

Relato: Apego.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! "Me devora las ganas y encima me deja cansada. Es inevitable, se abarrota de gente y una vez entras ya no hay salida" - Se decía Camila una y otra vez con respecto a las rebajas.  El solo hecho de entrar allí a por unas, le agotaba, pero ella seguía con ansias de querer pasear con ellas, aunque sucias, roídas por el paso del tiempo, algo destartaladas para la época, decían algunos. Era imposible hacer que se deshiciera de ellas. Y es que aunque habían perdido su apariencia inicial, nueva e impoluta, guardaban miles de historias nuevas por contar cada día. Aquellas zapatillas eran su mejores compañeros de viaje, pues le ayudaban a soportar largos recorridos ya fuera para caminar o correr. Eran ideales para hacer deporte fuera o dentro de casa, para ir a comprar o para vestir casual, quizás no fueran bonitas, ni tuvieran la imagen de antaño pero ella las quería, tanto era así, que un día mientras caminaba, se le asomó

Relato: Apego.

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! "Me devora las ganas y encima me deja cansada. Es inevitable, se abarrota de gente y una vez entras ya no hay salida" - Se decía Camila una y otra vez con respecto a las rebajas.  El solo hecho de entrar allí a por unas, le agotaba, pero ella seguía con ansias de querer pasear con ellas, aunque sucias, roídas por el paso del tiempo, algo destartaladas para la época, decían algunos. Era imposible hacer que se deshiciera de ellas. Y es que aunque habían perdido su apariencia inicial, nueva e impoluta, guardaban miles de historias nuevas por contar cada día. Aquellas zapatillas eran su mejores compañeros de viaje, pues le ayudaban a soportar largos recorridos ya fuera para caminar o correr. Eran ideales para hacer deporte fuera o dentro de casa, para ir a comprar o para vestir casual, quizás no fueran bonitas, ni tuvieran la imagen de antaño pero ella las quería, tanto era así, que un día mientras caminaba

Relato: El muro esconde una verdad

¡Hola , mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Abrió la puerta, tras aquel muro de madera se encontraba el caos y la armonía en la propia conciencia de la chica. Porque el caos solo es caos, si uno no conoce su propio caos. Por eso, dentro de aquel desorden, había cierta coherencia. Cerró la puerta con llave y luego echó el cerrojo. Subió las escaleras y se deslizó cómo pudo hacia la habitación. Pues los zapatos estaban tirados por todo el pasillo, la toalla sobre una mesita , que antes, lucía chic en la casa de dos plantas, pero que ahora estaba cubierta de cartas. Montones de cajas apiladas en la habitación contigua le recordaban que debía hacerse a la idea de que esa era su casa pero ahí seguían, olvidadas. Giró el pomo de la puerta de la habitación. Se dejó caer en la cama con el abrigo aun encima. Aquel invierno estaba dando mucho de lo que sentir en sus carnes. Se descalzó, se puso un atuendo adecuado para ir por casa y adiós al sujetador. ¿Qué mejor gloria que ir

Relato: El muro esconde una verdad

¡Hola , mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Abrió la puerta, tras aquel muro de madera se encontraba el caos y la armonía en la propia conciencia de la chica. Porque el caos solo es caos, si uno no conoce su propio caos. Por eso, dentro de aquel desorden, había cierta coherencia. Cerró la puerta con llave y luego echó el cerrojo. Subió las escaleras y se deslizó cómo pudo hacia la habitación. Pues los zapatos estaban tirados por todo el pasillo, la toalla sobre una mesita , que antes, lucía chic en la casa de dos plantas, pero que ahora estaba cubierta de cartas. Montones de cajas apiladas en la habitación contigua le recordaban que debía hacerse a la idea de que esa era su casa pero ahí seguían, olvidadas. Giró el pomo de la puerta de la habitación. Se dejó caer en la cama con el abrigo aun encima. Aquel invierno estaba dando mucho de lo que sentir en sus carnes. Se descalzó, se puso un atuendo adecuado para ir por casa y adiós al sujetador. ¿Qué mejor glo

¿Es amor?

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Cómo sabréis, he tenido poca actividad estos días y es que con el calor, el ritmo baja. Precisamente hoy, con la ola de calor que se nos viene he recordado unos días que han sido preciosos y por eso, a modo de relato en prosa, os lo voy a relatar. La dinámica del blog bajará pero seguirán habiendo entradas. El Rincón de Keren no va hacer , de momento, vacaciones hasta nuevo aviso. Así que, vais a tener que seguir aguantándome.  Cómo os decía, os dejo el relato aquí abajo. ¿Es amor? Imagen extraída de la interfaz Tres días en los que el amor fueron los amores pronunciados de puertas adentro. Si me lo hubieras dicho no te hubiera creído. ¿O tal vez sí? La verdad es que estoy con mi sonrisa bobélica... ¿Cómo te cuelas en mi pensamiento? Aterrizas en mi mente como un torbellino envestido, transformas mis penas en flores perfumadas y de los labios de tu boca ¿Quién no quisiera tu boca?  te escondes en solemnidad de desacuerdos con

¿Es amor?

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Cómo sabréis, he tenido poca actividad estos días y es que con el calor, el ritmo baja. Precisamente hoy, con la ola de calor que se nos viene he recordado unos días que han sido preciosos y por eso, a modo de relato en prosa, os lo voy a relatar. La dinámica del blog bajará pero seguirán habiendo entradas. El Rincón de Keren no va hacer , de momento, vacaciones hasta nuevo aviso. Así que, vais a tener que seguir aguantándome.  Cómo os decía, os dejo el relato aquí abajo. ¿Es amor? Imagen extraída de la interfaz Tres días en los que el amor fueron los amores pronunciados de puertas adentro. Si me lo hubieras dicho no te hubiera creído. ¿O tal vez sí? La verdad es que estoy con mi sonrisa bobélica... ¿Cómo te cuelas en mi pensamiento? Aterrizas en mi mente como un torbellino envestido, transformas mis penas en flores perfumadas y de los labios de tu boca ¿Quién no quisiera tu boca?  te

Me Gusta