Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Poema: Desubicada

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! ©ElRincondeKeren Mi primer apellido me encadena Por recuerdos borrosos de aun ayer Imposición, insuficiencia, desvalorización… Retumba el desarraigo En un intento por querer cuajar ¿No somos todos hijos de un padre? ¿Quién es ese padre? Que con sus acciones finge un cinturón de promesas falsas De un odio incierto que nunca seremos sabedores Cuando me apartaste, me alejaste de ti ¿Quién diría que inconscientemente te quería? ¿Quién diría que podías o podrías ser ese padre? Fallaste en el intento A drede o sin saberlo Te fuiste Suscitando preguntas De mi padre de ciencia y mi padre de papeles He intentado ubicar el apellido Más es un simple formalismo El primer apellido siempre va primero Pero ese segundo es mío Y sin embargo está tan lejano… ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? Y ¿Por qué no te he sentido antes? Conyugue preñada Que has intentado inculcar Entre jornadas y quehaceres Eres mi segundo Tan olvidada... Tan de sangre... Ta

Poema: Desubicada

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! ©ElRincondeKeren Mi primer apellido me encadena Por recuerdos borrosos de aun ayer Imposición, insuficiencia, desvalorización… Retumba el desarraigo En un intento por querer cuajar ¿No somos todos hijos de un padre? ¿Quién es ese padre? Que con sus acciones finge un cinturón de promesas falsas De un odio incierto que nunca seremos sabedores Cuando me apartaste, me alejaste de ti ¿Quién diría que inconscientemente te quería? ¿Quién diría que podías o podrías ser ese padre? Fallaste en el intento A drede o sin saberlo Te fuiste Suscitando preguntas De mi padre de ciencia y mi padre de papeles He intentado ubicar el apellido Más es un simple formalismo El primer apellido siempre va primero Pero ese segundo es mío Y sin embargo está tan lejano… ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? Y ¿Por qué no te he sentido antes? Conyugue preñada Que has intentado inculcar Entre

Relato: "Apaga la luz."

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google (Editada) Abrió la puerta. Vió como la luz de la lámpara iluminaba el escritorio. Aquello podría ser algo usual si no fuera porque antes de haber salido de casa, hubo apagado todas las luces del hogar. Podría, incluso, decirse que era extraño, pero en lugar de eso o de preguntarse si por casualidad alguien había entrado en su casa, optó por pensar que, simplemente, se le habría olvidado.  Dejó la bolsa junto a la puerta e hizo lo habitual: Ducharse, ponerse el pijama y la bata, sacar el cartón de leche que, aunque creía no haber comprado, se sirvió en un vaso junto con unas galletas, también de dudosa presencia en la cocina, pero que no le dió muchas vueltas, y se acomodó en el sofá a descansar mientras el noticiario documentaba todos los terribles sucesos del día. Ingiere una galleta y llega un mensaje de texto al móvil: "Apaga la luz" El mensaje no tiene destinatario y dadas las horas que e

Relato: "Apaga la luz."

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google (Editada) Abrió la puerta. Vió como la luz de la lámpara iluminaba el escritorio. Aquello podría ser algo usual si no fuera porque antes de haber salido de casa, hubo apagado todas las luces del hogar. Podría, incluso, decirse que era extraño, pero en lugar de eso o de preguntarse si por casualidad alguien había entrado en su casa, optó por pensar que, simplemente, se le habría olvidado.  Dejó la bolsa junto a la puerta e hizo lo habitual: Ducharse, ponerse el pijama y la bata, sacar el cartón de leche que, aunque creía no haber comprado, se sirvió en un vaso junto con unas galletas, también de dudosa presencia en la cocina, pero que no le dió muchas vueltas, y se acomodó en el sofá a descansar mientras el noticiario documentaba todos los terribles sucesos del día. Ingiere una galleta y llega un mensaje de texto al móvil: "Apaga la luz" El mensaje no tiene destinatar

Microrrelato: El Sol

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! (Extracto de una libreta) EL SOL << ...Diría que es el sol el que me guía, el que me anima a continuar. Con sus rayos y su compañero azul, me invitan a la alegría. Imágen extraída Google Lo sé porque un destello chisporrotea dentro de mí, en cada iluminación. Su manto frío al descubierto, me sugiere que sienta al viento. Mi medrería a este del poniente, me acobarda engañandome, y es que la casa es fría, pero si me aventuro a sentir la calidez de esa luminiscencia que acaricia mi piel canela, me siento parte de este mundo, de esta ciudad. Si la dicha fuera "algo" sería sentir la calma que me produce. Crea en mí sentimientos contradictorios, lo sé, sensaciones aventureras, ideas divertidas, sueños llenos de ilusión, propósitos posibles ...  Si el sol el hablara en su mudo murmullo, sabría que que me diría que tuviera confianza, que el mundo, allá dónde lo siento, está hecho para mi, y para todos los que lo apr

Microrrelato: El Sol

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! (Extracto de una libreta) EL SOL << ...Diría que es el sol el que me guía, el que me anima a continuar. Con sus rayos y su compañero azul, me invitan a la alegría. Imágen extraída Google Lo sé porque un destello chisporrotea dentro de mí, en cada iluminación. Su manto frío al descubierto, me sugiere que sienta al viento. Mi medrería a este del poniente, me acobarda engañandome, y es que la casa es fría, pero si me aventuro a sentir la calidez de esa luminiscencia que acaricia mi piel canela, me siento parte de este mundo, de esta ciudad. Si la dicha fuera "algo" sería sentir la calma que me produce. Crea en mí sentimientos contradictorios, lo sé, sensaciones aventureras, ideas divertidas, sueños llenos de ilusión, propósitos posibles ...  Si el sol el hablara en su mudo murmullo, sabría que que me diría que tuviera confianza, que el mundo, allá dónde lo siento, está hecho para mi, y

Sin previo aviso.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! … Un cigarrillo impregnaba el oscuro cielo de cada noche. Un paso. Dos. Unas piernas se acercaban cada noche a la misma hora, a la puerta de aquel edificio de apenas cuatro plantas,  sobre un capó cualquiera, en medio de la noche, unos ojos observaban la luz tenue que desprende la habitación de la segunda planta. Una hora. Y hasta dos horas observan esos ojos llenos de impaciencia. Algo debería esperar. ¿Sucedería algo? Las persianas hacen su cometido llegadas las doce en punto. Un barrido hacia abajo. Ya no hay luz… Helena es la niña risueña con la que cualquier madre soñaría tener. Su sonrisa le arrebataba a una el cansancio y se le transformaba en ansiosas ganas de jugar o corretear por toda la estancia. Ya han pasado siete años desde que aquel desgraciado las dejó a Helena, su hija y a Valentina una noche en la que ella le confesó su estado. Nueve meses después, huyó de su casa y unas monjas cuidaron bien de ellas dos. 

Sin previo aviso.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! … Un cigarrillo impregnaba el oscuro cielo de cada noche. Un paso. Dos. Unas piernas se acercaban cada noche a la misma hora, a la puerta de aquel edificio de apenas cuatro plantas,  sobre un capó cualquiera, en medio de la noche, unos ojos observaban la luz tenue que desprende la habitación de la segunda planta. Una hora. Y hasta dos horas observan esos ojos llenos de impaciencia. Algo debería esperar. ¿Sucedería algo? Las persianas hacen su cometido llegadas las doce en punto. Un barrido hacia abajo. Ya no hay luz… Helena es la niña risueña con la que cualquier madre soñaría tener. Su sonrisa le arrebataba a una el cansancio y se le transformaba en ansiosas ganas de jugar o corretear por toda la estancia. Ya han pasado siete años desde que aquel desgraciado las dejó a Helena, su hija y a Valentina una noche en la que ella le confesó su estado. Nueve meses después, huyó de su casa y unas monjas cuidaron bien de e

Tempestad

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen propia  ©ElRincondeKeren TEMPESTAD Te acicalas Me miras Un deseo se produce  Nuestros ojos bailan entre ansia y ternura  Nos acercamos  Olvidamos el ayer  Del olvido a las caricias, nos perdemos... Te atiborras de valentía  El coraje de un amor enfermizo  Entre furia y calma  Nos tenemos  Nos escogemos cada día  Luchamos contra las tempestades  Me recibes en tu regazo  Con sueños de un fin de semana  La tranquilidad nos amansa  Los besos nos tranquilizan  Si la calma se enturbia  Que tus ojos no me juzguen por mi caos  Si la vida nos ahoga  Que tu risa no enmudezca  Nos tenemos como peregrinos a la piel  Úsame como hábitat  Escógeme como confesión  Pero no te alejes de mí taciturno  Déjame ser culpable de tu alegría  Posee la llave de la armonía  La tenemos inmersa en las emociones  No son contraposiciones  Introspecciónate  Víveme  Que yo cuando este hervor nos dificulte  Amansaré y amasaré  Como cocinera a tus emoci

Tempestad

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen propia  ©ElRincondeKeren TEMPESTAD Te acicalas Me miras Un deseo se produce  Nuestros ojos bailan entre ansia y ternura  Nos acercamos  Olvidamos el ayer  Del olvido a las caricias, nos perdemos... Te atiborras de valentía  El coraje de un amor enfermizo  Entre furia y calma  Nos tenemos  Nos escogemos cada día  Luchamos contra las tempestades  Me recibes en tu regazo  Con sueños de un fin de semana  La tranquilidad nos amansa  Los besos nos tranquilizan  Si la calma se enturbia  Que tus ojos no me juzguen por mi caos  Si la vida nos ahoga  Que tu risa no enmudezca  Nos tenemos como peregrinos a la piel  Úsame como hábitat  Escógeme como confesión  Pero no te alejes de mí taciturno  Déjame ser culpable de tu alegría  Posee la llave de la armonía  La tenemos inmersa en las emociones  No son contraposiciones  Introspecciónate  Víveme  Qu

La quietud de un banco.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen propia ©ElRincóndeKeren Sentada en ese banco, el silencio reinaba en su interior. No sabía si aquello era lo habitual en alguien; para una persona que se había pasado media vida en el pensamiento, en las situaciones que le hubiera gustado vivir, en los recorridos que le hubiera gustado conocer o en las historias que le hubiera gustado recrear y hacer realidad.  El vaivén de la gente era silencioso a simple vista, y ellos también tenian una historia que se estaba relatando mientras ella observaba impasible:  Un hombre con el móvil, y de la mano, la correa del perro que, posiblemente, le había tocado pasear porque la mujer le habría dicho que lo sacara. Le hacía pensar, o tal vez creer que, quizás, no tenía mucho tiempo para poder sacar al fiel compañero familiar, impaciente por hacer sus recados allá dónde le dejara su amo. o que por no escuchar a la mujer dando la lata se había resignado a bajar al peludo animal. La c

La quietud de un banco.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen propia ©ElRincóndeKeren Sentada en ese banco, el silencio reinaba en su interior. No sabía si aquello era lo habitual en alguien; para una persona que se había pasado media vida en el pensamiento, en las situaciones que le hubiera gustado vivir, en los recorridos que le hubiera gustado conocer o en las historias que le hubiera gustado recrear y hacer realidad.  El vaivén de la gente era silencioso a simple vista, y ellos también tenian una historia que se estaba relatando mientras ella observaba impasible:  Un hombre con el móvil, y de la mano, la correa del perro que, posiblemente, le había tocado pasear porque la mujer le habría dicho que lo sacara. Le hacía pensar, o tal vez creer que, quizás, no tenía mucho tiempo para poder sacar al fiel compañero familiar, impaciente por hacer sus recados allá dónde le dejara su amo. o que por no escuchar a la mujer dando la lata se había resignado a bajar al

Una imagen para la retina.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída de Google (El Corte Inglés) Retocada  Escogió aquella fotografía porque era la que había adquirido un enfoque y una iluminación que le resultaba digna de inspeccionar más detenidamente. En la fotografía, aparecían ella y su antiguo novio. Parecían tan alegres... Nadie habría dicho que fue una relación tormentosa, llena de mentiras, de dolores al corazón, al orgullo o a la propio ser que, hicieron mella en la siguiente relación.  Aunque la foto era digna de enmarcar, ella le encontraba defectos que, a simple vista, cualquier otra persona no alcanzaría a comprender. Parecía segura de si misma, pero era un alma atormentada. Sus ojos reflejaban el amor que en aquel momento sentía, pero lo cierto es que aquella fotografía le revelaba el trasfondo de aquella imagen. fueron situaciones en las que se sintió tan poco valorada y sin embargo, la apariencia era la de una chica que sabía muy bien lo que quería. Aquel reve

Una imagen para la retina.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída de Google (El Corte Inglés) Retocada  Escogió aquella fotografía porque era la que había adquirido un enfoque y una iluminación que le resultaba digna de inspeccionar más detenidamente. En la fotografía, aparecían ella y su antiguo novio. Parecían tan alegres... Nadie habría dicho que fue una relación tormentosa, llena de mentiras, de dolores al corazón, al orgullo o a la propio ser que, hicieron mella en la siguiente relación.  Aunque la foto era digna de enmarcar, ella le encontraba defectos que, a simple vista, cualquier otra persona no alcanzaría a comprender. Parecía segura de si misma, pero era un alma atormentada. Sus ojos reflejaban el amor que en aquel momento sentía, pero lo cierto es que aquella fotografía le revelaba el trasfondo de aquella imagen. fueron situaciones en las que se sintió tan poco valorada y sin embargo, la apariencia era la de una chica que sabía muy bien l

Hilando sentimientos

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quería hacer una entrada diferente. Corta pero exprimida,  con fuerza pero fácil de recordar Con alma pero con cabeza y al final,  Los dedos han hecho de las suyas... Les muestro una prosa en forma de microrrelato con cierto aire de enaltación u oda; tratándose de un simple sentimiento extraído de un día de rebajas. Por otra parte, una poesía Madrigal, intentando seguir la métrica y versos que se establecen.  ¡Feliz Lectura y sentir! "Rebeca" Nunca fue lo que ella quería ser. Su apariencia en un tono oscuro que con el paso de los años se había transformado en la textura rugosa de cientos de bolitas que conformaban ahora todo lo que ahora era, junto con el desgastado color negro que ahora, le daba un aspecto envejecido, fue el anhelo de un día lleno de alegría, de un día en el que el frío se asomaba intermitentemente y apenas se le sentía. Fue el regalo orgulloso de parecerse a su progenitora más llevándolo siempre

Hilando sentimientos

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Quería hacer una entrada diferente. Corta pero exprimida,  con fuerza pero fácil de recordar Con alma pero con cabeza y al final,  Los dedos han hecho de las suyas... Les muestro una prosa en forma de microrrelato con cierto aire de enaltación u oda; tratándose de un simple sentimiento extraído de un día de rebajas. Por otra parte, una poesía Madrigal, intentando seguir la métrica y versos que se establecen.  ¡Feliz Lectura y sentir! "Rebeca" Nunca fue lo que ella quería ser. Su apariencia en un tono oscuro que con el paso de los años se había transformado en la textura rugosa de cientos de bolitas que conformaban ahora todo lo que ahora era, junto con el desgastado color negro que ahora, le daba un aspecto envejecido, fue el anhelo de un día lleno de alegría, de un día en el que el frío se asomaba intermitentemente y apenas se le sentía. Fue el regalo orgulloso de parecers

El Rincón de Keren: Inexperta. Como la primera vez.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída Google Unas escuetas palabras escritas a ordenador y una breve frase que rezaba “…y es por eso debemos zanjar esto, por los dos, por…” no continuó leyendo. Aquello le causó una especie de desazón y un vuelco al corazón le dio mientras sorbía de la taza que se había servido. ¿Cómo se suponía que debía sentirse? ¿Debía aceptarlo y ya está? Habían compartido muchas cosas y él tenía sus manías en medio de tanto caos pero también había amor ¿O no? Dejó junto a la taza la nota que había encontrado aquella mañana en la isleta de la cocina. Se dirigió al comedor y se dejó caer. Entrelazó el cojín, se lo acercó todo lo que pudo y hundió la cara en él. Su cara ardía así como sus lágrimas. <<¿Cómo habían llegado a ese punto? ¿Realmente se había acabado?>> Se preguntó. Al incorporarse de nuevo, con las lágrimas humedeciendo aun sus mejillas, corrió en dirección a la habitación y comenzó a sacar cajas de cartó

Me Gusta